Entrega de notas en Selección Colombia: Así les fue en Rusia

Entrega de notas en Selección Colombia: Así les fue en Rusia

Algunos aprobaron con Sobresaliente y otros más se rajaron en el examen final del Mundial.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Formación de Colombia vs Inglaterra

El combinado cafetero sigue engrandeciendo su nombre en la élite del fútbol mundial.

Foto: Reuters

16 de julio 2018 , 11:29 p.m.

Pasaron los elogios, las críticas, los agradecimientos y las culpas. Quedó después de Rusia una Selección Colombia que despide a una generación importante de jugadores que hicieran parte de todo el proceso desde las delegaciones juveniles y que ahora entregan el testigo a otros jóvenes y talentosos que vienen detrás.

Pasar la página del Mundial de 2018 exige hacer un balance final, con picos altos y bajos, de los 23 hombres que pelearon hasta el final y tuvieron que despedirse en octavos de final, en aquella fría noche en el estadio del Spartak donde los penaltis congelaron la ilusión.

Colombia termina en la novena posición del torneo (fue sexta hace cuatro años) y aún no sabe cuál será el futuro de su DT, José Pékerman.
Aquí, el último boletín:

Arqueros

David Ospina. Arquero.

La buena costumbre de hacer balances positivos al hablar de David Ospina se recuperó en Rusia. La página dolorosa del final de la Elimiantoria se pasó con lujo después de sus presentaciones contra Japón, cuando fue salvador ante los constantes yerros de los centrales y fue clave a la hora de ilusionarse con un mejor debut; contra Polonia, enorme en los pocos espacios que concedió su zaga y seguro en el juego aéreo y contra Senegal, en otra exhibición frente a la potencia de los africanos, que probaron sus reflejos de todas las maneras posibles. Contra Inglaterra evitó en el primer tiempo la catástrofe y, en consecuencia, fue pieza clave para llegar hasta los penaltis, donde atajó un cobro. Gran Mundial, gran David. 8

*Camilo Vargas, arquero, Cali (COL) y José Cuadrado, arquero, Once Caldas (COL) no llegaron a tener minutos. Sin calificación.


Defensas


Cristian Zapata, defensa, AC Milan (ITA). Jugó 4 minutos en todo el torneo. Llegó con problemas físicos -que nunca se explicaron suficientemente- que le impidieron estar en el debut. Después, con Mina y Dávinson consolidados, terminó rezagado. Es uno de los que dice adiós al proceso de Selección Colombia en este Mundial. Sin calificación.

Oscar Murillo, defensa, Pachuca (MEX). Seis balones perdidos, 5 recuperaciones, 8 despejes y 1 bloqueo exitoso son el resumen de su rendimiento en el único partido que jugó, contra Japón (derrota 2-1). No fue el particular responsable de nada, el equipo completo no pudo hacer otra cosa jugando casi todo el partido con diez. Y además venía recuperándose de una grave lesión. Otro ‘damnificado’ del recambio en defensa pues, con 30 años y una competencia interna dura, tendrá que luchar mucho para llegar al próximo Mundial. 5


Yerry Mina, defensa, Barcelona (ESP). El pico más alto, en todos los aspectos, de la Selección Colombia en Rusia. Juego aéreo, potencia, buena lectura a la hora de ganar los duelos, sacrificio y ambición. Es el resumen de todo el equipo en un solo jugador. Sus 3 goles para llevar al equipo a octavos de final y a la definición por penaltis contra Inglaterra dejan claro el torneo que jugó. No estuvo contra Japón por decisión técnica y así nos fue. ¿Un lunar? La falta de ritmo le costó al principio en la velocidad para llegar a los cierres, pero con sus larguísimas piernas y el corazón que le puso al torneo lo compensó todo.

