James Rodríguez: la vida de un jugador que llegó a la cima del fútbol

James Rodríguez: la vida de un jugador que llegó a la cima del fútbol

El volante colombiano ha consolidado una carrera llena de éxitos a punta de entrega y sacrificios.

James Rodríguez marcó el gol de Colombia contra Bolivia

James Rodríguez marcó el gol de Colombia contra Bolivia

Foto: Vanexa Romero/ETCE

07 de noviembre 2018 , 06:24 a.m.

Es una de las grandes figuras que ha dado el fútbol colombiano en los últimos años, lidera una nueva generación de jugadores que le ha devuelto el reconocimiento mundial a nuestro balompié. James David Rodríguez Rubio, el hombre del talento en la Selección Colombia y un volante que cuenta con una calidad que ha sido codiciada por los grandes clubes del mundo.

Pero para llegar a la élite del fútbol mundial, así como lo han hecho muchos, tuvo que afrontar un camino lleno de adversidades y dificultades. Nació en la ciudad de Cúcuta el 13 de julio de 1991, épocas en los que su padre, Wilson Rodríguez, jugaba con el club ‘motilón’. Pero un par de años después, el pequeño James y su madre, María del Pilar Rubio, se trasladarían a Ibagué tras un difícil proceso de separación con el progenitor.

En la capital tolimense, Rodríguez Rubio empezaría el camino en el fútbol. A su vida llegó Juan Carlos Restrepo, quien compartió vida con María del Pilar y se encargó de la crianza del joven jugador. La afición de los padres por el deporte, invitaron a James a incursionar en campeonatos infantiles y juveniles que fueron testigos de su naciente talento. Las selecciones Tolima ganaron varios torneos de la categoría con el apoyo un jugador que ya empezaba a llamar la atención.

Uno de esos clubes que robó su atención tras el exitoso paso en un Torneo de Pony Fútbol, en Medellín, fue el Envigado Fútbol Club, institución deportiva que creyó en sus capacidades y lo incorporó a su plantel a la edad de los 14 años. Su llegada al profesionalismo sucedió a temprana edad, su capacidad con el conjunto ‘naranja’ rápidamente le permitió vestir la camiseta de la selección nacional en la categoría sub – 17.

Sus inicios en el balompié argentino:
James Rodríguez en su paso por Banfield, de Argentina.

Foto: Archivo Particular

Sin disputar muchas temporadas en el fútbol colombiano, James Rodríguez fue contratado por el Club Atlético Banfield en 2008, conjunto que le apostó a una joven figura que ya había dado campanadas de su calidad en el Mundial Pre juvenil en Corea 2007. Y el ‘taladro’ no se equivocó, ya que el cucuteño se convirtió en el extranjero más joven en anotar un gol en Argentina y alcanzó un crecimiento en las canchas que lo hizo uno de los referentes del equipo del sur del Gran Buenos Aires.

Durante su estadía en Banfield, otro de sus grandes amores llegó a su vida para motivarlo y ser un impulso más para seguir por ese camino de éxitos deportivos que empezaba a construirse. Daniela Ospina, su novia en aquel entonces, fue un motivo que lo llenó de inspiración en la alejada Argentina, una compañera que lo impulsó para seguir adelante. Era tanto el amor que existía entre los dos, que no dudaron en casarse y así convertirse en un soporte de gran importancia en la carrera que estaba por venir en el exigente balompié del viejo continente.

Su fútbol llegó a tierras europeas:

Ya con una reputación bien ganada en el competitivo torneo argentino, James Rodríguez fue contratado por el Porto, de Portugal, en una cifra que llamó la atención, pero que con el tiempo fue justificada. Logró encajar a la perfección con la filosofía del equipo y armó una efectivo tridente con sus compatriotas Radamel Falcao y Freddy Guarín, que dio frutos durante aquella temporada.

James (cen.), festeja con Guarín (izq.) y Falcao (der.), el título de la Europa League con el Porto.

