Millonarios y su historia llena de triunfos y goles

Millonarios y su historia llena de triunfos y goles

Han pasado más de 70 años de su fundación y es una de las instituciones más ganadoras de Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Di Stefano

Una de las imágenes más representativas de Millonarios en la que aparece una de las figuras más grandes de su historia: Alfredo Di Stéfano.

Foto: ARCHIVO PARTICULAR

25 de marzo 2019 , 01:30 a.m.

Extenso y con muchos momentos gloriosos ha sido el recorrido de Millonarios a lo largo de su presencia en el fútbol colombiano. Sus 15 estrellas, sus semifinales en torneos internacionales, la Copa Colombia y hasta su lucha en temas del descenso, han sido parte de una rica historia. Momentos que lo convierten en uno de los clubes más grandes del país y con una de las hinchadas más numerosas.

Su fundación e inicios:

La ciudad de Bogotá crecía constantemente y la afición por el fútbol se iba a tomando las costumbres de sus habitantes. Así fue como un grupo de estudiantes del Colegio Mayor de San Bartolomé decidió crear un equipo que representara a la capital y pudiera competir en diversos campeonatos regionales. Su nombre: Millonarios, y desde allí, se ha forjado una institución que se ha ganado todo el respeto y prestigio por su extensa historia.

Sus primeros partidos los disputó cerca de los terrenos del colegio y allí empezó a disputar sus primeros torneos locales. Algunos de sus integrantes lo querían llamar Unión Bogotá, Juventud Bogotana o Deportivo Independiente, nombres que hicieron parte del registro de las primeras presencias del equipo. Sus éxitos fueron en crecimiento y tuvo el respaldo algunos entes gubernamentales para participar en eventos internacionales y representar al país.

Fue el 13 de agosto de 1939, el año en el cual apareció el nombre de Los Millonarios, gracias a su reputación ganada por ser un equipo acostumbrado a mantener con muchos integrantes extranjeros y con salarios altos. Su constitución oficial se hizo el 18 de junio de 1946, gracias a la gestión del dirigente barranquillero y ex presidente del club, Alfonso Senior. De ahí en adelante, dicho nombre no se modificó y así encaró sus primeras participaciones en los torneos profesionales del país.

Millonarios 1946

Nómina de Millonarios en 1946

Foto: ARCHIVO PARTICULAR

Primeros campeonatos y la época de ‘El Dorado’:

Tras la creación de la Dimayor, nació el Campeonato Profesional de Fútbol Colombiano y Millonarios hacía parte de las instituciones que disputaron la primera estrella en 1948. Dicha participación fue aceptable para los ‘embajadores’, ya que terminaron en el cuarto lugar, pero tuvieron que conformarse con ver a su rival de patio, Independiente Santa Fe, alzarse con el título.

Anuncio Dimayor 1948

Así anunció la Dimayor la primera jornada de la Liga, el 15 de agosto de 1948. Millonarios debutó contra el Once Caldas.

Foto:


Pero las cosas cambiaron para 1949, la llegada y consolidación de grandes estrellas del continente como Alfredo Di Stéfano, Néstor Rossi y Adolfo Pedernera le dieron un estilo de juego a Millonarios y lo convirtieron en el mejor del país. Reconocido popularmente como el ‘Ballet Azul’, por su sincronía y elegancia dentro de las canchas, lograron un merecido título, a pesar de la fuerte disputa que les hizo el Deportivo Cali en aquella temporada.

Luego, de un 1950 en donde Deportes Caldas le arrebató el título por cinco puntos, llegó una nueva oportunidad para recuperar el reinado en el fútbol nacional. Otras grandes temporadas como las de 1951 y 1952 representaron para el cuadro ‘embajador’ la consolidación entre los grandes del país y la reivindicación con un fútbol que enamoraba a sus crecientes seguidores.

La obtención de la segunda estrella no tuvo discusión alguna, acompañados de grandes jugadores que se consolidaron como estrellas durante la época del ‘Dorado’, Millonario salió campeón con autoridad y con bastante ventaja sobre un sorprendente Boca Juniors de Cali. Di Stéfano, Pedernera, entre otros, se consolidaron como estrellas en el país y abrieron las puertas para que el club alcanzara un reconocimiento internacional.

En la siguiente temporada, las cosas no cambiaron, a pesar de la salida de algunos jugadores importantes en su nómina, Millonarios alcanzó su tercera estrella y se convirtió en el primer club en conseguir títulos consecutivos. Su supremacía fue evidente y la diferencia con sus demás rivales se notó en los ocho puntos que le sacó a Boca Juniors. Alfredo Di Stéfano cerró un maravilloso paso por Colombia siendo el goleador y llamando la atención del balompié europeo.

A esta nueva estrella, se sumó la obtención de la primera Copa Colombia tras superar un competitivo Boca Juniors, quien se había convertido en un rival de cuidado para la obtención de los propósitos deseados por la institución albiazul. Este nuevo trofeo fue la consolidación de que Millonarios se perfilaba como una de los más grandes del continente.

Condición que fue ratificada con sus presencias en el Mundial de Clubes de 1952 y 1953. En su primera participación en el evento internacional, terminó subcampeón, detrás del poderoso Real Madrid, quien sería el nuevo destino del gran Alfredo Di Stéfano. Luego, el año siguiente, hizo una gran presentación y superó a equipos de la talla de River Plate, Rapid de Viena y Español.

Millonarios 1952

Imagen del partido en el que Di Stéfano brilló con Millonarios frente al Real Madrid en 1952.

Foto:


El año de 1953 continuó la buena racha de Millonarios y obtuvo la cuarta estrella en su historia, superó a un sorprenderte Deportes Quindío por tan sólo dos unidades y significó el cierre de una época deportiva maravillosa. La situación económica de los clubes, el Pacto de Lima y las nuevas normas de contratación le dieron fin al ‘Dorado’ y representó una estructuración interna del club ante la salida de sus grandes figuras.

Tras una serie de temporadas en donde los equipos de Cali, Medellín y otras regiones lograron su auge deportivo, Millonarios tuvo que esperar hasta 1959 para recuperar el primer lugar. Ya sin los glamurosos nombres de los años del ‘Dorado’, el club encontró una nueva generación de jugadores locales que dieron frutos y dejaron ver su exquisita calidad. Jugadores como Marino Klinger y Gabriel Ochoa Uribe le devolvieron la gloria a los azules y alzaron la quinta estrella en la historia del balompié nacional.

La hegemonía a comienzos de los 60

Una nueva década llegaba y, con ella, un periodo de éxitos para Millonarios, ya que se adueñó del torneo local por cuatro años consecutivos, proeza que lo catapultó como el conjunto más ganador del país. Ya con nueve estrellas, sacaba una importante ventaja sobre los demás y esto le permitió tener continuas presencias en los torneos internacionales.

Tras una gran presentación en la Copa Libertadores de 1960, en donde llegó a la ronda de semifinales, los ‘embajadores’ volvieron a concentrar todos sus esfuerzos en recuperar la gloria deportiva. En 1961, bajo la batuta de Gabriel Ocho Uribe, obtuvieron su sexto título nacional gracias a al buen fútbol mostrado, condición que fue avalada por las 17 jornadas que se mantuvieron invictos en aquella temporada. Su supremacía se hizo notoria con los ocho puntos de ventaja que le sacó a Medellín, su más cercano rival.

Millonarios 1964

Millonarios, campeón de 1964

Foto: ARCHIVO PARTICULAR


Para el año siguiente, la costumbre de ganar con autoridad se mantuvo y afrontó una temporada magnífica, con una aceptable participación internacional y con un torneo local que dominó de principio a fin. Su contundente ataque hizo a Millonarios uno de los equipos más goleadores y ofreció altos marcadores en varios de los duelos que disputó. La séptima estrella se unió a su escudo sin discusión alguna y apoyado al intenso y serio trabajo del profesor Ochoa Uribe.

