Jordy Monroy: canterano de Santa Fe, manejó Uber y es lateral de Chicó

Jordy Monroy: canterano de Santa Fe, manejó Uber y es lateral de Chicó

El bogotano afirmó a FUTBOLRED que la salida del equipo rojo lo dejó 'golpeado y aburrido'.

El juvenil creció en Santa Fe y actualmente está en Boyacá Chicó.

El juvenil creció en Santa Fe y actualmente está en Boyacá Chicó.

Foto: Archivo particular

24 de enero 2018 , 12:09 p.m.

Jordy Joao Monroy es un jugador bogotano de 22 años, quien estuvo desde los 11 en las canteras de Independiente Santa Fe. En 2015 se cumplió el sueño de cualquier niño, subir a la profesional de un equipo de su ciudad. Sin embargo, tuvo que pasar de jugador del equipo capitalino, a trabajar en Uber para mantenerse.

Actualmente, encontró una oportunidad para jugar con Boyacá Chicó, ayudando al ascenso del equipo, que jugará de nuevo en la primera división de Colombia. El bogotano habló con FUTBOLRED sobre cómo fue su vida tras salir de un equipo grande a conducir en Uber.

‘En la Sub 20 (de Santa Fe) uno ya empieza a tener contacto con la profesional. Inclusive, creo que desde la Sub 17. Y así empecé, cuando estaba el profesor (Gerardo) Pelusso y él fue el que me empezó a acercar a los demás jugadores, me dejó entrenando con ellos. La primera concentración que tuve fue muy rápida. Mi primer partido fue contra Envigado, partido en el que pude debutar’, comentaba el lateral bogotano.

Empezó su nueva etapa, como jugador profesional de fútbol, con el equipo principal de Santa Fe. Gerardo Pelusso, quien ganó la Copa Suramericana con el equipo en 2015, dio el visto bueno para el futbolista y empezó a llevarlo de a poco para que tuviera un buen proceso.

Nunca me he sentido tan respaldado por un entrenador. Él (Gerardo Pelusso) hablaba mucho conmigo, me decía que él era el que me respaldaba. Tenía confianza en mí y me decía que yo era un gran jugador, que hiciera las cosas con calma y gracias a Dios las cosas con él se dieron muy bien’, dijo Monroy

Sin embargo, no todo fue bueno en el equipo capitalino. Tras su debut y algunos partidos de ayuda en la Liga y Copa, mientras el equipo principal jugaba torneos internacionales, Monroy se vio sorprendido por su salida en el equipo en enero de 2016.

‘No me gusta hablar mucho de eso, pero tuve problemas con el contrato y ahí salí del club, no me dejaron seguir. Uno siempre debe dejar las puertas abiertas en un equipo grande como Santa Fe, por eso no peleé con ellos’, agregó el canterano.

No fue el final de su, corta, carrera con en el fútbol. El jugador salió a buscar más opciones, por lo que viajó a Francia, donde pensó que tenía una gran oportunidad. Pero la salida en Santa Fe lo dejó con los ánimos muy bajos.

‘Yo salí de Santa Fe en enero de 2016 me salió una oportunidad muy grande de ir a probar a Europa en el fútbol de Francia. Un equipo de la segunda división me envió la invitación para ir a probar. Allá las pruebas son cortas y duré 2 semanas.

La salida de Santa Fe me dejó muy golpeado y aburrido, alcancé a pensar que el fútbol se me había acabado. Luego me devolví para Colombia. Cuando llegué me probé en Patriotas y con una filial del América de Cali, para no quedarme quieto, pero no fue algo definitivo’, comentó Monroy.

Tras no lograr oportunidades concretas en el fútbol, el jugador no tuvo opciones económicas y le tocó empezar a buscar en otro lado. La primera y única opción que le ayudó fue manejar en Uber.

‘Lo que uno siempre quiere hacer es estar jugando fútbol. Sin embargo en ese momento me tocó entrar a trabajar en Uber porque tenía que responder con algo. Todos los días me levantaba a las 3 de la mañana, volvía al medio día a almorzar y otra vez salía hasta las 11 de la noche’, agregó el bogotano.

Cuando pensó que no iba a volver al fútbol, los entrenadores de antes le dieron una mano para que se levantara. Volvió al fútbol, con una ilusión de no dejarlo ir de nuevo.

‘Gracias a Dios en junio del año pasado (2017) me llamó un profesor que estuvo conmigo en Santa Fe. Me dijo que había la posibilidad de ir a Boyacá Chicó o a Cucutá y no lo dudé ni un segundo. Me sentí mal porque él me había llamado en enero pero yo desaproveché esa oportunidad porque estaba en Santa Fe, sin saber que no iba a seguir en el club’, dijo Monroy.

Actualmente, juega con Boyacá Chicó y ya salió campeón del segundo Torneo de Ascenso en 2017 con el equipo. Se ganó un puesto, que no fue fácil, y es parte principal de la defensa ajedrezada.

‘Cuando yo llegué tenía que venir a ganarme un puesto, los jugadores que estaban ya tenían un proceso porque habían salido campeones en el primer semestre, no iba a ser fácil. Me pegó duro la altura, pero luego tuve la oportunidad de jugar y desde ese primer partido me gané la confianza y estuve casi todos los partidos del semestre, ahora a enfrentar la primera división’, afirmó.

‘Me queda de enseñanza persistir y no rendirme jamás. Cuando trabajé en Uber seguía pensando en jugar fútbol y eso fue lo que me ayudó a seguir luchando por lo que me gusta hacer’, finalizó el jugador de Chicó.

Miguel Ángel Machado
Twitter: @_MiguelM17
migmac@eltiempo.com
Especial para Futbolred

COMENTAR
GUARDAR