Coherencia
Apuestas Futbolred

Coherencia

Opinión de Jenny Gámez sobre James, los veteranos y toda la polémica de Selección Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Jenny Gámez

Jenny Gámez

Foto: Filiberto Pinzón

18 de septiembre 2022 , 10:30 p. m.

Rara virtud es aquella de quien actúa en consecuencia con sus ideas o sus teorías. Vale la pena recordarlo cuando se decida criticar a Néstor Lorenzo y su primera convocatoria a la Selección Colombia.


Tal como lo dijo en su presentación, así lo confirmó a la hora de su primera competencia. Y aquí, asegúrese de leer su primera declaración hasta el final: "sobre la actualidad de James, me preocupa que recupere la actividad y que juegue, pero James no va a dejar de ser menos jugador o menos de lo que yo pienso por faltar un mes o dos meses en las canchas, él tiene una categoría impresionante y estará siempre en el ámbito de la selección mientras yo esté", dijo en junio, cuando lo presentaron.

Prácticamente es lo mismo que dijo cuando el murmullo se apoderó de la sala de prensa en la que leyó el nombre del 10, sabiendo que en los últimos seis meses jugó 93 minutos (21 en Al-Rayyan; 72 en Olympiacos): "James le ha dado mucho al fútbol colombiano y tiene mucho más por dar. Me convenció y estoy seguro de que en el inicio de un proceso es importante tener a ese tipo de jugadores, con ese compromiso y con esas ganas". La realidad es que parece que lo había convencido meses antes, tal vez hace nueve años cuando lo vio brillar en su época dorada, por lo que la explicación sobraba.

La duda es por qué él, por qué ahora, para qué. La respuesta es una palabra: 'coherencia'. El nuevo estratega es fiel a la certeza de lo que conoce y poco proclive a la aventura. Ha confiado en los que ayudó a dirigir en Brasil 2014 y Rusia 2018, ha apostado por ellos con la excusa del rol paternal a los jóvenes, pero es claro que su decisión de llevarlos hasta el final de su proceso es firme. Por eso asume él la inocultable condena pública a los referentes (James, Falcao, Cuadrado y Ospina) y ha sumado los Dávinson, Mojica, Fabra, Barrios, Uribe, Vargas, Lerma y Medina, poniendo en lista de espera a otros veteranos como Duván Zapata, Quintero y Mina, bajas por lesión. Así que la noticia es que no hay noticia: en su caso lo mejor es lo 'viejo conocido'...

Después ha sumado a los que han estado en los procesos siguientes a Pékerman y que pueden equipararse a los veteranos en la experiencia de vestirse de amarillo: Cuesta, Muñoz, Lucumí, Alzate, Yairo Moreno, Yaser Asprilla, Santos Borré y los infaltables Luis Díaz y Sinisterra, con Carrascal, Durán y Estupiñán como únicos daños colaterales. En términos prácticos lo suyo es un paracaídas con triple sistema de seguridad.

¿Querían un suicida, un obtuso de la dirección técnica -que los hay-, un 'modernizador', un demoledor? ¡Hubieran contratado a otro! Porque Lorenzo está más cerca del experto en remodelaciones que de ese refundador que los apocalípticos añoran. No hay tal borrón y cuenta nueva y, para evitar la gastritis, vale la pena irse resignando.

Al argentino lo trajeron para recuperar la idea de familia que se perdió en algún punto entre la terquedad de Queiroz y la buena fe de Rueda, le pidieron volver a instalar la burbuja aquella que tanto criticaron algunos pero que al final sirvió para ir a dos Mundiales y para cambiar la historia. Contrataron el continuismo para recuperar la ruta y ¿ahora se van a quejar por eso y van a exigir 20 nombres nuevos, quimeras de juventud y saltos al vacío? Si pagaron migas no esperen caviar. Ojalá tenga Lorenzo un poquito de coherencia para compartirles.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • CHAMPIONS LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A