James (cen.), festeja con Guarín (izq.) y Falcao (der.), el título de la Europa League con el Porto.

Foto: Archivo EL TIEMPO

Ya más adelante, logró consolidar su presencia en el equipo titular y fue clave en el poder ofensivo de su equipo y en impulsar los grandiosos números de Jackson Martínez en el balompié luso. Con 37 goles, tres títulos de Liga, tres Supercopas de Portugal y una Copa, Rodríguez había cumplido su tarea con los ‘dragones’ y su talento merecía llegar a un nivel de mayor exigencia.

Su breve y difícil paso por Mónaco:

Pero su llegada a la élite tendría un periodo de transición en otra Liga de segundo nivel en Europa. En 2011, fue incorporado a Mónaco, de Francia, se convirtió en la segunda contratación más cara de la Liga en ese entonces. Pero no fue fácil acomodarse al esquema del entrenador Caludio Ranieri, quien no le daba muchos minutos debido a que, según el italiano, no cumplía con las funciones defensivas deseadas.

Pero el colombiano tuvo paciencia, con trabajo y dedicación se fue ganando la confianza del cuerpo técnico y logró aumentar su rendimiento en el conjunto monegasco. A tal punto, que llegó a disputar 38 encuntros, aportar goles de importancia y convertirse en el hombre con mayor número de asistencias en el fútbol ‘galo’.

James y Ranieri

James en el Mónaco.

Foto: Archivo particular

El Mundial de Brasil, el gran trampolín para James:

Su gran relación con la Selección Colombia se venía cultivando desde las categorías juveniles, torneos en los cuales logró destacarse y empezar a liderar un proyecto generacional que prometía. Tales referencias fueron suficientes para que Leonel Álvarez lo convocara en septiembre de 2011 y tan sólo le bastó un partido de eliminatoria, en la victoria 2 – 1 contra Bolivia, para convertirse en figura y sellar su firme presencia en el futuro de la ‘tricolor’.

La llegada de José Pékerman fue clave para la consolidación del volante en la selección única, ya que sobre él apoyó el juego del equipo y le cedió el liderazgo de un conjunto que demostró buen fútbol en su camino a Brasil 2014. James fue esencial en aquella clasificación y se convertía en la esperanza de la afición para el campeonato orbital que se disputaría en tierras sudamericanas.

James Rodríguez Brasil 2014

El '10' cafetero fue el goleador en Brasil 2014.

Foto: Archivo ETCE

Y el cucuteño no decepcionó, llegó al Mundial y brilló con luz propia. Fue eje del ‘campañón’ de Colombia en aquel certamen en donde hizo historia llegando a la ronda de cuartos de final, todo un suceso para el país y un hecho sin precedentes en el balompié nacional. Sus seis tantos, su golazo contra Uruguay y sus numerosas asistencias fueron motivos suficientes para llamar la atención de un gigante del fútbol mundial, el poderoso Real Madrid.

James llega a la casa blanca, un sueño hecho realidad:
James Rodríguez se convirtió, en la última temporada, en uno de los referentes de Real Madrid.

Foto: Archivo EL TIEMPO

Una noticia que alborotó el mercado del fútbol, la gran sensación del Mundial llegaba al club más ganador de Europa. Y aquellas expectativas generadas alrededor del jugador fueron cumpliéndose desde muy temprano, pues un mes después de su llegada, aportó con su primer gol en un juego de la Supercopa de España. El volante se ganaba el cariño de la afición y sumaba minutos que lograban ganar la confianza del cuerpo técnico.

Pero una lesión en el quinto metatarsiano del pie interrumpió su buen ritmo en el Real Madrid y debió tener una para de 60 días, igual James regresó y tuvo un cierre aceptable en su primer año con los ‘merengues’. Pero la llegada de una nueva temporada cambiaría las cosas para el jugador colombiano, ya que tuvo una baja significativa en los minutos dentro de la cancha y sus siete goles no lograron convencer a un Zinedine Zidane que no lo tenía entre sus planes.

