El oscuro pasado de Roberto Tobar, árbitro de la final de Copa América

El oscuro pasado de Roberto Tobar, árbitro de la final de Copa América

El chileno fue suspendido en 2012 por un caso de corrupción en el arbitraje de su país. 

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Roberto Tobar

Roberto Tobar, árbitro chileno, fue el designado para impartir orden en la final de la Copa América. 

Foto: Archivo

05 de julio 2019 , 06:53 a.m.

Las críticas de los aficionados peruanos y de gran parte de la región por la designación de Roberto Tobar como árbitro encargado de dirigir la final de la Copa América que disputarán Brasil y Perú tiene varios puntos entre los que se destacan tres aspectos clave.

En primer lugar: Tobar es de nacionalidad chilena, lo cual, teniendo en cuenta que Perú fue quien eliminó a los australes de la presente edición de la Copa América, podría interferir en el juicio objetivo del central al momento de tomar decisiones complicadas.

En segundo lugar: Brasil ya jugó bajo la dirección del árbitro, no así Perú, siendo esta una situación que aunque no define nada, sí les da a los brasileros la ventaja de conocerlo, entender mejor su forma de impartir orden dentro del campo de juego y de analizar algunas jugadas que pueden ser dudosas.

El tercer y último punto, resulta el más importante, pues más allá de que ahora Tobar sea un árbitro más, el chileno tuvo un pasado problemático en el que sufrió una sanción de ocho meses luego de un escándalo de corrupción arbitral en el fútbol de su país, pues él y algunos otros jueces conformaron lo que popularmente se conoció como ‘el club del póker’.

¿Qué era el ‘club del póker?

En noviembre de 2012 estalló un escándalo en el fútbol chileno, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP) despidió al director del Comité de Árbitros, Mario Sánchez y suspendió, durante ocho meses, a cuatro árbitros más, entre ellos el mencionado Tobar, quienes se reunían de manera clandestina en un apartamento de Santiago de Chile para jugar cartas, beber alcohol y designar, según lo querían, los árbitros para los partidos de cada fin de semana.

La situación, catalogada como uno de los escándalos de corrupción más graves del fútbol chileno, llevaba dos años presentándose hasta el momento en que fue descubierta y, además de la designación arbitral, le permitía al perdedor de la apuesta del juego de cartas viajar hacia el interior del país para que con los viáticos y la paga recibida durante el viaje, pudiera recuperar una parte de sus pérdidas en las apuesta que realizaban.

El arribo de Pablo Pozo a la dirección del Comité de Árbitros en Chile, obligó a Tobar a cumplir su sanción, tras lo cual el juez ha intentado recuperar esa buena imagen que llegó a tener y que lo convirtió en una de las grandes promesas del fútbol chileno, rótulo que deberá comprobar en uno de los partidos más importantes que ha dirigido hasta la fecha, teniendo en cuenta que fue él quien ofició como juez central en el partido de ida de la Copa Libertadores de 2018 disputado entre Boca Juniors y River Plate.

COMENTAR
GUARDAR