Mario Yepes, el gran capitán, se merece ir a un Mundial
Archivo

Mario Yepes, el gran capitán, se merece ir a un Mundial

En medio de las decepciones, los descalabros y las tristezas de la Selección Colombia de mayores en los últimos tiempos es obligat

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de julio 2011 , 05:54 p.m.

En medio de las decepciones, los descalabros y las tristezas de la Selección Colombia de mayores en los últimos tiempos es obligatorio salvar a Mario Yepes. En las derrotas y en los triunfos el defensor central vallecaucano ha dicho presente. Su nivel, vestido con la camiseta amarilla, siempre ha sido alto, sólo que por los fracasos en las eliminaciones a los mundiales de Corea-Japón, Alemania y Sudáfrica lo han metido en la misma bolsa con los mediocres que no han valorado en toda su dimensión el jugar por la Selección nacional, el ponerse la bandera hecha uniforme.

Y, en medio de las diferencias y las polémicas que generan algunas decisiones del técnico Hernán Darío 'Bolillo' Gómez, no hay duda de que fue un acierto darle liderazgo y prestancia a este nuevo proceso con la presencia de Yepes como 'capo' no solamente de la defensa, sino de todo el equipo.

El zaguero del Milán es un ejemplo para los demás en el equipo. Su entrega es increíble y su forma de defender a la patria es motivo de orgullo, porque él, a los 35 años y con un futuro asegurado, fácilmente podría haber renunciado a la Selección. Pero no, no lo ha hecho.

A pesar de su edad, el ex jugador del Tuluá, Cali, River Plate, Nantes, París Saint- Germain y Chievo Verona está entero. Uno lo ve y siente que se la goza cuando juega y más con Colombia. No solo es responsable y dedicado, fuerte y valiente, sino que, cuando entra al campo con su brazalete, se lo ve altivo.

Y cada vez que corre a un cierre mete un pique de salida o sube a buscar un cabezazo en un tiro de esquina, se le nota que lo hace con tanto gusto, con tanto placer, como si estuviera jugando con los amigos del barrio un domingo cualquiera.

Ahora, sólo queda esperar que no se lesione -de verdad, que no le pase nada, que con salud todo se puede-, y que mantenga su alto rendimiento para que pueda clasificar y estar en la Copa Mundial de Brasil-2014. Seguro que lo merece por honesto, por trabajador, por humilde y por ser un colombiano 'berraco'.

Ojalá que el capitán pueda hacer realidad el sueño de niño: jugar un Mundial.

Óscar Ostos - Editor de deportes MÍO-Bogotá .

COMENTAR
GUARDAR