Atlético Huila: un club que cumplió los requisitos para descender

Atlético Huila: un club que cumplió los requisitos para descender

Problemas económicos y mal fútbol fueron los causantes para que los ‘opitas’ descendieran.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Huila

Huila jugará en la segunda categoría en el 2020.

Foto: Twitter: @AtleticoHuilaof

21 de diciembre 2019 , 10:26 a.m.

Luego de 23 años de su último y único descenso en la historia, Atlético Huila regresa al fútbol de ascenso tras realizar una de sus peores campañas. Un plantel poco competitivo, escasa inversión económica por parte de la junta directiva, poca oportunidad a los jugadores de la cantera y un estadio sin terminar sus obras de reconstrucción, debido a algunos problemas judiciales, llevaron al plantel ‘opita’ a ceder su cupo en la máxima categoría del balompié nacional.

Números de un equipo que nunca encontró el rumbo:

Terminar en el último lugar de la reclasificación da claras muestras de lo floja que fue la campaña de los huilenses en la temporada que acaba de concluir. Fueron pocas las fechas en las cuales logró resultados positivos y escasos los minutos en donde mostraron alguna evolución en su fútbol. Por lo visto a lo largo del año, era la ‘crónica de una muerte anunciada’.

El equipo de Neiva terminó en la posición 20 de la reclasificación total del año, con un total de 35 puntos, cifra que se debió a sus 17 derrotas, 17 empates y tan sólo 6 victorias. Dichos resultados, le permitieron alcanzar un pobre 21% de rendimiento. 

Lo que mal empieza, mal termina. Pocas fueron las diferencias numéricas entre la Liga - I y la Liga - II, los ‘opitas’ casi siempre se mantuvieron en los últimos puestos de la tabla. Para el primer semestre, logró sumar 19 unidades, todo debido a sus 9 caídas, 7 empates y 4 victorias. Para la Liga - II poco cambió el panorama, pues en 20 jornadas, alcanzó 8 derrotas, 10 empates y tan sólo 2 triunfos.

Atlético Huila fue el peor local de la temporada a lo largo de la temporada 2019, un aspecto que lo condenó al descenso. De los 20 partidos que disputó en un abandonado estadio Plazas Alcid, los ‘opitas’ tan sólo celebraron en cuatro ocasiones, un promedio muy bajo para un equipo que buscaba la salvación. 

La ‘empatitis’ fue otro de los síntomas que padeció el conjunto ‘opita’ a lo largo de su presencia en la Liga. Con un total de 17 encuentros sumando de a un punto, registro que poco le alcanzó para continuar en la máxima categoría. Fueron 9 los empates en casa y otros 8 cuando visitó otros estadios.

Con Jaguares de Córdoba, los de Neiva tuvieron la peor delantera de la temporada. Sus 32 goles, en 40 encuentros en acción, evidenciaron la falta de contundencia y alternativas para lograr obtener más puntos. 

En una campaña en donde no se lograron muchos triunfos, las malas rachas se hicieron bastante continuas dentro de la Liga. Pero, la más extensa, ocurrió en el segundo semestre, ya que allí alcanzó la cifra de 12 jornadas sin celebrar. Aquella sorpresiva victoria contra América (1 - 0), en el Pascual Guerrero, cortó esa racha.

Fortalezas:

En medio de una campaña tan deficiente, es difícil rescatar virtudes y fortalezas. Atlético Huila encontró en su defensa la zona m[as ordenada y competitiva, ya que fueron varios los partidos en donde sacó su valla sin goles. 

La junta directiva les apostó a hombres con experiencia y que tuvieron un pasado positivo con la institución. Es el caso de Hernán Echalar, Geovanni Banguera y Ómar Duarte, quienes en un principio lograron marcar la diferencia, pero con el pasar de las fechas, se dejaron contagiar del fútbol confuso que practicó el equipo.

El club les apostó a técnicos con experiencia para intentar enderezar el camino. Nombres como Jorge Bernal y Luis Fernando Herrera aceptaron el reto de devolverle el fútbol a un equipo con un plantel limitado, pero las deficiencias deportivas y administrativas evitaron que ellos tuvieran un mejor paso por el conjunto ‘opita’. 

Debilidades:

La crisis económica y la falta de gestión de la junta directiva evitaron que Atlético Huila se presentara en la Liga con un plantel más competitivo. Pocos nombres de peso y ausencia de los jóvenes de la cantera, aspecto que conllevó a que el equipo sufriera a lo largo de la temporada con el tema del descenso.

Su delantera fue una de las líneas más débiles, con pocas alternativas en el ataque y sin un jugador que marcara la diferencia a la hora de hacerse presente con los goles. Un aspecto que lo llevó a ser el penúltimo equipo en el número de celebraciones.

La falta de un estadio adecuado dio muchas ventajas, ya que se vio limitado en el tema económico por la poca afluencia de público y porque no contó con las garantías necesarias para que el plantel entrenara de manera adecuada. Los problemas judiciales que atraviesa el estadio Plazas Alcid, fueron el detonante de una crisis que se hizo insostenible en la temporada que acabó de terminar. 

La figura - Geovanni Banguera:

A pesar de los pocos resultados positivos conseguidos por el equipo, el joven portero de 24 años marcó la diferencia en un plantel limitado y carente de alternativas. Su experiencia le permitió al equipo hacerse fuerte en defensa y varias de sus actuaciones fueron clave para que los ‘opitas’ lograran sumar varios puntos fuera de casa. Un jugador que tiene futuro y puede ser un negocio positivo para la institución.

La revelación - Andrés Amaya:

De los pocos jugadores jóvenes que han dado frutos de la cantera de Atlético Huila. Con tan sólo 18 años, este volante mostró que tiene pergaminos para crecer en el fútbol colombiano y demostró regularidad a lo largo de la Liga. Su madurez, su carácter y su buena condición técnica aportaron en un equipo con pocas ideas en su fútbol, además le permitieron robarse la atención de algunos clubes que lo ven como una ficha a tener en cuenta en el futuro. 

La decepción - Ómar Duarte:

Se esperaba mucho más de un delantero que marcó la diferencia en su primer ciclo con el conjunto ‘opita’, tan positivo fue su rendimiento, que Atlético Nacional lo contrató por un par de temporadas. Su experiencia y recorrido generaron muchas expectativas en su retorno a la ciudad de Neiva, pero estas nunca llegaron y tan sólo un gol en la Liga, fue la prueba que confirmó que el joven delantero no anduvo fino a lo largo del presente año.

El entrenador:

Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera estuvo al frente al Huila desde el inicio de la temporada, hizo un primer semestre modesto y, en la segunda parte del año, no logró los resultados deseados por la junta directiva, que tomó la decisión de despedirlo de manera sorpresiva para jugadores y la afición. Luego, tras un paso fugaz de Dayron Pérez, como técnico interino, llegó el reconocido Jorge Luis Bernal, quien fortaleció al plantel desde lo defensivo, pero que no logró encontrar ese equilibrio que permitiera salvar al club de un descenso que venía construyendo hace ya un par de temporadas anteriores.

Cesar Dussan
Corresponsal FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR