Avilés, refuerzo de Nacional, creció buscando oro en las minas
Archivo

Avilés, refuerzo de Nacional, creció buscando oro en las minas

Hurtado vivió su niñez entre los socavones de Timbiquí. Ahora va por la gloria en el 'verde'.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de julio 2011 , 03:58 p.m.

Avilés creció buscando oro en las minas de Timbiquí, Cauca, en los mismos socavones en los que murió su padre, Armin Hurtado, hace 3 años.

 

Creció pateando bolas de trapo y envases de lata vacíos, en las polvorientas calles de su pueblo, donde en 1997 sólo cinco personas tenían televisor y los únicos carros eran el del Alcalde y una 'destartalada' volqueta que servía para recoger la basura y celebrar las victorias del Cali o el América.

 

Creció siendo pobre y sin muchas ilusiones de las cuales aferrarse. Pero el destino es caprichoso y sospechoso, y a veces pone las cosas de cabeza. Al 'flaquito' Avilés Hurtado Herrera, lo salvó el fútbol y, aunque parezca increíble, lo salvó la calle.

 

Nunca hizo procesos de divisiones inferiores. Los cazatalentos del Jamundí lo encontraron al sol, pateando una pelota rota. "Yo sólo quería sacar a mi familia adelante, jamás pensé que la vida me iba a dar semejante premio", cuenta el humilde Avilés, quien tras ganar la Primera C con el Jamundí, pasó a la Primera B, donde fue visto por el América de Cali.

 

"Siempre estaré agradecido con el América. Allá tuve la gran oportunidad de mostrarme. Desgraciadamente las cosas se complicaron económicamente y eso aceleró mi salida", explicó.

 

Avilés, hijo de Dulfa Zulia Herrera, nació el 20 de abril de 1987. Pesa 62 kilos y mide 1.73 centímetros. Es 'menudito', pero a defensa que no lo respete es capaz de "pegarle un baile bonito".

 

"Siempre soñé con jugar en Nacional, desde que trabajaba en las minas, por eso quiero darlo todo acá, no desaprovechar la oportunidad es mi objetivo", dice el caucano. Hurtado ya se entrena con Nacional en la sede de Guarne, oriente de Antioquia.

 

"Ha sido difícil tener que ver al equipo desde la tribuna. Estoy que me juego, quiero ayudar, pero todo hace parte del proceso", expresó. Humilde y silencioso en los entrenamientos, Avilés habla con sus gambetas.

 

En la cancha es un toro, afuera es un manso cordero. "Todavía no agarra confianza, pero hay que esperarlo a que se destape", se atreve a mencionar Daniel Torres, otro de los nuevos refuerzos de Nacional para la siguiente temporada.

 

Independizarse de su pasado, eso es lo que quiere Avilés Hurtado, 'el Minero' de Timbiquí, Cauca, quien se perdió de ver a Zidane, Ronaldo, Figo, Romario y a Baggio, entre otros, por no tener televisor en su casa. La primera imagen que vio fue en Cali, y desde entonces no se pierde novela o programa de concurso que salga.

 

Esa es la historia de uno de los nuevos hombres del verde, que de nuevo debe apuntar a lo más alto.

 

Mauricio López Rueda

Diario Mío

Medellín 

COMENTAR
GUARDAR