No depende de él quedarse o irse del Barcelona pero lo que estuvo en sus manos lo resolvió con mucha solvencia. 9

Dávinson Sánchez, defensa, Tottenham (ING). Su debut en el Mundial de Rusia fue, como era de esperarse para un chico de 22 años, difícil. Es un torneo único en exigencia, en trabajo, en adaptación al equipo, en todo. Contra Japón no jugó su mejor partido pero justo en ese momento el DT le dio confianza suficiente, llegó Mina y entonces se armó la que será la pareja de centrales de Colombia por muchos años. Fue el único central que jugó los cuatro partidos, recorrió 42 kilómetros y recuperó 27 balones, con 24 despejes y 4 bloqueos.

Dávinson tiene como gran virtud hacer bien los relevos en la zaga, llegar en el pique a tiempo para los cierres y cumplir en el juego por arriba. Le falta experiencia (perdió 30 balones en total), obviamente, pero empezó a sumarla en esta Copa. 7

Santiago Arias, lateral, PSV Eindhoven (HOL). Uno de los jugadores más regulares de Colombia fue el lateral antioqueño, que jugó en Rusia su segundo Mundial. Sacrificio, notable preparación física para hacer la banda completa siempre que Cuadrado tuvo que ir a cumplir otras funciones y adaptación a las dificultades que le planteó el torneo, entre ellas tener que ir con sus 1,77m de estatura a chocar con las torres senegalesas y polacas. Fueron 380 minutos jugados y 149 pases correctos, que impulsaron a Colombia en su costado. Gran torneo, gran balance para un hombre que muy pronto podría cambiar de aires. 8

Johan Mojica, defensa, Girona (ESP). La lesión de su compañero Fabra lo convirtió en el único lateral disponible por izquierda. El único en posición natural y que permitía mantener el esquema regular de trabajo sin tener que darle un revolcó a la nómina. Pékerman confió en él y no defraudó… aunque pudo tener un mejor torneo. Mojica llegó al puesto por talla (1,85m), velocidad para hacer la banda izquierda y gran proyección al ataque. Cumplió en el primer ítem al chocar bien contra polacos y senegaleses, aunque en velocidad se vio superado por los japoneses… y por la presión del debut, por supuesto. En 390 minutos recorrió 42,4 kilómetros, lo que habla de su intenso trabajo para cubrir todo el sector.

El lunar, sin embargo, fue el apoyo al ataque, pues de los 120 pases correctos que firmó, sólo llegó a contabilizar 4 centros efectivos en todo el torneo. Una falla que mejorará pues sólo tiene 25 años y su proceso en Selección Colombia apenas comienza. 6

*Frank Fabra, lateral, Boca Juniors (ARG). No jugó por lesión.

Volantes:

Wilmar Barrios, volante, Boca Juniors (ARG). Se escribirán todavía muchos capítulos en la historia de este volante cartagenero, otro de los picos altos de la Selección Colombia en Rusia. Con sólo 24 años ha entrado con autoridad a la línea de relevo de Sánchez y ha mostrado personalidad, precisión en el pase y mucha fortaleza en el hombre a hombre. Le falta, por supuesto, moderar un poco el ímpetu pues se expone fácilmente a las tarjetas, pero tiene tiempo y, si en este mismo mercado da el salto al fútbol inglés (se habla de Tottenham y recientemente del Chelsea), estará en la mejor de las escuelas. 8

Carlos Sánchez, volante, Espanyol (ESP). Que Mundial el de Sánchez. Un manto de injusticia se cierne sobre La Roca, un jugador indispensable en el ciclo Pékerman (llegó a Selección de la mano de Pinto) que vivió en esta Copa unos días muy difíciles. Su expulsión contra Japón apenas al minuto 3 desembocó en la derrota 2-1; el día que mejor jugó Colombia –contra Polonia- tuvo que ir a la tribuna y contra Senegal pudo regresar, en su único juego sin sobresaltos. En octavos, contra Inglaterra, cometió una falta que supuso el 1-0 parcial obligó a remar de atrás buena parte del juego. Fue reemplazado para evitar otro inconveniente.

