Pedro Franco, capitán de Colombia en la ilusión mundialista
Archivo

Pedro Franco, capitán de Colombia en la ilusión mundialista

Pedro Franco ha vivido un 2011 de tristezas y alegrías: el zaguero central perdió a uno de sus seres queridos, su padre, y tambié

22 de julio 2011 , 03:07 p.m.

Pedro Franco ha vivido un 2011 de tristezas y alegrías: el zaguero central perdió a uno de sus seres queridos, su padre, y también ganó una de las distinciones más preciadas en el fútbol, la de capitán de una Selección nacional. Franco, que clava la mirada al piso mientras hace declaraciones a la prensa, siempre en voz baja, espera desde el 29 de julio tener un motivo para gritar y elevar la mirada al cielo.

Como dueño del brazalete tricolor, será el encargado de dar las indicaciones en el terreno de juego y, posiblemente, el más feliz a la hora de festejar los buenos resultados que, se espera, lleguen en el Mundial Sub-20.

"Estoy muy contento por ese honor que me han dado en la Selección. No sé si me lo esperaba, pero llegó y hay que responderles de la mejor manera al equipo, al técnico y al país", explica el jugador bogotano, quien debutó profesionalmente con Millonarios.

A sus 20 años de edad -nació el 23 de abril de 1991-, el líder de la Selección quiere hacer realidad algo que ha visualizado durante las últimas semanas: "Sueño levantando la copa y viendo al equipo campeón", confiesa Franco, en medio de una risa tímida.

Para el portador del número tres en la camiseta, no sólo lo futbolístico importa en un grupo que piensa en ser el mejor y, por el contrario, cuando se le pregunta por sus compañeros, empieza destacando las virtudes personales: "Cada uno es gente de bien, de mucha calidad humana, además de ser excelentes profesionales y futbolistas", destacó.

A Pedro Camilo Franco le sobran motivaciones para este Mundial: Colombia jugará la primera fase en El campín -su casa en el fútbol colombiano-, estrenará la capitanía y, tal vez lo más importante, tendrá en su fallecido padre a su mayor respaldo, un motor espiritual. Una penosa enfermedad se llevó a Wálter Franco en febrero pasado.

Conocedor de lo que debe hacer en la cancha y de la exigencia extra que le da el ser el capitán, Pedro ya está preparado para el debut y habla con propiedad del primer rival en el torneo orbital: "A Francia la conocemos, juegan muy bien por los costados, tiran buenos centros y los delanteros atacan bien el balón".

El jueves, Franco recibió la bandera colombiana de manos del presidente Juan Manuel Santos. Fue su primer acto formal como capitán de la Selección. Ahora, el último que espera cumplir en el Mundial es el de levantar la copa y ofrecerla al cielo, a su padre.

Iván Andrés Gutiérrez Para EL TIEMPO.

COMENTAR
GUARDAR