En el año de 1963, los albiazules no la tuvieron tan fácil para alzar un nuevo título, ya que tuvo que afrontar un apretado duelo con Santa Fe por aquella estrella. Al final, tan sólo dos unidades marcaron la diferencia y le dieron una nueva satisfacción a Millonarios, la octava era una realidad y su dominio se consolidaba cada vez más. En aquella temporada fue un equipo combativo en el ámbito internacional y su figuración en la Copa Libertadores ya era una costumbre en el evento continental.

Con la llegada de 1964, los bogotanos se encontraron con un sorprendente Cúcuta que le dio batalla en dicho campeonato, tan sólo un punto alcanzó para hacerse con la novena estrella en su historia. Ante la corta estadía del técnico brasileño Joao Avelino, llegó Efraín ‘Caimán’ Sánchez y cumplió el objetivo de verlo en lo más alto. También es recordado su cuarto lugar en aquella Copa Libertadores, Independiente de Avellaneda, campeón en aquella versión, eliminó a Millonarios en la semifinal.

Años 70: las estrellas se hicieron más esquivas

Tuvieron que pasar ocho años para que los azules volvieran a figurar en lo más alto del balompié nacional, el resurgimiento de Santa Fe y de otros equipos del país, cortaron la racha victoriosa de Millonarios. El regreso del profesor Gabriel Ochoa Uribe significa la obtención de su décima estrella en un campeonato que se dividió en dos. Al ser el líder del Torneo apertura, pudo jugar un triangular final en donde superó a Deportivo Cali y Junior.

También tuvo grandes participaciones en la Copa Libertadores, su experiencia en este evento internacional lo llevaron a ubicarse en las rondas finales, pero sus intentos de llegar a la gran final eran fallidos y la ilusión por el primer logro fuera del país se seguía aplazando. Pero en esta década, Millonarios se convirtió en el primer equipo en ganar en territorio argentino, como uno de los logros más importantes del balompié colombiano.

En el año de 1978, el equipo ‘embajador’ dejó ver gran regularidad en la temporada y se mantuvo entre los puestos de arriba a lo largo del año. Bajo la dirección técnica del argentino Pedro Dellacha el equipo dio muestras de buen fútbol y contó con la jerarquía para alcanzar su undécimo título. Un cuadrangular final contra Sata Fe, Nacional y Cali fue la ratificación de una campaña que demoraría años en repetirse.

Años 80: el azul rescató dos títulos ante la supremacía de América

El fútbol colombiano presentaba un panorama diferente para los años 80, la influencia del narcotráfico tuvo consecuencias en el desarrollo del campeonato local, que vio como América de Cali se convirtió en uno de los clubes más ganadores y con una racha de 5 temporadas como campeón. Dicha situación desplazó un poco a Millonarios de lo más alto y le tocó esperar hasta finales de la década para volver a decir campeón por duodécima vez.

En 1987, logró conformar un plantel con grandes nombres, varios jugadores del fútbol internacional se vistieron de azul y consolidaron un equipo que dio muestras de buen fútbol y autoridad. Bajo la batuta de Luis Augusto García y con nombres como Arnoldo Iguarán, Mario Vanemerak, óscar Juárez, Eduardo Pimentel, entre otros; cortaron la negativa racha de nueve años sin ganar, alcanzaron un invicto de 22 jornadas y lograron superar en las finales a un América que no quería soltar su seguidilla de títulos.