Él mismo diría que la dedicatoria del triunfo contra Polonia que le hizo Pékerman fue de lo mejor que le pasó en todo el torneo. Y es así. Sánchez cambió de equipo, se entrenó solo, hizo todo para estar a punto y el Mundial se le fue con uno de sus peores balances personales. Seguro tendrá tiempo para la revancha (tiene 32 años), pero tardará un tiempo en superar la amargura que le dejó Rusia. 5

Mateus Uribe, volante, América (MEX). Una de las revelaciones de Colombia en el Mundial es el polifuncional volante antioqueño, que tuvo minutos en 3 partidos. Clave frente a Polonia, un pulmón para James –cuando estuvo- y Falcao, claro en el pase (completó 75 buenos, 7 largos) y llegó a disponer de dos ocasiones de gol. En el balance fue el mejor en su puesto. ¡Y con 27 años tiene todavía mucha cuerda para la Selección!

De él habló puntualmente el DT Pékerman en rueda de prensa, lo que es poco habitual. Dijo que desde siempre les encantó su trabajo y que se hizo todo para encontrarle un lugar. Lo hizo bien el jefe y el buen Mateus respondió como correspondía. 8

Abel Aguilar, volante, Cali (COL). Unas de cal y otras de arena apra el veterano del equipo, el hombre al que más se escucha dentro del camerino que, sin embargo, no pudo completar otro Mundial soñado como el de Brasil 2014. Aguilar no pudo estar en el debut porque se recuperaba de un problema físico, apenas tuvo media hora contra Polonia por otra molestia y se perdió el encuentro de Samara por un problema serio que lo obligó a parar 6 días. Sin ritmo y con sus compañeros en alto nivel, no pudo ayudar en la cancha contra Inglaterra. El ciclo de uno de los mejores en su puesto en los últimos años ha terminado así en la Selección. 5

James Rodríguez, volante, Bayern (ALE). Otro de frío balance. Se ha dicho hasta la saciedad, y siempre con razón, que es un equipo Colombia con su talento y otro radicalmente distinto sin él. Y casi todo el torneo fue sin él. Se obligó contra Japón corriendo riesgos en vano, porque no pudo ayudar; jugó un PARTIDAZO contra Polonia con dos asistencias en una noche impecable y luego, contra Senegal, vino la crisis. La pierna derecha se resintió esta vez y, más allá de debate por el manejo del caso, fue a la tribuna contra Inglaterra. Y Colombia sin él fue otra cosa, que se ilusionó pero no logró superar la barrera de los penaltis.

Agridulce balance, con más sombras que otra cosa sobre el presente y el futuro. Muchos se preguntan si la cabeza del hombre del talento en la Selección estuvo siempre en Rusia. ¿Estuvo? 6

Juan Cuadrado, volante, Juventus (ITA). Más allá del gusto de algunos por su regate, el Mundial de Juan Guillermo Cuadrado fue un ejemplo de sacrificio, del primer día hasta el último. Jugó los 4 partidos, corrió, batalló, cambió de puestos en la cancha una y otra vez dependiendo de la circunstancia, tal vez se excedió alguna vez, pero si no lo hace no cumple el sueño de marcar un gol en un Mundial.

En 331 minutos creó 6 opciones, tuvo 3 tiros a puerta, metió 16 centros y contabilizó 9 recuperaciones. En sus 30 años y si no hacen mella las lesiones, aún le queda revancha en Selección. 6

Jefferson Lerma, volante, Levante (ESP). En la línea de los debutantes fue uno de los que logró mayor protagonismo. Jugó 175 minutos en los 4 partidos de Colombia en Rusia, unas veces con nota alta, otras en deuda. Aunque se esperaba que fuera una alternativa por el lateral derecho apra Arias, en realida fue el reemplazo natural de Sánchez. Fue por las ausencias de La Roca que tuvo más juego.

Lo bueno, que tiene carácter, fuerza para ganar en el hombre a hombre y personalidad en los momentos de máxima exigencia. Lo malo, se nota que acaba de llegar al equipo, le cuesta la asociación y por momentos se excede en el juego fuerte. ¡Pero tiene 23 años! Tiene una vida para acomodarse porque es el llamado al relevo generacional. 6

Juan Fernando Quintero, volante, River Plate (ARG). El bautismo en Brasil 2014 vino a rendir frutos en Rusia 2018. Desde el primer momento asumió que es un relevo para James y con fútbol intentó cumplir. Su mejor momento, precisamente la sociedad con su amigo de infancia contra Polonia, en la mejor presentación de Colombia en todo el torneo.

