Víctima de un equipo sin alma: poco y nada de Messi en fea eliminación

Víctima de un equipo sin alma: poco y nada de Messi en fea eliminación

El Bayern se impuso con categoría frente a un Barcelona que no tuvo mayor capacidad de reacción.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
Messi

Lionel Messi, capitán del Barcelona.

Foto: EFE

14 de agosto 2020 , 03:54 p.m.

Crónica de una muerte anunciada, así de sencillo. La pasividad del Barcelona sufrió frente a la vorágine del Bayern y realmente poco pudo hacer Lionel Messi para cambiar la historia.

El astro argentino, como siempre, era quien debía echarse el equipo al hombro, tal y como ocurrió la fase anterior contra Napoli, pero no pudo desenvolverse en un entorno que tampoco le ayudó.

Para la primera parte, el argentino apareció a los 9 minutos cuando el partido ya iba 1-1. Sacó en corto un tiro de esquina, Sergi Roberto se la devolvió y de inmediato sacó un centro que se fue cerrando y terminó estrellándose en el vertical derecho del arco bávaro. Esa sería la única opción que protagonizaría.

Sobre los 20 comandó un contragolpe, juntó a tres rivales, encaró hacia dentro con su típica diagonal de derecha a izquierda y apuntó al palo lejano de Neuer, pero el alemán respondió.

Aunque inició muy tirado a la raya, poco a poco Messi se fue ubicando hacia el centro del campo para tener más contacto con el balón. Semedo y Alba se ofrecieron como receptores por las bandas, pero esa fue la única variante en ataque porque el juego interior jamás apareció.

​Desafortunadamente para los culés, el Bayern fue ganando cada vez más terreno y Messi estaba más cerca de Ter Stegen que del mismo Neuer. El único que trató de juntarse con el argentino fue Frenkie De Jong.

​Las jugadas preparadas en los tiros de esquina siguieron surgiendo efecto y el zurdo por poco asiste en dos ocasiones a Clément Lenglet; la primera fue evacuada por Jerome Boateng y la segunda terminó en fuera de juego.

​Así terminaría un desastroso primer tiempo del Barcelona. Sin variantes, ni ideas y con un Messi que intentó con lo que pudo.

Para la segunda parte, las cosas empeoraron. Ni siquiera la táctica fija en un equipo al que no se le cayó una idea. Aunque la ilusión renació a los 57 con un gran balón profundo de Messi a Jordi Alba y que terminó en el descuento de Suárez, esa fue quizás la única alegría en los últimos 45.

Ante la imperiosa superioridad del rival, el capitán se dedicó a gravitar en la mitad y tratar de filtrar balones a los delanteros. A pesar de la goleada, Bayern seguía con las líneas adelantadas y tanto Griezmann como Anaí Fati podían ganar en velocidad.

Como si la goleada no fuera suficiente, el argentino, queriendo impulsar a su equipo como mediocentro, perdió un balón en salida que terminó en el 2-7 parcial de un viejo conocido, Coutinho.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
COMENTAR
GUARDAR

Recomendados

  • CHAMPIONS LEAGUE
  • COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR
  • LIGA DE ESPAñA
  • PREMIER LEAGUE