Liverpool cortó el ímpetu de Roma y es finalista de Champions League

Liverpool cortó el ímpetu de Roma y es finalista de Champions League

Los romanos soñaron con el 4-2 de la vuelta, pero los británicos capitalizaron la goleada de la ida.

Liverpool venció a Roma

Vuelta de semifinal Champions

Foto: Reuters

02 de mayo 2018 , 03:49 p.m.

Liverpool es finalista de la Champions League tras ponerle un cierre a su llave contra Roma con una derrota 4-2 (5-7 el global) en el estadio Olímpico, que se quedará para siempre con el recuerdo de una única gesta, la que se logró contra Barcelona en cuartos de final.

A pesar de su lucha, no logró Roma descontar los tres goles de ventaja que habían logrado los ingleses, quienes administraron la ventaja, y más allá de un par de escaramuzas, pasaron sin mayores contratiempos a la final de Kiev.

Y es que el sufrimiento empezó pronto, al minuto 9, para el local. Roma estaba jugado en campo rival y en el medio campo la perdió Nainggolan y le quedó a casi nadie, Firmino: pase abierto a Mané, definición impecable del senegalés y la gesta de los tres goles ahora era casi imposible, pues había que hacer cuatro.

Ahora, lo difícil no era sólo intentar cuatro goles contra una defensa aplicadísima, sino evitar que la MSF (Mané-Salah-Firmino) tuviera ganas de hacer goles en Roma, con el valor agregado del gol visitante en Champions. ¡Ellos siempre quieren!


Pero había que intentarlo, y por eso corrían y buscaban y descontaban los romanos al 14, en un centro que rebotó en la espalda de Milner y supuso el 1-1 parcial. Otra vez, como al principio, faltaban tres goles.

Al 24 se salvó Roma, la opción de Mane se fue pegada al palo, apenas un anuncio del segundo tanto visitante que cayó al 25, en cobro de tiro de esquina, fatal marca del local y en la serie de cabezazos se metió el de Wijnaldum al arco. 7-3 y otra vez había que hacer cuatro goles.
Al palo se fue el tremendo remate de El Sharawi al 34 en un pestañeo de Liverpool, cuya fisura defensiva estaba por la banda izquierda y luego estaba adelantado Dzeko, al 49, cuando el arquero le cometía penalti.

Vendría el 2-2 de Roma al 51, vivo Dzeko para tomar el rebote del portero y otra vez, faltaban tres tantos para el milagro de la clasificación a la final.
Tuvo el tercero El Sharawy al 62 en una sucesión de rebotes, con penalti incluido del 66 contra el egipcio y luego Dzeko y Firmino se perdieron sendas opciones de marcar el tercero para sus respectivos equipos.


Y entonces el tiempo, implacable, obligaba al cierre a hacer un gol cada cinco minutos. Y ya las piernas no respondían igual.

De nuevo Dzeko quiso al 80 pero atajó Arnold su remate cruzado y al 86 era Nainggolan quien remataba de afuera para sorprender al arquero y poner el 3-2, que tampoco era suficiente. Minuto 93 y el penalti de Nainggolan marcaba el 4-2 final.

Al final, el sueño romano se quedó a un gol del tiempo extra y se estrelló contra la contundencia del Liverpool, rival del Real Madrid en Kiev, el 26 de mayo.

COMENTAR
GUARDAR