Los árbitros: las víctimas silenciosas en la crisis que vive el FPC

Los árbitros: las víctimas silenciosas en la crisis que vive el FPC

La Dimayor y la Federación solo han pensado en la economía de clubes y jugadores. ¿Y los jueces?

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Carlos Mario Herrera

Carlos Mario Herrera, uno de los árbitros colombianos.

Foto: Archivo

01 de abril 2020 , 06:04 a.m.

La crisis del fútbol colombiano es una realidad. La aparición del coronavirus la acrecentó y prendió las alarmas, pues la Liga y todos los torneos, profesionales y aficionados, se suspendieron para evitar la propagación del covid-19. Y sin competencia, los clubes ya viven un drama porque no tienen ingresos para pagarles a los futbolistas y trabajadores administrativos.

Es así que la Dimayor decidió pedirle al gobierno de Iván Duque una ayuda, para que el FPC sea beneficiado con créditos que ayuden a mitigar el déficit que ya generan los equipos.

Sin embargo, tanto a la Dimayor, como a la Federación y a la Comisión Arbitral, se les olvidó un pequeño detalle: los árbitros. Esa es la queja y el SOS que quiere hacer el exárbitro, y ahora analista arbitral y comentarista, José Borda.

Borda se mostró indignado en charla con FUTBOLRED. “Se han olvidado de los árbitros. Ya no hay ni quienes los madreen, ya no salen criticados por los errores, por arte de magia desaparecieron de la picota pública y pasaron a un quinto plano. Ahora los jueces están marginados por todos, lo más triste es que sea por las autoridades de nuestro balompié, que no tienen en cuenta que los árbitros son también seres humanos, con familia y responsabilidades”, aseguró el exárbitro.

Los dirigentes de la Federación Dimayor, su Comisión de Árbitros y los mismos directivos de los clubes, quienes después de cada jornada descalifican su trabajo, se han hecho los de la vista gorda y no les brindaron un plan de mitigación a los trabajadores del silbato; los dejaron a la deriva, como lo han hecho a los largo de los años”, continuó Borda.

Y es que los árbitros en Colombia son prestadores de servicios, así que les pagan por partido dirigido. “Son trabajadores independientes, mejor dicho. Ahora, con esta crisis que ha causado el coronavirus, están realizando esfuerzos enormes para mantener la situación en casa pues no tienen de dónde echar mano. Además ellos pagan de su propia plata su seguridad social mensualmente y deben enviarles regularmente todos los exámenes (oftalmológicos, médicos) correspondientes a la Comisión para poder arbitrar”.

Aunque algunos árbitros tienen un trabajo alterno, que les sirve para mitigar la falta de dinero, “el 80 por ciento del gremio, en las categorías A y B, dependen exclusivamente de lo que les pagan por pitar los partidos. Un árbitro para mantenerse activo y seguir carrera debe entrenar todos los días dos veces, repasar las reglas, asistir a clases, viajar a otras ciudades ¿Qué empresa podría contratar un trabajador con tan poco tiempo libre?”, comentó el analista bogotano.

José Borda lamentó que en la Federación, tan cercana a la Fifa y a su presidente Gianni Infantino, se hayan olvidado de que los árbitros forman parte del engranaje del fútbol. “Hasta hoy no se conoce algún plan de ayuda que contemple la Federación, la Dimayor o la Comisión Arbitral para sus árbitros, no dicen nada al respecto y los jueces siguen en la incertidumbre de no tener como solventar esta situación, lo que significa que están solos y no se sabe hasta cuándo”, advirtió.

“Ojalá este parón del fútbol en Colombia sirva para que de manera definitiva los árbitros se organicen y creen una institución que los agremie y hagan valer sus derechos, pues en la actualidad los dirigentes barren el piso con ellos y ni siquiera en estas calamidades los recuerdan ¡Ya es hora que hagan algo por el gremio arbitral colombiano!”, dijo Borda.

COMENTAR
GUARDAR