Dayro Moreno ya está en paz con su conciencia
Archivo

Dayro Moreno ya está en paz con su conciencia

En menos de 24 horas, el semblante le cambió a Dayro Moreno. El miércoles era el reflejo de la tristeza. Ayer, ya estaba nuevament

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de julio 2011 , 05:18 p.m.

En menos de 24 horas, el semblante le cambió a Dayro Moreno. El miércoles era el reflejo de la tristeza. Ayer, ya estaba nuevamente en buen tono.

Durante la práctica posterior al 0-0 con Argentina, el grupo hacía un trote suave y, cuando pasó por el arco norte del estadio 15 de Julio, Dayro pateó un balón y lo mandó al fondo del arco. El grupo empezó a aplaudirlo, los periodistas también lo hicieron y el jugador agradeció con los brazos en alto, como diciendo "yo sí puedo".

En la madrugada del jueves, en medio de la euforia de los colombianos, la decepción de los argentinos y la pasmosa tranquilidad con la que los jugadores de la Selección asumieron el 0-0, Dairo Moreno no podía ocultar su tristeza. La sonrisa se le quedó en la cancha mientras atravesaba el pasillo, rumbo al bus.

Dayro, el mismo que hace casi cuatro años marcó en el estadio El Campín, de Bogotá, el tanto de la victoria sobre los argentinos en la eliminatoria para el Mundial de Sudáfrica, perdió una oportunidad de oro para quedar de nuevo en la memoria como verdugo. Ese fatídico minuto 29 del primer tiempo, en el que se perdió, solo frente al arco vacío, la opción más clara de darle un nuevo triunfo a Colombia, le quedó marcado.

"Prácticamente, estaba solo, Hoy, me tocó a mí. Estoy un poco desconsolado", dijo Moreno en la zona mixta, sin saber en ese momento que la imagen ya le había dado la vuelta al mundo, a tal punto de que muy poca gente cayó en la cuenta de que, segundos antes, después de que Adrián Ramos eludió al portero Sergio Romero y quedó listo para definir, Nicolás Burdisso derribó al jugador del Hertha Berlín. Era penalti cantado, pero el árbitro Salvio Fagundes no lo sancionó y casi nadie hizo el reclamo...

Sin embargo, Dayro, quien ha marcado dos goles en 20 partidos con la Selección, no se resigna.

Pasado goleador tiene: fue dos veces el máximo artillero del fútbol colombiano (Finalización 2007 y 2010) y anotó 81 goles en 171 encuentros con el Once Caldas. Espera ratificar eso frente a Bolivia, un equipo que ya demostró, frente a la misma Argentina, que es complicado.

"La verdad, es importante la jerarquía que también tenemos nosotros. Somos una Selección joven, eso sí, pero nosotros también poseemos esa jerarquía", señaló Moreno, quien, al menos entre sus compañeros de equipo, ya encontró el consuelo y la confianza para recuperarse.

José Orlando Ascencio Enviado Especial EL TIEMPO.

COMENTAR
GUARDAR