Efecto Anfield se agotó: Liverpool no pudo contra un heroico Atlético

Efecto Anfield se agotó: Liverpool no pudo contra un heroico Atlético

Con goles milagrosos en tiempo extra, el equipo de Simeone sacó de carrera al prestigioso campeón.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Liverpool Atlético

Liverpool vs Atlético de Madrid

Foto: EFE

12 de marzo 2020 , 01:00 a.m.

La pálida que viene sufriendo Liverpool en esta parte de la temporada le pasó este miércoles, en la vuelta de los octavos de final de la Champions League, la más costosa factura.

El Atlético de Madrid, el que ha construido su fama a base de logros imposibles, fue su verdugo nada menos que en Anfield, donde el local construyó su leyenda. Un triunfo luchadísimo por 2-4, con tiempo extra y dos goles de un inesperado Llorente, puso a los españoles en cuartos de final y a los ingleses fuera del torneo que los encumbró la temporada pasada. Más que un partido fue una batalla bajo la lluvia, que encontró en el doblete de Llorente la base del milagro y en la seguridad de Oblak la razón oculta de la felicidad colchonera.

Un par de sustos daba Atlético en el mismísimo pitazo, primero con una salida rápida de Costa que sorprendió a todos en Anfield pero salió desviado, y luego con un intento de Trippier, quien burló el fuera de lugar y por poco llega pleno al remate.

Por el local inquietaba Wijnaldum de cabeza a los 5 y justo a los 10 quería Salah, con un remate por arriba, bajo una intensa lluvia.

A los 20 minutos vendría la primera polémica, en una jugada en el área de Becker que pedían como penalti, y no fue, y una tarjeta amarilla que libró Alxander-Arnold por una dura falta. El agua fue llevando el partido a un bache que solo beneficiaba al Atlético y su ventaja 1-0 en el Wanda.

A puro reflejo salvó Oblak un remate a quemarropa con la sombra de Fimino encima pero no todo podía hacerlo él. Lo probaría Wujnaldum, el fantasma aquel que todavía espanta en Barcelona, apareció oportuno para resolver el lío: en un tiro de esquina de los siete que se cobraron en la primera etapa, saltó sospechosamente solo en el centro del área y de cabeza dejó sin reacción a Oblak, poniendo la serie 1-1 y dejando toda la tensión para el complemento.


Ese que arrancó a toda marcha, con un remate tremendo de Salah que atajó oportuno Oblak, y un lucimiento del esloveno ante Mané, en un duelo espectacular, tristemente arruinado por un fuera de lugar.

Oxlade-Chamerlein volvió a probar los espectaculares reflejos del arquero de Atlético a los 58 en un remate potente, jugada que respondió al minuto siguiente Adrian. Al dar un debote en el intento de Joao Feliz y luego tirarse a los pies de Correa para defender la puerta del local. ¡Un show imperdible en los arcos!

Fue al 65 cuando llegó el momento inverosímil del partido: en minuto y medio intentaron Alexander-Arnold, Oxlade-Chamberlein y Robertson de cabeza, con tan mala fortuna que se le estrelló en el travesaño, en una sucesión de ataque que en Anfield nadie podía creer. Y por las dudas otra vez Oblak salvó y el rebote lo sacó de milagro Trippier al lateral. Y se cerraban los caminos sin llegar al gol, como enfilando baterías hacia el alargue…

De chilena quiso Mané, en un jugadón soltando marcas remató Salah muy arriba, y era todo esfuerzo de Liverpool para evitar el tiempo extra, y todo mérito de Simeone y los suyos que no hubiera un clasificado en los 90 reglamentarios. Tanto fue el aguante de los españoles que alcanzó para una jugada de gol anulada por fuera de juego, que sembró de pánico las tribunas del fiel Anfield.


Tiempo extra. Lluvia incesante. Klopp y Simeone en el discurso y otra vez había que empezar a escribir la historia.

Y lo haría Firmino, quien pasaba medio inadvertido en el partido, pero vaya que se acordaron de él los centrales del Atlético, que primero le permitieron un primer cabezazo y luego le cedieron el rebote de Oblak para marcar el 2-0. Pero la ventaja, por mucho que saltara la gente, era peligrosa: un gol de visitante de Atlético lo cambiaba todo. ¡Y así fue! Joao Felix arrancó la jugada de 2-2 que coronó Llorente para vencer a Adrián y hacer de la alegría local solo un espejismo. Minuto 97 y el ‘invencible’ Liverpool tenía que ganar sí o sí.


Y entonces, a los 105, rayando la hazaña, apareció de nuevo Llorente en un error de Firmino en área rival que sacrificó a los suyos y sirvió el espacio a Morata y a su compañero, quien castigó a placer a Adrián. Sí que sabía Liverpool de hazañas, solo que no imaginó sufrirlas en su sagrado Anfield…

Ahora faltaban para el local dos goles sí querían defender su corona. Pero no llegaban y en cambio habría tiempo para un gol más de Morata a los 120 y entonces sí, adiós a la ilusión.

Los hinchas en Anfield se fueron con su canción a casa, cuando las piernas de los rojos ya no obedecían a la cabeza, y así nada más el Liverpool dijo adiós y el Atlético, que ya no pelea la Liga, va con la vida por un triunfo que ya le fue esquivo.


COMENTAR
GUARDAR