James Rodríguez, el '10': ¡Por otra noche de inspiración en Samara!

James Rodríguez, el '10': ¡Por otra noche de inspiración en Samara!

Falta la celebración del goleador de Brasil 2014 y el hombre más influyente en la Selección Colombia

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
James Rodriguez 10

21 goles lleva en total la estrella de la Selección Colombia.

Foto: AFP

28 de junio 2018 , 06:54 a.m.

Ya no hay un solo periodista, un hincha ruso, un miembro del voluntariado o un despistado que no haya aprendido la lección: Se dice James no Yeims. Hace cuatro años, en Brasil, venían todos a preguntar de dónde había salido ese chico, ese Yeims Rodríguez, que terminó el torneo como el máximo anotador y que además se apuntó el mejor gol de aquella cita, un inolvidable remate violento, pegado al travesaño, inalcanzable para el arquero Muslera. Un instante para la historia, uno más para el mítico Maracaná. Ahora todos saben cómo se llama.

Pasó una vida desde aquella noche. Real Madrid se obsesionó con él y pagó 80 millones de euros -¡80 milloneeeessss!- , allá fue él, ganó mucho –todo lo que estuvo a su alcance, incluyendo dos Champions-, ilusionó y se ilusionó, creció, se estrelló, jugó poco y se fue. Así, sin más.

Y empezó a recorrer el camino del sacrificio en el Bayern Múnich, a donde fue por él y para él y, de rebote, para la Selección Colombia. Allá hace el curso de sacrificio en alemán y lucha y vuelve a luchar, y se concentra como nunca en su profesión, y se involucra hasta en el más mínimo detalle de su preparación y se obsesiona, si fuera el caso, para mostrarle al mundo su verdadera valía. Revancha, oculta o manifiesta, hay en esa sonrisa que todo lo derrite, que intenta hacerle competencia a la magia de su pierna zurda… sin éxito.

En el campo, lo suyo es de leyenda. Se trata del jugador que ha estado involucrado en más anotaciones en las últimas dos Copas del Mundo: en 7 partidos cuenta seis goles y 3 asistencias. Sus celebraciones fueron contra Grecia, Costa de Marfil (de cabeza), Japón, contra Uruguay (2) y contra Brasil (penalti). Sus habilitaciones, contra Japón en Cuiabá (a Jackson Martínez) y contra Polonia a Yerry Mina y a Juan Guillermo Cuadrado. En el Mundial de Rusia falta su gol y faltan seguro más servicios a sus compañeros de su invaluable pierna izquierda.

Se dice rápido que, con 26 años, suma ya 65 partidos jugados con la selección mayor (hizo 3 con la Sub 20) y contabiliza 21 goles, sólo 9 menos que Falcao, el máximo anotador de nuestra historia. Si aún no es el mejor de todos los colombianos está ahí, muy, muy cerquita…

Ahora, allá va James. Se juega el Mundial de Rusia enfrascado en una disputa con el planeta en la que sólo sale ganadora, felizmente, la selección nacional. Impotente vio cómo un dolor muscular le impedía estar en el debut pero allá fue igual, en los pocos minutos que tuvo, a tratar de salvar el barco. Sabe que una decepción mundial lo va a terminar arrastrando y pelea, como siempre pero como nunca antes, por echarse la misión encima.

Fue eso lo que mostró en la noche de las noches en Kazán, en el 3-0 contra Polonia: fue el jugador que más corrió (10,5 kilómetros), el Man of The Match con sus dos asistencias, el elegido hasta para el control antidopaje. La efectividad de su pase alcanza la friolera de 84 por ciento. Más de lo que muchos pueden soñar.

Su deuda, si es que tuviera alguna, es con el Mundial, que lo encumbró en Brasil y lo quiere volver a alabar en Rusia. Que sea en Samara, contra Senegal, cuando comience a escribir el enésimo capítulo de la confirmación de su talento. Que sea en Colombia, que lo ha graduado de INDISCUTIBLE, donde empiece a cobrar todas las cuentas pendientes.

Jenny Gámez A.
Editora de FUTBOLRED
Enviada especial a Rusia
En Twitter @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR