Del lujo al desconsuelo: PSG se desinfló y Manchester City lo castigó

Del lujo al desconsuelo: PSG se desinfló y Manchester City lo castigó

Con remontada a bordo, el equipo de Guardiola se encamina a la final de Champions.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
PSG vs Manchester City

PSG vs Manchester City

Foto: Tomado de Twitter @psg_inside

28 de abril 2021 , 04:27 p. m.

Fue día y noche para PSG contra Manchester City en la ida de semifinal de Champions League: un primer tiempo alucinante, de juego, de diversión, de lujo y picardía, y un segundo de pesadilla, de agotamiento y cansancio para acabar cediendo una dolorosa derrota 1-2 en el Parque de los Príncipes.

Un tiempo de PSG y otro enteramente del City. Es el resumen de un juego que premió la cabeza fría de los ingleses, que con los mismos 11 que parecían desconocidos en el inicio supieron reponerse y acabaron remontando contra un local exhausto, bien controlado al final y encima jugando con diez.

En el parque de los Príncipes era, felizmente, el PSG el primero que se animaba con un Neymar de nuevo exultante, apuntando a la puerta a l minuto 2 a pase de Mbappé, proponiendo paredes con Verrati en el área (13), abriendo pases inesperados, haciendo magia en la cancha.

Fue así como, atacando la pelota, escapando a Gundogan y saltando en modo basquetbolista, Marquinhos los sorprendió a todos en el impecable cobro de tiro de esquina que abrió la cuenta a los 14 minutos. Era un justo premio para el que más quería y una certeza para los hombres de Guardiola, que les va a repetir el video de esta jugada hasta el hartazgo, para que vean cómo no dar tanta libertad al mejor cabeceador del rival.

Pero hay que decir que se salvaba el dueño de casa a los 30 cuando Keylor hacía un mal saque que volvía como bumerán en forma de centro, al que acrobáticamente saltaba Paredes para evacuar el peligro. Era lo más claro del visitante cuando sufrían más que jugar los Foden, los Cancelo, los De Bruyne.

Y vino Neymar, y se apoyó en Di María, quien le devolvió la pared en el área, pero una pierna milagrosa se atravesó; y otra vez intentó Mbappé con la misma suerte; y fue Di maría pero otra vez se estrelló con la barrera azul celeste; y se equivocaba Ederson cuando lo acosaba el argentino.. y no hay muchas formas de explicar cómo no llegó el 2-0 contra un City extrañamente refugiado, agazapado en su área, desconcertado viendo al rival usurpando su toque, su velocidad en la salida, su sutileza con la pelota.

Neymar pedía un penalti pero en realidad el tackle era de uno de sus compañeros y era momento del show de Navas: de valiente aguantaba un remate frontal, clarísimo de Foden, a los 42, para mantener el cero en un momento clave, porque el rival se tomaba confianza y, de no sonar el pitazo, amenazaba con hacer más daño.


Y cumpliría pues para el segundo tiempo era mucho más ambicioso el City, más decicido a hacer su juego y dejar de mirar a PSG.

Pero con Mbappe en la cancha nadie puede parpadear, como lo harían los visitantes a los 55 al verlo salir como una flecha por la derecha, tras el lujo de Neymar, con picante antes del centro que le cedió a Verrati, a quien le faltaron centímetros, en serio, para llegar a la raya y celebrar.

Fue, en todo caso, un estertor, una latido casi imperceptible, pues el segundo tiempo era de todo de un City resiliente y luchador, que asustó con una chilena de De Bruyne a los 60 apenas por arriba y entonces, cuatro minutos después, encontró el empate: blooper de Navas, el que no podía fallar, en un centro del belga que se le coló sin tocar a nadie en el centro.

Y se fue de largo el City, con un tiro libre frontal de Mahrez ante una barrera totalmente inoperante que permitió que se le fuera la pelota al palo derecho a Navas. ¡Remontada!

Se pondría peor aún a los 77 con la justa expulsión de Gueye por falta a Gundogan, quien salió lesionado. Y de ese equipo que líneas arriba era un concierto, rápidamente se pasó al desconcierto. Y eso que perdonó el tercero De Bruyne con un remate apenas arriba de las manos de Navas.

Demoró una eternidad los cambios Pochettino, la ventaja se esfumó y ahora, después de semejante golpe en casa, no queda otra sino ir a Manchester a buscar una hazaña. Del sueño a la pesadilla, sin escalas. Ahora es el City el de la ventaja y cierra en casa. El talento también se cansa... ahora lo sabe PSG.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • CHAMPIONS LEAGUE
  • PREMIER LEAGUE
  • LIGA DE ESPAñA
  • COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR