‘No tengo afán de irme de Nacional, estoy en mi casa’: Daniel Muñoz

‘No tengo afán de irme de Nacional, estoy en mi casa’: Daniel Muñoz

El capitán verdolaga trabaja todos los días para seguir cumpliendo sueños y forjando anhelos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Daniel Muñoz Atlético Nacional

Daniel Muñoz, capitán del Atlético Nacional.

Foto: TOMADA DE TWITTER @NACIONALOFICIAL

28 de abril 2020 , 08:33 a.m.

Uno de los jugadores más queridos por la afición de Atlético Nacional en la actualidad es Daniel Muñoz, el lateral derecho que puede jugar como central, volante o hasta delantero, está viviendo el ‘sueño del pibe’ jugando en el equipo del cual es hincha. Además, es el capitán y tiene el número ‘2’ en su espalda, dos valores agregados que lo motivan cada día para seguir mejorando. En diálogo con Felipe Muñoz a través de Instagram, Daniel recordó estos meses que lleva compitiendo con el equipo verdolaga y el anhelo de ser campeón.

“Todo lo hago con amor y por eso van fluyendo las cosas, aunque a veces hay baches, nunca deben faltar las ganas de hacer lo mejor. Cuando uno tiene esas ganas, esa disposición de llegar a la Sede a trabajar y decirle a los ‘profes’ ¿qué hay para hacer? Hay que aprender, competir, en otros equipos no hay la estructura que tiene Nacional. Acá es donde me tengo que volver un mejor atleta, aumentar mi masa muscular, aprovechar cada máquina que hay en el Centro de Alto Rendimiento. Para mí, Alexis (Henríquez) fue un gran espejo que entrenaba antes, durante y después”, resaltó Muñoz.

En cuanto al trabajo táctico y de funcionamiento en la cancha, Muñoz detalló que “con el ‘profe’ (Juan Carlos Osorio) uno trabaja la pelota. La idea del juego hay que dejársela al técnico, él es el que te da los conocimientos y en la parte atlética depende de uno. Todos los días busco estar en la mejor forma física posible, aprender los conceptos y dar lo mejor de mí en la cancha”.

Su llegada al profesionalismo se dio a partir de una conquista verdolaga. Aquel 27 de julio de 2016, cuando Nacional buscaba su segunda Copa Libertadores, a Daniel le llegó la noticia que lo iban a tomar a prueba en Águilas Doradas de Rionegro. Fue una mezcla de sensaciones positivas, aunque la fiesta del título continental debía esperar. “Era una gran oportunidad y se me cambiaron los planes, vi el partido y luego me fui a dormir, escuché la pólvora hasta que me dormí. Al otro día me levanté temprano y fui a Rionegro a hacerme la prueba, me fue muy bien”, señaló.

Y luego de consolidarse con el equipo del oriente antioqueño, llegó el momento de pasar a Nacional. “Cuando me avisaron, no lo podía creer. Ese día me fui en metro hasta la sede de Itagüí (sur del Valle de Aburrá). Fui, firmé el contrato y cuando regresé a mi casa, también en metro, la gente se me quedaba mirando, ya habían subido en redes sociales la firma de mi contrato y la gente no creía que era yo quien viajaba en el metro, además me tocó irme parado hasta Niquía (norte del Valle de Aburrá)”.

Los sueños fueron llegando y llegó el momento de asumir la capitanía y el número 2. Ese que había dejado su compañero, amigo e ídolo personal, Daniel Bocanegra. “Nadie quería que (Daniel) Bocanegra se fuera del equipo, además de ser un gran amigo, le aprendí mucho. Él tenía más sueños y aspiraciones en su carrera. Antes de viajar a la Florida Cup, le dije al utilero si podía jugar con el número 2. Cuando comenzaron los entrenamientos en Orlando, comencé a jugar con ese número, sabía lo importante que es para la historia del equipo portar la camiseta ‘2’, lo han lucido jugadores que dejaron huella en Nacional y tenía que dar mucho más. Es un legado muy lindo y significativo”.

Además, “mis sueños se están cumpliendo poco a poco. No tengo afán de irme de Nacional, es mi casa, estoy con mi gente, muy cómodo. Ya hay situaciones externas que puedan suceder y que se me salen de las manos, pero yo busco consolidarme, irme por la puerta grande y luego irme a otro equipo grande, ojalá de Europa”, precisó.

De metas claras y firmes convicciones, en poco menos de cuatro años saltó del anonimato a la fama. Con los pies en la tierra y centrado en sortear cada obstáculo, Daniel busca entrar en la historia verdolaga. “Siempre lo he visualizado, quería llegar a Nacional para ser campeón, cuando eso pase, será uno de los días más felices de mi vida. Siendo hincha, luego poder jugar en el equipo de mis amores y levantar una Copa, sería el combo completo. Tengo más metas trazadas, como jugar en la Selección Colombia, es un anhelo muy grande y aunque he sido preseleccionado, siempre pasa algo, pero creo que en algún momento se dará”, señaló.

Juan Camilo Álvarez Serrano
Corresponsal FUTBOLRED
Medellín
En twitter: @juanchoserran8

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

atletico nacional