Es un pájaro... es un avión... ¡es Villar!
Archivo

Es un pájaro... es un avión... ¡es Villar!

Aquella vez, era un joven y aún inexperto arquero que pese a su gran futuro, le hacía banca a Ricardo Tavarelli, sin imaginar que

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de julio 2011 , 03:07 p.m.

Aquella vez, era un joven y aún inexperto arquero que pese a su gran futuro, le hacía banca a Ricardo Tavarelli, sin imaginar que el destino le tenía preparado ser el dueño del arco guaraní desde la edición de Perú 2004 y convertirse en ícono tras sus actuaciones mundialistas y en esta Copa América-2011.

Acá, en Argentina, es el personaje paraguayo que más se nombra, se reconoce y se admira, hombro a hombro con la modelo Larissa Riquelme. Y eso no es poco... Claro, ha sido vital para que los paraguayos estén en la final del torneo, gracias a sus estelares actuaciones en los partidos frente a Brasil, en cuartos de final, y contra Venezuela, en semifinales, cuando evitó la caída de su valla y atajó cobros desde el punto penalti que le dieron al combinado guaraní el paso a la final, hoy contra Uruguay.

"Hemos jugado esta Copa América a lo nuestro. En los partidos con Brasil y Venezuela también dimos todo, pero no pudimos ganarlos en el tiempo reglamentario. Hemos tenido suerte en los penaltis, pero a esta suerte debemos agregarle un poco más de presión y en especial más fútbol. Pero nuestra clasificación a la final no hay que desmerecerla", dijo.

En las dos tandas de penaltis, a Villar le hicieron ocho cobros (cuatro los brasileños y cuatro los venezolanos) y atajó uno en cada una.

Las estadísticas oficiales de la Copa América de Argentina dicen que el arquero ha hecho 47 pases correctos y 43 lanzamientos correctos, sin recibir una tarjeta amarilla ni faltas.

Aunque su presencia en la final no está en duda, Villar tiene una molestia, en el aductor derecho, que frente a Venezuela hizo que los médicos lo atendieran con frecuencia.

"Dos partidos de 120 minutos nos llevaron a hacer un gran esfuerzo y en la final no nos conviene el alargue", agregó este superhéroe, de 34 años, que en su traje espera desde hoy llevar la palabra clave: campeón.

Gabriel Briceño F., enviado especial Futbolred.

COMENTAR
GUARDAR