Mónaco venció 3-2 a Borussia Dortmund y sigue soñando en la Champions

Mónaco venció 3-2 a Borussia Dortmund y sigue soñando en la Champions

Mbappé (2) y un autgol de Bender impulsaron al Mónaco; el local descontó gracias a Démbélé y Kagawa

Buen ataque de Mónaco

Buen ataque de Mónaco

Foto: REUTERS

12 de abril 2017 , 01:24 p.m.

Los jugadores del Borussia Dortmund, tal vez aún afectados aún por el impacto del atentado al bus en el que se desplazaban el martes al estadio, salieron al campo con ganas pero con nervios. En los primeros minutos fueron desacertados en los cierres y hasta el minuto 10 se acercaron por primera vez al arco rival, un remae desviado de Aubameyang.

Mientras Mónaco, mejor acomodado en el campo, avisaba al minuto 11 en una buena llegada de Lemark que acabó en un remate por encima del travesaño y circulaba con comodidad por las bandas. Así, en una llegada por la izquierda, se dejó caer el chico Mbappé y el juez cobró penalti: fue Fabinho al cobro y la envió por fuera. Increíble el fallo, se extrañó a Falcao.

Por fortuna hubo revancha para los del Principado, que abrieron la cuenta al 18 en un centro fenomenal de Lemar que le rebotó en el cuerpo a Mbappé, quien estaba en claro fuera de lugar. Daba igual pues Mónaco se reportaba con su primer gol de visitante, un detalle definitivo en Champions.

Dortmund intentó abrir el campo, a veces con Aubameyang y a veces con Piszczek, hasta que tuvo el empate en un centro hermoso de Ginter al que llegó incómodo Kagawa, quien desvió el remate.

No lo hizo el local y entonces la fortuna se puso la camiseta del Mónaco: minuto 33, centro de Raggi y Bender, por tratar de obstaculizar la llegada de Falcao, la metió en propia puerta. El local no veía opciones, más allá de un manotazo del portero Subasik, quien trabajó poco en el inicio del juego.

El segundo tiempo arrancó con dos cambios para el local y un tiro libre a los 15 segundos: DEmbelé cobró desviado y la gente en el estadio quedó con su celebración preparada.

Al minuto 50 salvó Fabinho la puerta del Mónaco, al 52 lo tuvo Dembélé pero rebotó en el muro defensivo del rival, al 55 hubo otro nuevo intento y al 56 llegó el premio para un local animado por su ferviente público: una acrobática jugada de Aubameyang para dejársela a Kagawa, quien falló el primer remate, con tan buena suerte que apareció Dembélé para embocarla sin oposición.

El estadio ardía y el acoso del Dortmund era incesante. Un error de Bernardo Silva en el duelo con Guerreiro por poco enloquece a la gradería y el tiro libre que provocó Touré, al 66, sólo Moutinho pudo salvarlo a tiempo. Sufría el Mónaco, desconocido en la segunda etapa.

Era tan tremendo el ritmo de los de amarillo que provocaron un tiro libre al 68 por falta a Kagawa y obligaron a que Dirar, que llevaba cuatro minutos en el campo, viera la amarilla.

Lo intentaron de manera escalonada Aubameyang, Kagawa, Guerreiro, todos. Y Mónaco apenas se acercó con Mbappé y, la más clara de todas, con FAlcao al 75, un remate desviado que frustró un furioso contragolpe.

 Pero vendrían más goles: con el Dortmund jugado, apareció una contra feroz de Mbappé, quien se robó un apelota en ataque y definió perfecto, arriba, para el 3-1 parcial. Y Kagawa volvió a descontar al 83, en otra salida rápida que invitó a la ilusión. En los últimos minutos Aubemayang, Démeblé y el local todo se fue encima, el primero tuvo el 3-3 en el minuto 90 y los zagueros del Mónaco fueron héroes.

El triunfo impulsa al Mónaco y obliga a Dortmund a una hazaña en la vuelta.

COMENTAR
GUARDAR