Decisiones de Rueda en caída de Colombia contra Brasil: ¿dio ventajas?

Decisiones de Rueda en caída de Colombia contra Brasil: ¿dio ventajas?

Los cambios, el caso Cuadrado y otras decisiones sujetas a discusión.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Reinaldo Rueda Rivera

Reinaldo Rueda.

Foto: EFE

24 de junio 2021 , 05:59 a. m.

Reinaldo Rueda planteaba un equipo con todas las precauciones defensivas ante el recontra favorito al título de la Copa América, pero conservando sus opciones de ataque: Muñoz con su salida, Díaz con su pegada, Zapata con su potencia y Borré con su movilidad. Y claro, Cuadrado, que está en ambas fases, que aún agotado, como se vio contra Perú y en buena parte del duelo contra Brasil, echó mano de su amor propio para cumplir.

Fue esa la fórmula que sirvió para firmar un primer tiempo inobjetable: intentar el cero en el arco propio a partir de los propios delanteros y su sacrificio y tratar de sorprender en un contragolpe con buena cantidad de efectivos en campo rival. Ahí estuvo la clave del golazo de Luis Díaz, más allá de su soberbio talento para el tanto: sumar muchos efectivos para que los zagueros de Brasil soltaran al menos a uno y ese hiciera el daño.

El libreto se cumplió a cabalidad, con todos los de azul usando el overol, corriendo unido y defendiendo a una sola voz. Por eso en todo el primer tiempo el super ataque de Brasil no generó ninguna opción de gol.

Pero el segundo tiempo trajo las dudas: ese equipo que tuvo que correr tanto en los primeros minutos acabó agotado y lo entendió tan bien Tite que desde el pitazo del complemento les mandó otro dolor de cabeza a los marcadores: Firmino. Significaba un elemento más para hacer eso que a Colombia le sirvió el arranque: el ataque con muchos hombres de amarillo.

Ahí es donde el foco pasa al técnico Reinaldo Rueda en su reacción, que pareció a apegarse demasiado al libreto, sin tener en cuenta las nuevas contingencias en el campo. ¿Qué pudo hacer mejor?

1. La elección de los titulares

Tres apuestas hizo Rueda: Muñoz en el lateral derecho, Díaz en la segunda línea de cuatro y arriba Borré en vez de Muriel o incluso de Borja, el que venía haciendo los goles. El primero fue una estampilla sobre Richarlison, el segundo marcó el golazo de la Copa y el tercero, aunque no se reportó en el arco, fue un ejemplo de sacrificio y apoyo en la tarea de marca para sus compañeros. Le cumplieron todos. Nada que reprochar.

2. El caso Cuadrado

Era muy obvio contra Perú que el mejor hombre de la nómina estaba exhausto. Y era demasiado riesgo no tenerlo contra un rival como Brasil, la prueba es la hermosa asistencia para el gol de Díaz, con lo cual se entiende que el DT no le haya dado descanso, pensando en que viene una semana de descanso para recuperarlo. Pero ahí se exageró el riesgo: se sabía que tenía tarjeta amarilla, que si veía una más se iba a perder para cuartos de final, ¿por qué no reemplazarlo para el segundo tiempo entonces y apostar a un jugador más fresco? ¿Acaso es irremplazable? No hubo tiempo de nada porque a los 70 minutos vio la segunda tarjeta. Cuéllar pudo ser una alternativa más fresca cuando se sabía que Brasil, con el ingreso de Firmino, se había ido encima.

3. Los cambios

No hay discusión en que había que hacer cambios, que Zapata y Borré habían dejado en la cancha hasta la última gota de sudor, que había que apostar por al menos un atacante para buscar el contragolpe y que había que reforzar la zona medular, donde Barrios estaba un desgaste descomunal. ¿Pero nos e pudo hacer antes de los 64 minutos, sabiendo que había tanto cansancio? El tema es saber si fue ese el papel de Borja y Cuéllar, los reemplazos. El segundo no desentonó, pero el primero no tuvo el peso en marca que sí tuvo el vallecaucano y fue suya la marca de Casemiro que se escapó en el segundo gol. 

Y el otro tema: para el cierre se eligió un central más, que tenía la buena intención de cuidar el empate parcial, Rueda eligió un central más, Óscar Murillo. ¿Resultado? Un montón de gente marcando, metiendo más a Colombia en su propia área, llenando de piernas y de obstáculos el espacio del portero. Así como llenarse de delanteros no significa ser más ofensivo, en este caso la sobre población de defensores no aseguraba más seguridad: el partido se perdió en la última jugada.


SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • SERIE A
  • CHAMPIONS LEAGUE