Son indispensables el desahogo y la autocrítica para Argentina en la Copa América
Archivo

Son indispensables el desahogo y la autocrítica para Argentina en la Copa América

¿Quién habría imaginado que la Selección de Argentina jugaría "una final" contra un equipo imprevisto e imprevisible por su con

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
12 de julio 2011 , 07:46 p.m.

¿Quién habría imaginado que la Selección de Argentina jugaría "una final" contra un equipo imprevisto e imprevisible por su conformación alternativa? ¿Quién habría imaginado, que el mismo Lionel Messi, que hizo poner de rodillas al Manchester United y al mundo del fútbol entero, iba a estar expuesto a revalidarlo todo contra un marcador aficionado, de 19 años, ese universitario llamado Francisco Calvo, que le llamó la atención a La Volpe en un entrenamiento y se ganó el lugar en un plantel de Costa Rica lleno de juveniles? Nadie lo habría imaginado, cierto, pero la Argentina lo hizo posible.

Detrás de aquella Bolivia aparentemente sólida, más allá de aquella Colombia con justicia relanzada, había un equipo, el argentino, que se engañaba a sí mismo y a los demás con un discurso vacío.

Que haya demorado 45 minutos 30 segundos en convertirle un gol a la juvenil Costa Rica, el primero, el que abrió el grifo de la confianza, no tuvo tanto que ver con una defensa sólida sino con la impotencia propia, expresada esta vez por una impericia para definir que es propia de quien está falto de convicción y al que le sobran desesperación y nervios. .

Ganar fue, en todo caso, un desahogo imprescindible. Pero pensar que se encontró definitivamente el equipo sería tan nocivo como cuando, hace un año, allá en Sudáfrica, después de ganarle a México, se creyó que era todo fantástico. Y como cuando, hace sólo un par de semanas, contra Albania se habían encontrado los socios ideales para Messi. .

De la autocrítica y de la real valoración de los rivales debería surgir como conclusión sincera que hay que mejorar mucho para jugar contra mejores. .

Ni Luis Suárez-Forlán-Cavani ni Alexis Sánchez-Suazo ni siquiera Paolo Guerrero están dispuestos a perdonar el conformismo.

Daniel Arcucci - Subsecretario Información La Nación de Argentina .

COMENTAR
GUARDAR