Cinco claves por las que Junior no pudo ganar la primera final de Copa

Cinco claves por las que Junior no pudo ganar la primera final de Copa

La ausencia de su líder en ataque y los nervios de una final inédita, pesaron contra Paranaense.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Junior vs Atlético Paranaense

El tiburón no pudo sacar ventaja jugando la primera final en su casa.

Foto: EFE

06 de diciembre 2018 , 07:03 a.m.

Atlético Junior empató este miércoles 1-1 con Atlético Paranaense, en el partido de ida de la final de la Copa Suramericana 2018. El equipo barranquillero no pudo sacar ventaja en el estadio Metropolitano, que contó con 38.094 aficionados, pese a contar con varias posibilidades para quedarse con el triunfo.

Aunque la serie está abierta, y Junior sueña con lograr el título en Brasil el próximo miércoles 12 de diciembre, dejó pasar una oportunidad única para asegurarse parte del título internacional.

Aquí los motivos, las claves por las que Junior no pudo ganar la primera final de Copa:

* La falta de Teófilo Gutiérrez

Era el jugador de más experiencia y jerarquía para este tipo de partidos, pero está pagando una sanción por salir expulsado en la semifinal de vuelta contra Santa Fe. Y en su mejor momento, Teo hizo mucha falta, pues nadie pudo reemplazarlo en cuestión de inteligencia de juego, sociedades y punto de equilibrio en ataque; incluso para luchar con los defensores rivales. Es duda para el juego de vuelta, algo que definirá Conmebol, pero si puede jugar en Brasil seguro hará diferencia, la que no pudo hacer en la ida.

* No pudo romper el cerrojo brasileño

Atlético Paranaense fue un equipo táctico, que jugó en Barranquilla con la intención de llevarse un buen resultado y lo logró en parte gracias a la falta de chispa del local. Si bien Jarlan Barrera y Luis Díaz fueron los diferentes del Junior, no pudieron hacer diferencia como en otras ocasiones. Si bien el tiburón fue más que su rival, no pudo reflejar esa superioridad en el marcador.

* El penalti errado

Son momentos en los que no se permite fallar en una final. Mucho menos en una internacional, en la que se cierra de visitante. Rafael Pérez tuvo la personalidad de pedir el cobro; el defensor pateó con fortaleza y el balón se estrelló en el travesaño. Pudo ser el triunfo y el caprichoso fútbol no lo permitió; ahora esperar que no cueste caro.

* El sector izquierdo no pesó

Otro ausente fue Gabriel Fuentes, lateral izquierdo que también fue expulsado en la semifinal con Santa Fe. Su reemplazo, Germán Gutiérrez, no pudo marcar la diferencia por ese sector. Esta vez no hubo tantas internadas por el costado que venía siendo fortaleza en Junior, ya que Luis Díaz no tuvo ese socio de otros juegos.

* Faltó definir y faltó físico

Junior creó tres opciones de gol y no supo definirlas. Nuevamente se notó la ansiedad y el nerviosismo en una final inédita en la historia del cuadro barranquillero. Pesó esa falta de sangre fría para anotar; además, en los últimos minutos, si bien no renunció en empujar e ir adelante, se vio un equipo descompensado en la parte física, que dejó ver un equipo alargado y con huecos en defensa, que Paranaense no pudo aprovechar.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

Junior

Copa Sudamericana