Análisis de la derrota: Nacional murió abusando del juego exterior

Análisis de la derrota: Nacional murió abusando del juego exterior

Los verdes quedaron eliminados contra Atlético Tucumán con un exceso de centros hacia el área rival.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Nacional eliminado de la Copa Libertadores 2018

Nacional eliminado de la Copa Libertadores 2018.

Foto: REUTERS

29 de agosto 2018 , 09:10 a.m.

Atlético Nacional le ganó 1-0 a Atlético Tucumán en el Atanasio Girardot, pero no fue suficiente (2-1 en el global) y quedó por fuera de la Copa Libertadores. Omar Duarte anotó a los 12 minutos del primer tiempo, pero el local no logró marcar el segundo para forzar los penales.

El conjunto verdolaga buscó siempre llegar por las bandas y mandar el centro para Dayro Moreno y Omar Duarte. La anotación de Duarte fue la mejor expresión de lo que busca Jorge Almirón, combinación por el medio con toques rápidos, un delantero 9 de pivote para sacar a los centrales del área y mandar un centro para los extremos que lleguen por atrás.

En el transcurso del primer tiempo, los locales buscaron abrir las bandas con los laterales, Deiver Machado y Helibelton Palacios, quienes solo buscaron mandar centros (más por arriba que por abajo), sabiendo que los centrales de Tucumán eran de gran estatura, Jonathan Cabral, 188 cm, y Bruno Bianchi, 183 cm.

El equipo antioqueño intentó de media distancia, pero no porque quería, sino por desespero, al no encontrar espacios para lateralizar.

La segunda mitad fue igual y hasta el juego de Nacional se hizo más predecible. Se buscó desbordar constantemente y el primer cambio, que fue Vladimir Hernández por Steven Lucumí, reforzó esta idea. Lucumí solo intentó ir por afuera (lado derecho), para enviar centros al área. No buscó asociación por el medio, ni remates de media distancia. Helibelton se sumó a la misma idea del exjugador del América.

Los locales forzaron sus llegadas al arco rival por el lado derecho y no volvieron a usar la banda izquierda, de Deiver Machado, por el resto del partido. Yerson Candelo entró en el minuto 75 por Aldo Leao Ramírez y le quitó la primera rueda de auxilio de Jorman Campuzano y del juego interior que medio intentó Nacional.

Jorge Almirón forzó a Candelo de interior derecho. Se lo notó incómodo en esa posición y se desperdició su mejor virtud: gambeta y desborde. En el minuto 80, entró Gustavo Torres, otro jugador para desbordar y no para buscar asociación. Sacó al último jugador que intentaba por el medio y unir la líneas de ataque: Gonzalo Castellani.

Los dirigidos por Almirón, sin nadie que llevara la pelota a los delanteros, buscaron los centros y facilitaron el trabajo de los tucumanos, quienes se dedicaron a rechazar balones con la cabeza con mucha facilidad.

La zona defensiva, liderada por Alexis Henríquez y Felipe Aguila,r se saltaba el mediocampo y salía desde el fondo, con pelotazos a las bandas para encontrar el centro.

Se notó el desespero de los jugadores, por solo ejecutar centros y no tener jugadores que cabecearan. Ni siquiera faltando 10 minutos para el final, algún central de Nacional se aproximó al área rival para buscar el cabezazo y aprovechar los centros. El cuadro antioqueño se quedó en la idea base de su técnico y murió con ella. Solo mandar centros al área tras desbordar con extremos y laterales para los delanteros.


Simón Gómez Córdoba
Corresponsal Futbolred
Medellín

COMENTAR
GUARDAR