Nacional al tablero: así fue la actuación de los jugadores verdolagas

Nacional al tablero: así fue la actuación de los jugadores verdolagas

La rápida salida de Autuori, más allá del técnico, también expuso los rendimientos individuales.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nacional

El equipo, en general, tuvo un pésimo semestre. 

Foto: Jaiver Nieto/CEET

25 de mayo 2019 , 09:14 a.m.

Nacional sufrió una nueva derrota internacional, una de las más duras en los últimos años y, tal vez, en su historia. Sin embargo, más allá del mal planteamiento y de los errores del entrenador, Paulo Autuori, quien tras el partido abandonó su cargo, el rendimiento de los jugadores verdolagas, durante todo el semestre, no ha sido bueno, impidiendo un mejor funcionamiento desde lo colectivo y dejando el planteamiento táctico expuesto y con pocas soluciones por aplicar.

Con base en ello, analizamos línea por línea y, casi, jugador por jugador, el funcionamiento de los diferentes futbolistas que han compuesto el equipo durante el ciclo de Paulo Autuori, que duró poco y quien no le encontró la vuelta a un club en el que urge saber qué es lo que sucede.

Arquero

José Fernando Cuadrado fue uno de los futbolistas de más minutos en Atlético Nacional. Titular indiscutido, el ex Once Caldas no logró consolidarse y algunos fallos le costaron puntos importantes al equipo.

Entregado, sufriendo cuando recibía goles y, en muchos casos, sacrificado, Cuadrado también tuvo errores que ponían en duda su capacidad, manejó mal las salidas del equipo y por intentar salir jugando cometió errores que lo dejaron mal parado. Su semestre ha estado lleno de irregularidad.

Defensa

La defensa verdolaga no varió mucho a lo largo del semestre. Irregular, como todo el equipo, los defensores verdolagas no pudieron hacer mucho para evitar los goles, sin embargo, tampoco brindaron completa seguridad en un equipo que intentó salir jugando por el piso cada balón y que necesitaba poder defensivo para imponerse en la cancha.

Nicolás Hernández: mostró capacidad cuando se lo necesitó y supo quedarse con un lugar, pero su falta de experiencia y la necesidad de un jugador con experiencia, terminaron dejándolo “mal parado” en momentos en que Daniel Bocanegra y Alexis Henríquez fallaron.

Daniel Bocanegra: tuvo que jugar en una posición a la que no está del todo acostumbrado, pues naturalmente es lateral. Cumplió pero se le notaron algunas falencias en su lugar.

Alexis Henríquez: jugó poco a causa de su lesión, no arrancó ni terminaría el semestre con un lugar en el equipo. Se esperaba con anhelo su llegada pues hubo partidos en que su liderazgo hizo falta, sin embargo, cuando ingresó demostró falta de ritmo, le pesaron los meses que estuvo afuera y no aportó demasiado en su lugar. 

Deiver Machado: aportó más en ataque que en defensa, pero su rendimiento no fue óptimo. Muchas veces quedó jugado y su banda desprotegida, le faltó mayor precisión para aportar más en ataque.

Helibelton Palacios: otro que sufrió para jugar en ambos lados de la cancha. Cuando atacaba, muchas veces no volvía. Sus apariciones en ataque no fueron definitivas y no ha logrado volver a ese altísimo rendimiento por el que llegó al equipo.

Gilberto García:
tuvo pocos minutos y su peor partido lo jugó contra Fluminense, no marcó, no jugó y no apareció en todo el partido.

Cuesta, Mafla, Caicedo y Reyes, jugaron muy pocos minutos y aún son muy jóvenes para ser analizados dentro del rendimiento general.

Volantes

El mediocampo verdolaga fue otra zona llena de baches, un lugar donde el equipo no encontró respuestas de ninguno de los jugadores desde la parte creativa. Ninguno, ni experimentados, ni nuevos, fue constante para mostrar un gran nivel y aunque la presencia de Sebastián Gómez invita a pensar en el futuro, siendo uno de los mejores del equipo, el juvenil cayó en el bache de todos sus compañeros.

Sebastián Gómez:
como lo mencionamos, tal vez el de mejor rendimiento individual y el más importante de los jugadores que potenció Autuori. Marcó, creó cuando fue necesario y pese a caer en un bache al final de la campaña, como sucedió con el resto del equipo, no deja de ser significativo lo que hizo.

Brayan Rovira:
otro destacado, pero así como Gómez, más importante al momento de destruir que de construir. Otra buena elección del DT brasilero, formó una dupla que estuvo entre lo más sobresaliente del semestre.

Juan Pablo Ramírez: un jugador que la hinchada todavía espera, sufrió las críticas del entorno verdolaga y esto le pesó. Se pidió que le dieran espacio, que aún tiene mucho para mostrar, sin embargo, cuando tuvo posibilidades de exponer esa capacidad técnica por la que siempre se ha destacado, no marcó la diferencia, pasó como uno del montón y Nacional sigue esperando que dé el salto de calidad. Pese a sus 21 años, tiene un amplio recorrido en primera división.

Pablo Ceppelini: uno de los que más desequilibrantes y el de la pausa para darle ritmo al partido. Sus pases fueron clave cuando aparecieron, pero no siempre estuvieron cuando se necesitaron. Con lo justo tuvo para destacarse, pero le faltó aparecer mucho más, mostrarse para manejar los hilos de cada encuentro y un poco más de físico para dar una mano en algunos casos.

Aldo Leao Ramírez: experimentado como pocos en el plantel y poseedor de un gran fútbol, este no fue el semestre del futbolista. Cuando apareció demostró tener capacidad para cumplir con su rol como eje central, pero esto no fue en más de 2 o 3 partidos. Su continuidad es todo un enigma.

Jeison Steven Lucumí: otro con cualidades técnicas para marcar un diferencial frente al resto, pero que, entre lesiones y pasividad, no pudo demostrar el gran talento que tiene. Errático, tomando malas decisiones y poco influyente en lo ofensivo.

Yerson Candelo: las expectativas con su llegada eran mucho más altas de lo que realmente demostró, le pesó la necesidad del equipo y su rendimiento cayó tan pronto como empezaron las falencias generales.

Al igual que en la defensa, Autuori impulsó a los jugadores juveniles y algunos de ellos como Moya, Góez, Yabur, Rivera y Sarmiento, empezaron a mostrar que pueden ser alternativas. 

Delanteros

Omar Duarte: ante la falta de un ‘9’ definido, parecía ser una buena alternativa en la ausencia de Hernán Barcos, sin embargo, su fallo frente a Libertad en Copa Libertadores le costó caro y terminó por ser uno de los ‘borrados’ para Suramericana.

Hernán Barcos: otro de los que se destacó con el equipo antioqueño. Peleó hasta donde pudo, no siempre con el mejor rendimiento pero sí mucha entrega. Sus goles fueron importantes y demostró siempre ser un motivador. Su físico no dio para mucho más y en vista de que no le llegaba la pelota, se vio expuesto en varias ocasiones. Sufrió con las lesiones pero apareció en algunos momentos clave.

Vladimir Hernández:
su llegada desde atrás fue tan importante en algunos partidos, como intrascendente en tantos otros. Con su velocidad no alcanzó para imponer el diferencial que un jugador de su recorrido debía aportar.

Aunque probó con varios jóvenes, la apuesta no le funcionó a Autuori en el ataque. 

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

atletico nacional