Polémico triunfo de Real Madrid sobre el Atlético: ¿Usaron mal el VAR?

Polémico triunfo de Real Madrid sobre el Atlético: ¿Usaron mal el VAR?

El merengue se impuso 1-3 en el Wanda Metropolitano, pero el arbitraje dejó muchas dudas.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Real Madrid venció a Atlético de Madrid

Los merengues siguen en franco ascenso y ya ven cada vez más cerca al Barcelona.

Foto: Reuters

09 de febrero 2019 , 12:15 p.m.

Real Madrid sigue en franco ascenso en la Liga de España y este sábado obtuvo un triunfo vital en su remontada, al imponerse 1-3 en el derbi contra Atlético de Madrid, en el estadio Wanda Metropolitano. El claro triunfo merengue tuvo como protagonista el uso del VAR y las polémicas decisiones arbitrales.

El partido empezó muy parejo, con dos equipos que, como siempre en el derbi, salieron a hacer gala de fútbol, valentía, fuerza y dinámica.

A los 16 minutos el partido se abrió con una joya de gol. A la salida de un tiro de esquina, cabeceó Sergio Ramos, marcado por dos colchoneros, y el rebote en el área chica fue aprovechado por Casemiro, quien definió de chilena para marcar un golazo y poner el 0-1.

Desde ese momento el Atlético reaccionó y encimó a su rival. A los 25 minutos el local logró el empate: Griezmann definió a placer, por debajo de las piernas de Thibaut Courtois, para el 1-1. Sin embargo, apareció el VAR ya que se pedía falta previa de Ángel Correa sobre Vinicius Jr.

La decisión fue acertada, pues fue una carga lícita, y luego llegó el tanto de Griezmann, que puso el empate parcial.

Al minuto 41, José María Giménez entró por detrás de Vinicius Jr.; el brasileño cayó en el área y el árbitro Javier Estrada pitó penalti. Ante la protesta volvió a aparecer el VAR, que confirmó que había penalti, a pesar de que en la repetición se veía que en caso de falta, fue afuera del área.

Lo increíble es que el juez nunca se acercó a un monitor para constatar por sí mismo la jugada, solo atinó a hacer caso de lo que le decían por su audífono.

Sergio Ramos pateó con maestría para vencer a Jan Oblak y puso el 1-2 para Real Madrid, resultado con el que terminó el primer tiempo.

En la segunda parte las polémicas siguieron: primero anularon una jugada de gol de Álvaro Morata por aparente fuera de lugar del atacante colchonero; luego, un supuesto penalti contra el mismo Morata fue dado como mano, pues sí hubo contacto con su extremidad superior.

El puntillazo final lo puso Gareth Bale, en un contraataque limpio del Madrid y una buena definición del galés. 1-3 y partido liquidado.

El juez, discutido en su actuación, mostró nueve tarjetas amarillas y expulsó a Thomas Partey, del Atlético.

COMENTAR
GUARDAR