Ya su tercera temporada fue de altibajos en el Real Madrid, y aunque cada vez que entraba a la cancha demostraba sus capacidades al técnico francés, no logró convencerlo y su salida empezó a ser un rumor con más fuerza. Su salida parecía inminente, pero el deseo por parte de equipos grandes, prometía que su destino sería igual de atractivo.

Otra gran eliminatoria, pero un infortunado Mundial:

Luego de su brillante paso por Brasil 2014 y unas aceptables actuaciones en Copa América, James Rodríguez regresó a las eliminatorias ya convertido en la gran figura de la ‘tricolor’, el hombre que lideraría una nueva excursión hacia Rusia 2018. Importante fue la presencia del volante en esta etapa de clasificación, que fue difícil y con altibajos, pero su calidad fue suficiente para marcar la diferencia y guiar a la Selección a su sexta Copa del Mundo.

Pero ya en tierras rusas, el 10 llegó envuelto con muchas dudas por su lesión y una supuesta sobrecarga muscular. Situación que poco le favoreció ya que su actuación en aquel campeonato distó mucho de lo hecho cuatro años atrás. Tan sólo un par de minutos en los encuentros contra Polonia y Senegal pudieron ver el talento del volante. Luego, Inglaterra lo despidió en medio de la tristeza y la impotencia por no poder haber dado más de la inmensa calidad que posee.

James Rodríguez

El volante compartió su frustración con una imagen en sus redes sociales.

Foto: Tomada de Twitter: @jamesdrodriguez

Su llegada y presente en el Bayern Múnich:

Luego de tantos misterios y suposiciones, el volante cucuteño llegó al encopetado Bayer Múnich, la Liga de Alemania le abría los brazos a uno de los jugadores más talentosos del fútbol actual. Se reencuentro con el entrenador italiano Carlo Ancelotti le daba grandes posibilidades a James de tener bastante acción en el terreno de juego.

Y su inicio con el club bávaro fue positivo, aportó goles y su calidad le permitió ser uno de los generadores de las ideas dentro de la plantilla. Pero la pronta salida de Ancelotti, debido a los flojos resultados en Liga de Campeones, obligó al apetecido regreso de Jupp Heynckes, un hombre de la casa y muy laureado en el fútbol alemán, pero una época que no le dio tanto protagonismo al colombiano. El nuevo timonel le dio muchos minutos al jugador, aunque en varios encuentros empezó desde el banco de suplentes.

James Rodríguez

El colombiano suele ser tendencia en las redes cuando publica alguna curiosidad.

Foto: Tomada de Instagram: @jamesrodriguez10

En medio de sus participaciones con el Bayern Múnich, el 10 de la Selección vivió uno de los momentos más complicados de su vida, tras anunciar la separación de su esposa Daniela Ospina tras cinco años de relación. Una decisión que sorprendió a sus seguidores y que se pensaba podía afectar el rendimiento deportivo del jugador. Pero ambos supieron afrontarlo con madurez y cada uno siguió su vida e intentando darle vuelta a esta difícil página.

Nueva temporada y Heynckes dio un paso al costado en el banco técnico del campeón bávaro. Se anunció la llegada del croata Niko Kovac, quien traía una gran temporada con Eintracht Frankfurt, y tenía la obligación de devolverle la gloria continental al Bayern. Pero no ha representado el mejor periodo para Rodríguez, ya que son pocas sus presencias en la titular y ha demostrado algunos desacuerdos con sus planteamientos tácticos.

Pero en medio de las polémicas o señalamientos, James Rodríguez sigue extendiendo su gran historia como jugador, un joven que ha logrado tocar el techo del fútbol mundial gracias a su talento y calidad con el balón. Su entrega y sacrificio seguramente le darán el desquite mundialista que desea y así consolidar una carrera que ya es brillante y que seguramente ya lo tienen ubicado en el Olimpo de los mejores futbolistas que han brotado de tierras colombianas.

COMENTAR
GUARDAR