Luego, un año más tarde, Millonarios mantuvo en gran nivel mostrado en la temporada anterior y alcanzaron una gran campaña que los mantuvo siempre en los puestos de vanguardia. Con el ‘Chiqui’ García lograron la consolidación de un plantel competitivo y la incorporación de nombres importantes como Carlos ‘Gambeta’ Estada, Carlos Rendón, Alberto Gamero, Rubén Darío Hernández, entre otros; conjunto que tuvo un mano a mano con Atlético Nacional por la obtención de dicho título y que tan sólo pudo ser resuelta por la diferencia de goles que favoreció a los ‘embajadores’ en el octogonal final de aquel 1988.

Con la llegada de un nuevo siglo volvieron las celebraciones

La década de los años 90 fue una de las más oscuras para Millonarios, la ausencia de título y varios problemas económicos lo pusieron en una situación complicada y lejos de la lucha por las estrellas. Se rescata el subcampeonato en 1996 y algunas participaciones en Cola Libertadores y Copa Conmebol que no tuvieron mayor resonancia.

Para la llegada del siglo XXI, Millonarios no lograba superar la difícil situación económica y deportiva que lo aquejaba, a tal punto que hubo un par de temporadas que lo tuvieron peleando en los puestos de descenso, como ocurrió en 2005, 2006 y 2011. Aunque para la primera década hay poco para rescatar, no se puede olvidar el título de Copa Merconerte alcanzado en 2001, tras vencer a Emelec, de Ecuador, y significar el primer trofeo internacional alzado por el club. Deuda pendiente, pero saldada, para un equipo con tanta historia.

Pero en medio de tanta incertidumbre, Millonarios logró uno de las campañas más recordada a nivel internacional y que representó un respiro para una hinchada que ya extrañaba mayores alegrías. La Copa Suramericana de 2007 le permitió al conjunto bogotano llegar a la ronda de las semifinales tras eliminar al poderoso Sao Paulo en Brasil.

Pero la llegada de la segunda década del nuevo siglo, representó el auge y la recuperación de Millonarios. Con un panorama económico e institucional más alentador, los albiazules empezaron a conformar planteles para mantenerse en la lucha por los títulos en juego. Así como sucedió con la Copa Colombia en 2011, con la victoria sobre Boyacá Chicó, le dieron fin a una sequía de 10 años sin celebrar en lo más alto.

Claro que ese año también tuvo su mal momento para la historia y la reputación del club. Millonarios fue invitado a disputar un juego de carácter amistoso contra Real Madrid por el Trofeo Santiago Bernabéu. Pero dicha oportunidad de jugar en una de las canchas más importantes del mundo terminó en vergüenza, ya que los azules recibieron una dolorosa derrota por ocho goles en contra.

Pero la reivindicación histórica llegó en 2012, la obtención de una nueva estrella era un anhelo de toda su afición y ponerle fin a 24 años de frustraciones. Recuperar el puesto como el más ganador era una deuda pendiente con la historia y que fue ratificada con la estrella catorce lograda en el Torneo Finalización de 2012, una gran actuación del portero Luis Delgado en la tanda de los penales en la final contra Medellín provocó el desahogo de una hinchada que extrañaba volver a festejar en estas dimensiones.

En esta ocasión no fue tan larga la espera para sumar una nueva estrella en su escudo, el segundo semestre de 2017, y de la mano del profesor Miguel Ángel Russo, Millonarios sumó el título 15 a sus vitrinas y extendió esa lucha mano a mano con Atlético Nacional por dicha supremacía. Dicha final contra Santa Fe fue especial porque significó el primer clásico capitalino en estas instancias y que terminó a favor de los ‘embajadores’ tras un emocionante duelo de cierre.

Y el más reciente logro alcanzado por el club fue el título de la Superliga en 2018, encuentro que reunió a los dos últimos campeones de la temporada anterior. Duelo que favoreció a los bogotanos tras una gran demostración de fútbol en la ciudad de Medellín y que le permitió ganar el pulso entre las dos instituciones más ganadoras el país y que expresan la mayor rivalidad en el ámbito del fútbol.

COMENTAR
GUARDAR