Uruguay, el histórico que busca la Copa de la mano de Tabárez

Uruguay, el histórico que busca la Copa de la mano de Tabárez

La continuidad de su entrenador, su estilo definido y sus experimentados cracs avalan su candidatura

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Uruguay

Uruguay, el equipo con más títulos en Copa América.

Foto: Tomada de Twitter: @Uruguay

13 de junio 2019 , 09:31 p.m.

Los libros de historia del fútbol coinciden en un nombre de origen: Uruguay. El primer campeón del mundo, en 1930, marcó la ruta y se mantuvo siempre ahí, entre los protagonistas, siempre presente, siempre temible.

El equipo del maestro Óscar Washington Tabárez llega a la Copa América de Brasil 2019 como cabeza del grupo C y el rival a batir para los colosos del continente, hartos de verlos dominar la clasificación de ganadores del torneo, con 15 títulos. Sí, Argentina está a solo una corona (dos veces seguidas se le escapó, en 2015 y 2016), pero Brasil está a 7, y de ahí hacia abajo la ventaja no es debatible.

En esta nueva edición, las casas de apuestas confirman lo que cada jugador, cada entrenador, cada hincha presiente: Uruguay es candidato al título antes del pitazo inicial del torneo. Por supuesto, lo consideran también Ecuador, Japón y Chile en el que muchos reconocen como el ‘grupo del muerte’.

El equipo aterrizará en Brasil con una importante cantidad de partidos de preparación, un título en la China Cup que sirvió para marcar récords como el de Diego Godín, el uruguayo con más partidos internacionales (126), o para recordar que Luis Suárez lleva 12 años vestido de azul, apenas uno más Cavani, Lodeiro y Cáceres, todos piezas fundamentales en la actualidad de su selección. Los héroes que llegaron a cuartos de final en Rusia 2018 en pleno.

Hoy, Uruguay espera a esos ídolos y hace votos por la recuperación de Luis Suárez de una lesión de rodilla que lo obligó a pasar por el quirófano. “La Copa América tiene que ver con la historia del fútbol uruguayo, lo sabemos y le damos significación. Hay que hacer las cosas que puedan llevar a ganar, todas las que dependan de nosotros”, explicaba el Maestro. La recuperación de Suárez tomaría seis semanas, pero él podría hacerlo en la mitad. Todo lo posible…

Lo interesante es que, sin estar siquiera cerca de la despedida, esos veteranos serán las banderas de la renovación, que no se hará desde el borrón y cuenta nueva sino desde su liderazgo, sumado a la sabiduría de Tabárez, a sus 72 años de edad y a pesar de sus limitaciones de salud.

¿Cómo puede ser que se construyan el futuro con tanto protagonismo del pasado? Así, tal como se escribió la historia antes y después de Instagram.

Ya en China empezaron a darse los primeros pequeños cambios. Como recuerda el portal de la Fifa, el delantero Maxi Gómez ya contó para el ataque, aunque solo tiene 22 años, justo para suplir al lesionado Suárez. Y el relevo de Cáceres bien puede ser Giovanni González, quien a sus 24 años es una realidad más que una promesa para Peñarol.

Y así crece la lista: Federico Valverde (20 años, Peñarol), Rodrigo Betancur (21 años, Juventus), Nahitan Nández (23 años, Boca Juniors) y otros más se van abriendo paso convocatoria a convocatoria y comparten habitación con las estrellas del Atlético (aunque Godín se haya despedido), del PSG, del Barcelona… de los mejores equipos del mundo para no aterrizar de emergencia en el relevo generacional, para que sea natural, tranquilo.

Lo que no se pierde jamás, porque para eso está como gendarme el Maestro Tabárez, es el orden defensivo, el trabajo denodado en la contención desde los mismísimos hombres de punta, la presión y el sacrificio para sacar el arco en ceros. No se negocia la base, pero se pulen los detalles.

La ‘garra charrúa’, uno de esos términos que no aparecen en los diccionarios pero que cada jugador rival padece en el Centenario y en cualquier cancha del mundo, es un sello, una pequeña marca en el ADN que lleva un país que, con poco más de 3,4 millones de habitantes, es el número 11 en la lista de naciones exportadoras de futbolistas en el mundo, listado que lidera Inglaterra con XX, pero con 52 millones de habitantes más.

La historia la escriben todos estos nuevos chicos desde el día que llegan a la sede de la selección, usando los guayos que les regalan sus ídolos, concentrados como ellos en el mismo espacio físico, siendo recibidos por el propio Tabárez en la puerta del edificio, haciendo parte de la historia de la Celeste desde el día que son convocados.

Recordaba el diario El País que Uruguay es la única nación del mundo con 4 estrellas en su camiseta, pero solo 2 títulos mundiales. Y esos niños que ahora tomarán el testigo en la selección recitan de memoria que eso ocurre porque se suman los títulos olímpicos de 1924 y 1928, que justamente dieron origen al Mundial de fútbol. Lo ganó la potencia que ya era Uruguay en 1930, y repitió título en el inolvidable 1950, en el histórico Maracanazo, contra el todopoderoso Brasil. Se recita para no olvidar que aquel que se viste de celeste adquiere una especie de super poder para lograr gestas.

Nadie les cuenta lo que casi nacen conociendo. Y es así como llegan, ahora como nuevos pupilos de Tabárez, a su estreno en la Copa América de Brasil, escenario ideal para ponerse a prueba ya no como actores de reparto, sino como protagonistas.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

selección Uruguay