Diego Forlán, el elegido que guió a Uruguay en la final y el título de la Copa
Archivo

Diego Forlán, el elegido que guió a Uruguay en la final y el título de la Copa

Diego Forlán sonrió como no lo había hecho antes en la Copa América de Argentina: con la felicidad de un niño perdido que despu

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de julio 2011 , 04:47 p.m.

Diego Forlán sonrió como no lo había hecho antes en la Copa América de Argentina: con la felicidad de un niño perdido que después de mucho tiempo se reencuentra con su madre.

Quizás, para él esa sonrisa tuvo un significado muy parecido, porque se reencontró con el gol vestido de celeste 379 días después, anotó dos veces -en los minutos 41 del primer tiempo y 44 del segundo- y sus anotaciones le dieron a Uruguay el título de campeón del torneo.

No paró de sonreír tras el pitazo final, un minuto y 55 segundos después de haber marcado el gol del 3-0 contundente y justo frente a Justo Villar, el arquero y capitán de Paraguay, el rival en esta tarde inolvidable del 24 de julio del 2011 en el estadio Monumental de Buenos Aires.

Y sonrió como un niño porque aguantó cinco partidos de esta Copa América en los que el arco se le cerró como una maldición y en los que compañeros, paisanos y periodistas de todo el mundo le preguntaban qué sentía un goleador como él sin poder anotar por más de un año.

Pero Diego Forlán es un elegido y pudo volver a festejar en el mejor escenario posible: en la final de la Copa América, el torneo en el que gracias a sus tantos, ahora Uruguay es el único país con más títulos, al completar 15.

Estos dos goles de Forlán hay que revivirlos. El primero llegó cuando Diego Pérez le robó la pelota a un paraguayo y lo vio al acecho, frente al arco paraguayo. Entonces recibió el pase y de zurda, con la habilidad del más preciso cañonero, la mandó a guardar con un tiro potente. En el segundo mostró su versatilidad: recibió la pelota de Luis Suárez y también con la izquierda, pero sutilmente y por abajo, se la cruzó a Villar.

Con sus dos tantos, Forlán llegó a 31 e igualó como máximo anotador histórico de Uruguay a Héctor Scarone. Es el moño para su gran premio.

¡Y cómo sonreía! Lo hacía en medio de los juegos pirotécnicos y del canto incesante de "Diegooo, Diegooo, Diegooo", con el que los uruguayos le profesaban su amor eterno.

GABRIEL BRICEÑO- ENVIADO ESPECIAL DE FUTBOLRED EN ARGENTINA .

COMENTAR
GUARDAR