¡Solo pide libertad! La batalla de Jermein Zidane con Unión Magdalena
Apuestas Futbolred

¡Solo pide libertad! La batalla de Jermein Zidane con Unión Magdalena

El joven jugador dice que su contrato terminó con justa causa, pero el club se defiende.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Jermeine Peña

Jermeine Peña

Foto: A. particular

12 de enero 2021 , 06:07 a. m.

No tenía manera de soñar otro sueño: hijo de futbolista, viendo a su papá jugar para el Unión Magdalena y coronarse campeón de Colombia con Tolima, llamándose Jermeine Zidane, tenía que apuntarle a ser jugador profesional, inevitablemente.

Creció pateando la pelota para hacerle el quite a la pobreza y para que su mamá y su hija, que viven con él en un pequeño apartamento de alquiler en Santa Marta, tuvieran una historia distinta a la suya. Pero así como su padre, Justiniano Peña, excampeón con Deportes Tolima en 2003 (hoy privado de la libertad), sembró el sueño en su infancia, también le advirtió que el camino no es sencillo. Por eso estaba preparado y su voz se oye optimista y tranquila, a pesar de estar en medio de una agria disputa legal que amenaza su incipiente carrera.

Jermeine tiene 21 años, es defensor y, según la carta de renuncia que presentó al Unión Magdalena, club con el que tiene contrato hasta 2022, se quiere ir por el incumplimiento en los pagos de su salario, que es de solo un salario mínimo mensual, y porque está a punto de ser expulsado del apartamento donde vive por falta de pago del club, una garantía que estaba pactada al momento de la firma. Pidió 200 mil pesos para el cumpleaños de la hija y le dijeron que no y esa fue la gota que rebozó su copa.

Para el Unión, el muchacho esta incumpliendo sus obligaciones y, en vez de hablar con él, ha decidido enviar cartas a los presidentes de los clubes, advirtiéndoles que tiene contrato y que no es transferible: "la Junta Directiva de Unión Magdalena S.A., se permite informar a todos ustedes que, los jugadores Hernán Luna Gómez y Jermein Peña
Maiguel, son jugadores del club con contrato vigente debidamente registrado en DIMAYOR. Unión Magdalena S.A. realiza este comunicado con el fin de poner en conocimiento que existen personas inescrupulosas haciéndose pasar por “empresarios” para seducir a nuestros jugadores proponiéndoles renunciar al contrato con el club. Para posteriormente, ubicarlos en cualquier club del país ofreciéndoles todo tipo de prebendas", dice la misiva a la que tuvo acceso FUTBOLRED.

Cuando hablan de 'inescrupulosos' se refieren a Iván Mina, un intermediario, dueño de una escuela en Santa Marta, quien rechazó los calificativos del Unión en una carta pública y explicó cómo llegó a Jermein y sus razones para asesorarlo: "mi trabajo es conseguirles oportunidades deportivas, veo a Jermeine hace un año y conversamos, me contó lo que le estaba pasando, que le estaban debiendo varios meses y él quería otras oportunidades, lo puse en contacto con mi abogado y ellos decidieron pasar una carta de cobro de los salarios, pero el 30 de diciembre la contestaron, le consignaron una plata con descuentos y ya, pero no todo porque le hicieron descuentos que están prohibidos porque gana el mínimo, y entonces él decidió irse", dijo el señalado intermediario en charla con este portal.

"Le hicimos el video y nos buscaron de otros clubes, fue jugador regular y quedó como uno de los mejores defensores de la segunda división. Me llamaron del Medellín, pero el Unión no se quiso sentar conmigo, yo hablé y me dijeron que era intransferible. Después llamaron de Junior y Unión contestó que es intransferible, pero ¿cómo puede ser intransferible un jugador que se gana 800 mil pesos y le ponen una cláusula de 2.400 salarios mínimos?", pregunta Mina.

Suena tan descabellado que al consultarle al abogado especialista Andrés Charria, explicó: "el club tiene todas las de perder, los salarios no son inversión, son gastos. Eso es una falacia. Una cláusula de 2.800 millones de pesos por un salario mínimo no se sostiene en ningún lado. Primero porque no hay lugar a indemnización por terminación del contrato, el menos en Colombia, y segundo, si la hubiera, debería ser proporcional al salario".

Los caminos de Jermeine

Así las cosas, ahora el mercado en Colombia para el jugador, según Mina, está cerrado por un veto impuesto por el Unión Magdalena a él y a su jugador.

"Ya esa opción (la del Medellín) murió ahora ya nadie lo quiere, yo tengo la carta en la que acuerdan eso los presidentes. Unión necesita el dinero, él puede ganarse mucho más en la A, puede pensar en el exterior y cumplir sus sueños, hacerle una casa a su mamá, ir a una Selección. Deberían llegar a un acuerdo. Pero hay un veto contra Jermein y contra mí y no debe ser así. Tenemos opciones en el extranjero, no podemos decir dónde pero la única opción es irnos, acá eran cuatro equipos pero todos nos dijeron que con ese señor (Dávila) no se puede. El jugador le pidió salir del club y la respuesta del Eduardo Dávila fue: vaya coma mierda", dijo Mina.

El agente afirma que el Unión le ofreció un nuevo contrato al tío del jugador, pero que él y la familia se negaron. "Ahora no hablan con empresarios pero sí metieron a Juan José Bellini", lamentó Mina, lo que confirma una denuncia de Acolfutpro en relación con el club samario y el hijo del expresidente de la FCF.


¿Sueño o pesadilla?

Y en medio de toda esa historia está Jermein, el niño grande que sueña con ser futbolista, el que no renuncia y se entrena por su cuenta, a la espera de llegar a un buen acuerdo con el Unión.

"Yo quiero salir bien del club porque le tengo mucho cariño, me dio la oportunidad e ser jugador profesional, gracias a Dios tengo un ejemplo de mi padre y quiero superarlo, él fue campeón con Tolima yo busco más. Estoy solo con mi mamá. Yo le quiero decir al señor don Eduardo que estoy agradecido por todo lo que me ha dado un grande en Colombia, pero quiero pedirle que arregle con otro club grande, que podía ser el Medellín o el Junior o el Once Caldas.
Mi intención es quedarme acá, pero como don Eduardo me cerró la puerta en todo Colombia...", le dijo a FUTBOLRED.

Pensar en el exterior era el segundo paso, que ahora, por las circunstancias, podría ser el primero: "No sé cuál es el país hoy pero el sueño mío es estar en Europa y en un futuro llegar a una Selección Colombia, porque yo sé que tengo potencial", afirmó.

Será joven, pero carga encima un montón de responsabilidades: "tengo que responder por una madre y una hija. Sé que me voy y me estabilizó y mando a buscar a mi mamá y mi niña, soy el que respondo por toda mi familia. Tengo un hermano menor y también respondo por él, vive conmigo", afirmó, en medio de la preocupación por lo que puede pasar con ellos en Santa Marta, donde podrían tener que acabar arrimados en casa de la abuela, en un barrio con pocas oportunidades y muchos riesgos.

Jermeine pide libertad para seguir adelante con su carrera. Parece absurdo que tenga que rogar lo que es un derecho, pero así está, en medio de la incertidumbre y en un año durísimo para encontrar equipo, pero optimista y fuerte. El final de su difícil historia todavía está por escribirse.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A
  • BUNDESLIGA