‘Yo crecí entre Independiente Medellín y Nacional’: Mauricio Molina

El ex jugador antioqueño recordó su infancia como hincha poderoso y recogebolas verdolaga.

Mauricio Molina con la Selección Colombia en la Copa América de 2001. ETCE

Mauricio Molina con la Selección Colombia en la Copa América de 2001. ETCE

Foto:

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de mayo 2020 , 08:40 a. m.

Con 40 años recién cumplidos, Mauricio Molina fue uno de los grandes jugadores del fútbol colombiano, sus comienzos en Envigado, su paso que no pudo concretarse al Atlético Nacional y su consolidación como ídolo del Deportivo Independiente Medellín, hacen que sea un ícono a la hora de hablar del fútbol antioqueño. En diálogo con el periodista Juan Felipe Cadavid, contó esa época de infancia, donde se recorría media ciudad para ver al rojo y cómo fue testigo del título verdolaga de 1991, siguiendo de cerca las jugadas de René Higuita, Andrés Escobar, Víctor Aristizábal, entre otros.

“Mi historia de la niñez es algo que no cambia, yo crecí entre Nacional y Medellín. Mi abuelo, mi papá y mis tíos eran del Medellín, siempre iba al estadio a verlo jugar, nos atravesábamos desde Bello (norte del Valle de Aburrá) hasta el Atanasio. Fui muy feliz en esas tardes, con las banderas rojas”, detalló Molina.

En cuanto a su pasado verde como recogebolas, llegó en 1990, cuando ‘Mao’ tenía 10 años. “Mi papá trabajaba en la Contraloría General de la República y una de las personas que trabajaba allá, era el jefe de los recogebolas de Nacional. Mi papá le dice al señor que si me podía meter como recogebolas de Nacional para estar cerca de los jugadores, porque mi sueño siempre fue ser futbolista. Allí estuve en el 90 y el título de 1991 como recogebolas del equipo. Me tocó ver el gol del ‘Bendito’ (Luis Alfonso) Fajardo contra el América”, comentó.

Además, “cuando ya crecí y estaba en el Envigado, lo único que quería era jugar en alguno de esos dos equipos que representaban mi ciudad. Nacional fue el primero que mostró interés, pero al final se cayó la operación por una lesión que tuve y luego pasé al Medellín, donde todos conocen la historia”, indicó.

Mauricio cree que el fútbol antes se gozaba mucho más, las rivalidades solo estaban en la cancha y en las tribunas había un ambiente de camaradería. “Antes el fútbol se compartía en el estadio con hinchas de varios equipos, no había divisiones, era otro tipo de afición. No teníamos esa influencia de Argentina que nos sesgó tanto y le hizo mucho daño al fútbol, volviéndolo violento”, señaló.

De rojo, de verde, naranja o tricolor, ‘Mao’ fue un jugador que derrochó talento y maravilló al público con sus pases, gambetas y goles. Reconoce que no se encasilló en cuanto a la posición, si era un enganche o un media punta y sorprende cada vez que le dicen ídolo. “Nunca supe si fui volante ‘10’ o más adelantado. En Club Sajo, en la Selección Antioquia, Selección Colombia y en Envigado me dieron el número 10. Pero a medida que fui creciendo me volví más media punta, me gustaba encarar mucho más y llegar al arco rival”, remarcó.

“Ser ídolo es una sensación increíble, me llevan a esos momentos de mi infancia cuando iba a ver a mi equipo. Lo que me transmitió mi papá, mi abuelo que se murió sin ver a su equipo campeón. Luego verme metido en el equipo, siendo campeón, cambiando la historia fue algo inimaginable. Ahora que me retiré y sigo siendo recordado, para mí tiene un valor inmenso”, concluyó.

Juan Camilo Álvarez Serrano
Corresponsal FUTBOLRED
Medellín
En twitter: @juanchoserran8

Síguenos en nuestras redes
Comentar
Guardar

Recomendados

  • Liga BetPlay
  • Selección Colombia
  • Fútbol Femenino
boton left
boton right