JuanFer contabilizó 181 pases y tuvo 8 ocasiones de gol en los 310 minutos que tuvo en 4 partidos. Es verdad que cuando le tocó echarse encima la creación del equipo quedó en evidencia que como el 10 todavía no aparece nadie. Pero cumple y, mejorando las tareas de marca –pasó inadvertido en ese ítem-, puede dar un paso adelante en una carrera que, con 25 años, todavía está por escribirse. 6

José Izquierdo, volante, Brighton (ING). El nerviosismo del debut contra Japón, su único partido en el Mundial, le cobró. Izquierdo tenía como misión ser una alternativa de marca y pase por su sector, haciendo pareja con Mujica. Pero en los 70 minutos de acción que le dieron no pudo descifrar la velocidad japonesa, pasó muchos trabajos y terminó con un balance en rojo: 1 centro en 70 minutos. A los 26 años y jugando en la Premier League, la revancha será cuestión de tiempo y mucho trabajo. 5

Delanteros:

Falcao García, delantero, Mónaco (FRA). Advertencia: se puede llegar a ser injusto y, con total certeza, impopular, pero El Tigre pasó su primer Mundial por debajo de sus propias expectativas. De los 32 años con los que cuenta, el 95 por ciento soñó con la cita de Rusia y, por voluntad propia y contra toda suerte de obstáculos, lo logró. Pero una vez acá se encontró con realidades muy distintas a las que veía mientras dormía: jugar con 10, chocar, marcar, salir de área, su hábitat natural, para cazar alguna pelotita sin dueño y por esa vía perder influencia… En 377 minutos jugados sólo tuvo 4 opciones de gol, una de ellas su única celebración- y la del país entero- frente a Polonia. Pasó ‘raspando’ pero sabe que pudo ser mejor.

El lío es que el tiempo le juega en contra y las lesiones demandan mucho de él a estas alturas. Si se lo propone, a Qatar llegará. La duda es si lo llevarán. 6

Carlos Bacca, delantero, Villarreal (ESP). Vamos a convenir que ni es el villano de la película ni merece la cuerda de insultos a la que ha sido sometido tras fallar el último penalti de Colombia contra Inglaterra, en la derrota por esa vía en octavos de final. Si antes no falla Mateus, probablemente no habría cargado semejante presión y otro habría sido el resultado. Nunca lo sabremos… y ante la duda lo aconsejable es abstenerse de insultar.

Sumados sus minutos, apenas se puede decir que jugó un partido (91 minutos), aunque en realidad participó en tres. En ese corto tiempo tuvo sólo dos ocasiones de gol y un centro. Si era para apoyar a Falcao habría sido un rendimiento casi del promedio, pero como al delantero se le mide por goles –incluso a Giroud, campeón mundial con Francia), pudo ser el de Rusia su último barca en el puerto de Selección Colombia. 5

Luis Muriel, delantero, Sevilla (ESP). Otro que tuvo escasa participación: dos partidos, 91 minutos, dos centros. Fin del resumen. Cuando el partido lo pedía no estuvo –Japón- y a veces estuvo sin querer –Senegal-. Pero eso no es su culpa y en cambio sí ofreció sacrificio, solidaridad, velocidad y algo de oxígeno para el solitario Falcao. Terminó contento y orgulloso de haber recibido el premio de esperar cuatro años con una convocatoria y unos cuantos minutos en el campo. ¡Hasta se pintó el pelo para la ocasión! Necesitará, sin embargo, más que retoques estéticos unas jornadas de trabajo a doble turno si quiere, con 31 años, entrar en la lista de Qatar. 5

Miguel Borja, delantero, Palmeiras (BRA). Jugó un minuto y luego se lesionó. El Mundial para él se vivió en el banquillo. Sin calificación.


Jenny Gámez

Editora FUTBOLRED
Enviada especial a Rusia
En Twitter @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR