'Yo no necesitaba para mi ego ser campeón': Nicolás Vikonis
Apuestas Futbolred

'Yo no necesitaba para mi ego ser campeón': Nicolás Vikonis

El arquero campeón de Colombia con Millonarios vive un momento dulce que es premio a su paciencia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Arquero uruguayo, campeón con Millonarios.

Arquero uruguayo, campeón con Millonarios.

Foto:

21 de diciembre 2017 , 02:51 a. m.

Nicolás Vikonis supo esperar su momento y hoy sabe que valió la pena. Aunque no lo desvelaba la idea de ser campeón, haberlo logrado con un equipo al que le ha dado tanto trabajo es, sin duda, una gran satisfacción.

“No necesitaba para mi ego ser campeón, es una sensación linda porque hay un recorrido importante”, dijo en plena cancha del estadio El Campín.

Vikonis llegó a Colombia en 2011 (al Bucaramanga) y a Millonarios en 2015 para reclamar una titularidad pocas veces discutida: en su primera temporada jugó 43 partidos, en 2016 fueron 41 y en este 2017 ajustó 36 (tuvo una suspensión y Ramiro Sánchez aprovechó su opción).

En el semestre del campeonato sumó más minutos que todos los jugadores de la plantilla: 2240 (Banguero sumó 2160). Indiscutible.

Más que eso, el portero hizo valer siempre su experiencia para firmar unos números admirables: 18 goles recibidos en 25 partidos; 11 juegos sin encajar tantos, 365 pases precisos; 216 recuperaciones; 4 faltas recibidas y 2 cometidas; 58 atajadas para gol; 12 centros atrapados y 22 salidas oprtunas para su equipo desde su área.

“Nos tocaba a nosotros. Este grupo merecía limpiarse de muchas cosas que venían del pasado, muchas personas que con sus malos actos mancharon la institución. Nosotros como equipo pedimos perdón por todo lo que pasó y ofrecemos un mensaje de unidad y amor a toda Colombia”. El mensaje, que ya había enviado cuando clasificó a la final, tampoco tuvo esta vez un destinatario particular. Sólo él sabe quién o quiénes son.

El otro mensaje fue para quienes caminaron con él hasta su primera corona en el fútbol colombiano: “Quiero recordar a Luciana, mi hija que perdí; a mi abuelo José que se me fue este año; a Diana, mi pareja, y a mi familia en Uruguay. Acordarme de Lunari, que me dio la opción de venir, de Israel que nos ayudó mucho, de Cocca en el tiempo que estuvo y de mi entrenador Juvenal Rodríguez, que es responsable de que yo haya venido a Millonarios y me sostiene siempre en la adversidad”.

A sus 33 años le da un valor distinto a la ola de éxito, la euforia de la estrella 15, la inmediatez del resultado.

“Formamos un lindo grupo humano, que aprendió a hacerse fuerte en la adversidad, a escuchar lo que decía el corazón. La sapiencia del profe Miguel que nos enseñó a ser campeones… Ahora hay que dejar atrás una cadena de energía mala y que Millonarios debe ser un Millonarios de amor, que prime la paz”, pedía el dueño del arco azul.

La suya, en Uruguay, será una Navidad ideal. El 2018, con la posibilidad de un arquero nuevo, internacional y que es promesa mundial como el venezolano Wuilker Fariñez, traerá nuevos desafíos y, probablemente, nuevos rumbos. Él, con su ya probada paciencia, sabrá esperar el momento para decidir.

Redacción Futbolred 

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • LIGA BETPLAY
  • FúTBOL FEMENINO
  • SELECCIóN COLOMBIA
  • TORNEO BETPLAY