¿Qué pierde y qué gana Medellín con el cambio de fechas de la final?

¿Qué pierde y qué gana Medellín con el cambio de fechas de la final?

El equipo rojo se mostró inconforme con la decisión. Sin embargo, podrá aprovechar el tiempo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Medellín sigue demostrando su potencial en la Liga.

Medellín sigue demostrando su potencial en la Liga.

Foto: Archivo particular

01 de diciembre 2018 , 11:07 a.m.

Este viernes se confirmó que la final de la Liga II 2018 cambiará sus fechas. Inicialmente los partidos estaban programados para los domingos 2 y 9 de diciembre. Sin embargo, con la clasificación de Junior a la final de la Copa Sudamericana, la Asamblea de Dimayor decidió acoger la petición del equipo barranquillero, por lo que los partidos se jugarán el sábado 8 y el domingo 16. Ante esto, Medellín mostró su inconformismo, pues las nuevas fechas podrían afectar no solo su ritmo futbolístico, sino que incumple con lo acordado previamente.

Ante este cambio, FUTBOLRED le presenta algunos de los puntos en los que el equipo rojo podría verse beneficiado, y aquellos en los que podría verse afectado con la decisión.

¿Qué pierde el DIM?

Lo que más alegan en el equipo rojo es que la extensión de fechas podría hacer que se pierda el ritmo que trae actualmente, pues tendría dos lapsos sin jugar, con cerca de 13 días sin acción, contrario a Junior, que estará activo por su compromiso es la final de Copa Sudamericana, los miércoles 5 y 12 de diciembre.

En ese caso, el equipo se vería afectado, pues la continuidad que ha encontrado sería interrumpida, y los jugadores llegarían a los juegos definitivos contra el equipo barranquillero con una diferencia futbolística que podría beneficiar a su rival.  En ese caso, los antioqueños alegarían que el cambio beneficia en lo deportivo a Junior y no permite igualdad de condiciones.

Igualmente, el conjunto rojo tenía ya unos planes de logística establecidos para el cierre de la serie en Medellín, el 9 de diciembre. Tener que cambiar esta planificación podría acarrearle costos adicionales.

¿Qué podría ganar?

Pese que podría perder ritmo de competencia, el parón podría beneficiar al entrenador Octavio Zambrano para trabajar un esquema con tres defensas pues, luego del éxito de esta táctica en Ibagué, tendría pensado repetirla en Barranquilla. El equipo ha trabajado durante el semestre con línea de cuatro atrás, con Hernán Pertuz y Jesús David Murillo como centrales titulares. En este sentido, el estratega ecuatoriano podrá afinar la táctica con el zaguero Jorge Segura, quien respondió en el partido de vuelta con Tolima y deberá ajustarse bien a la estrategia.

Además, Medellín podrá ajustar algunas fallas en el medio campo. En algunos momentos el equipo distancia mucho sus líneas cuando está en ataque, lo que favorece los contragolpes rivales. Por esto los días de trabajo podrán ser determinantes para que su técnico corrija y el 'poderoso' mejore en medio campo.

Por otro lado, el equipo antioqueño tendrá una oportunidad para que los jugadores regulen su parte física pues, con una intensidad menor, podrán descansar para estar en el mejor estado posible en los dos partidos de la final. En este caso, un hombre importante en ataque como Leonardo Castro, que apenas regresa de una larga lesión, tendrá tiempo para ponerse a punto.

COMENTAR
GUARDAR