Depresión, covid-19, la 10 de River y más confesiones de Carrascal

Depresión, covid-19, la 10 de River y más confesiones de Carrascal

El colombiano habló de su actualidad y sus planes en el equipo 'millonario'.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Jorge Carrascal

Foto: Tomada de Twitter: @RiverPlate

02 de marzo 2021 , 04:36 p. m.

Jorge Carrascal agarró la fama por el cuello y aprendió a dominarla. Al menos eso parece ahora, que se le escucha hablar con madurez, con responsabilidad, que parece que ha aprendido las lecciones de la vida.

En una extensa charla con el diario Clarín de Argentina, el colombiano habló de todo, literalmente: de la expulsión en Copa Libertadores que marcó la eliminación de River Plate, de los compatriotas que le han ayudado a ser mejor, del coronavirus covid-19 que sufrió y de la número 10 que le asignaron, un número con historia y con un peso especial.

De aquella tarjeta roja, tan criticada, con mucha razón, el talentoso creativo dijo: "me agarró un bajón. Ahí me deprimí después de ver lo que hice. Me sentí muy triste, muy mal porque no es bueno hacer eso. Me sentí mal y le pedí disculpas al grupo. Pero uno aprende de todo. Cuando uno está adentro del campo siente una adrenalina distinta. Y en ese momento no sé, me enojé mucho, no sé qué me pasó, tal vez la impotencia porque las cosas no nos estaban saliendo bien y nos habían hecho ya dos goles... Hice algo que no debí hacer. Me preguntaba cómo iba a hacer una locura de esas cuando el cuerpo técnico y mis compañeros me habían dado confianza. Hasta el día de hoy que digo, "¿cómo hice eso?". Pero vivo así el fútbol. Y eso que juego con alegría. Pero no sé qué me pasó en ese momento. Estuvo mal".

El DT le ayudó a manejar esa presión: "Hablé con Gallardo, me dio buenos consejos. Me dijo que me hablaba en su rol de entrenador pero que también se ponía en el lugar de jugador porque también le tocó pasar por alguna situación de esas y me dijo que lo importante es que estuviera bien y que de los errores se aprende y ayudan a madurar para que no se vuelvan a cometer más adelante. El grupo me habló también, Leo me dijo: "Loco, tranquilo, pueden pasar estas cosas. El grupo nuestro es como una familia y eso ayuda mucho. Sobre todo, en ese momento en el que estuve triste".

Su revancha fue nada menos que la histórica camiseta número 10: "me cayó de sorpresa. Pero cuando el profe (por Gallardo) me lo dijo, pensé en la historia que tiene la 10 de River. Y yo siento que vengo haciendo bien mi trabajo y si me dieron la 10 es porque el profe confía mucho en mí y porque el equipo me ha ayudado a crecer y a trabajar. Entonces tengo que seguir dando todo para el equipo y seguir aportándole cosas. Estoy feliz por tener la 10", dijo. Aunque la realidad es que no es el más feliz de todos: "mi papá está muy feliz. Siempre me manda las oraciones antes de los partidos y está muy pendiente".

El 'parche' colombiano ha sido clave para adaptarse, según contó Carrascal: "con Juanfer teníamos una buena amistad, con Rafa (Borré) lo mismo, estamos juntos todos los días y nos cagamos de risa. Me ayuda mucho. Y con los otros colombianos con los de Gimnasia, Carbonero es muy amigo mío, jugué en la Selección Sub-20 de Colombia. También de ahí de Gimnasia me llevo bien con (Harrison) Mancilla y con Valoyes y Rafa Pérez, de Talleres".

La posibilidad de que Santos Borré deje el equipo le da mucho pesar: "Lo voy a extrañar mucho. Es una persona muy madura, que ayuda mucho al grupo. Yo lo sigo mucho porque es una de las personas con las que me más me relacioné aquí. Y él me dice siempre: 'Carra, dale para adelante'. Antes de arrancar los partidos siempre nos abrazamos".

Finalmente, Carrascal contó en detalle cómo se recuperó del coronavirus covid-19 y todos los temores que sintió: "la verdad es que me preocupé porque pensé que podía pasarla mal, con dolor de cabeza y fiebre, pero por suerte casi que no tuve síntomas. Perdí el olfato por tres días, pero el gusto no lo perdí. Los primeros días, como no podía hacer nada, estuve con la computadora, hice mucho gaming y miré muchos partidos también para distraerme. Y al cuarto día empecé a entrenar acá en mi casa, a hacer trabajos de fuerza. Después, el médico me dijo que tenía que hacerme los estudios del corazón y ahí estaba asustado porque hubo gente a la que le quedaron secuelas. Pero me dio todo bien y me puso feliz poder volver a entrenarme, el grupo me recibió muy bien. Mi novia se puso la 10 y me ayudó mucho. Iba a comprar las cosas y estuvimos en cuartos separados así no la contagiaba".

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR
  • LIGA DE ESPAñA
  • SELECCIóN COLOMBIA
  • COPA LIBERTADORES