Explicando frustraciones (opinión)
Archivo

Explicando frustraciones (opinión)

Uno no sabe si el cuerpo tiembla por el frío, que baja en forma de bruma helada sobre ese estadio que buscó la reconciliación tod

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de julio 2011 , 04:19 p.m.

Uno no sabe si el cuerpo tiembla por el frío, que baja en forma de bruma helada sobre ese estadio que buscó la reconciliación toda la noche: o, tal vez, por la incertidumbre que transmitió, también durante toda la noche, un equipo argentino que siempre bailó en los extremos del sueño y la pesadilla. O tiembla -¡cómo no!-, por la emoción de un clásico rioplatense digno de su historia, imperfecto pero electrizante, con enormes atajadas y con fantásticas demostraciones de talento. .

Uno no sabe por qué tiembla y no quiere que esa duda se defina por penaltis, pero allí se llegó: si los triunfos maquillan defectos, las definiciones por penaltis les agregan épica a las victorias y le regalan la excusa del azar a la derrota. .

El cuerpo tiembla, en realidad, por una frustración, una más, que vuelve a tener explicación, como la tuvieron la de Sudáfrica, hace un año y la de Venezuela 2007, la de Alemania 2006, la de Perú 2004, la de Japón-Corea 2002, la de Paraguay 99, la de Francia 98, la de Uruguay 95, la de EE. UU. 94.

Nos hemos acostumbrado, en todos estos años, a explicar derrotas, más o menos injustas, más o menos justificadas, pero siempre lacerantes. .

Y ésta va más allá de las atajadas de Muslera, extendidas hasta la definición. Si se llegó hasta aquí fue porque se empezó como se empezó en La Plata, cuando la expresión futbolística invitó a recordar Sudáfrica y la inexistencia de un equipo, allá y acá.

Si el empate con sabor a derrota ante Colombia fue una ratificación de aquella idea, el triunfo contra Costa Rica no fue más que una oportunidad para recuperar la sonrisa con cautela. Si la derrota emocional con Uruguay se toma como "una experiencia necesaria camino al gran objetivo, que es el Mundial" estaremos caminando por la cornisa. .

Las explicaciones siempre están, pero ¿cuántos cachetazos más habrá que recibir para que se entienda que la selección nacional necesita una refundación? .

Daniel Arcucci Subsecretario Información La Nación de Argentina .

COMENTAR
GUARDAR