Tenerse fe

Tenerse fe

Nicolás Samper analiza el atrevimiento de Braithwaite, al pedir la ‘10’ si se va Messi de Barcelona.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

01 de septiembre 2020 , 12:03 p.m.

La Revista El Gráfico tenía por costumbre antes de comenzar cada temporada futbolística, hacer un sondeo entre los capitanes y jugadores más representativos de cada club para que ellos respondieran sobre cuál de los equipos de la primera división era el gran favorito al título. La mayoría respondía que Boca, River o Independiente. Jorge Cordon, volante de marca sin mucho brillo en la cancha, era el capitán de un Ferrocarril Oeste que distaba mucho de ser aquella institución capaz de generar una revolución de los chicos y que dio dos vueltas olímpicas en los años ochenta. No, este era otro Ferro, un equipo más modesto, que tenía que posar su mirada en la tabla del descenso antes que en la del campeonato.

Y llegaron los periodistas de El Gráfico con su grabadora prendida para que diera respuesta a la tradicional encuesta. Cordon, al ser interrogado sobre cuál club tenía mayores posibilidades de ser el campeón, no respondió que el River de Ramón Díaz o el Boca de Bilardo. Escuetamente dijo: “Ferrocarril Oeste”. Luego, ante los ojos desorbitados del cronista encargado de hacerle el cuestionario, complementó: “Sé que hay mejores equipos, pero si yo, todos los días, no me motivo y no pienso en el deseo interno de poder ser campeón, de ganar, mejor me quedo acostado en mi cama y no me levanto nunca más”.

Hay dos vertientes de esta manera de confiar en uno mismo que gradualmente se pueden unir. La primera tiene que ver con ese grado de amor propio que debemos tener para poder alcanzar metas y de esforzarse tanto hasta casi que poder superar nuestros propios límites. Lo de Cordon tiene muchísimo sentido. La cosa es simple: si uno mismo no se hace barra, ¿qué podemos esperar del resto? La segunda vertiente relacionada con la confianza tiene que ver con la de exagerar ciertos atributos y estar cerca al abismo por cuenta de los arrebatos dialécticos.

Martin Braithwaite es un muy buen delantero: no es tan fácil marcar goles con un club como el Leganés, que siempre se va a preocupar más en no recibir tantos que en hacerlos. Sus buenas actuaciones lo condujeron al corredor de las estrellas, al Barcelona. Su posición era la de ser un suplente con las capacidades suficientes de suplir a Luis Suárez cuando el uruguayo saliera del campo. Braithwaite apareció de repente y sin ser llamado, en plena tormenta mediática por la salida de Messi del Barcelona. Cuando la gente se preguntaba si el argentino iría con Guardiola a Manchester City, si la FIFA le iba a dar la derecha en eso del famoso “transfer temporal”, si lo iban a obligar a pagar una millonaria cuota para la rescisión, el atacante danés levantó la mano y parece que dijo que él quería el dorsal 10, ya que Messi estaba ya de salida.

Se tuvo mucha confianza Martin Braithwaite: ponerse la misma ropa y el mismo número del que seguramente ha sido el mejor futbolista en la historia del Barcelona es osado. Lo que pasa es que no siempre estas salidas terminan bien porque lo que parecía un adiós seguro de Messi, se ha ido transformando: ahora la Liga habla de que, si Messi decide abandonar, le toca bajarse de 700 millones de euros. Se habla de que Josep Guardiola habría hablado con Messi para convencerlo de que se quede en Barcelona, se especula con que nadie más podría usar la número 10 en el club…

Jorge Cordon ya no juega y a pesar de sus deseos, no logró ser campeón en Argentina. Incluso Ferro, un par de años después, descendió a la B de donde no ha podido salir hace cerca de dos décadas. Igual, Cordon duerme tranquilo porque a pesar de las limitaciones, siempre saltó a la cancha con la firme intención de cambiar un destino que estaba señalado con anticipación.

Martin Braithwaite aún está en Barcelona. Debe pasar noches de insomnio imaginando que, si Messi se queda en Barcelona, alguien le recordará en el camerino aquel arrebato del danés por querer raparle la 10.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • SERIE A
  • LIGA DE ESPAñA
  • BUNDESLIGA