Casa Vieja
Archivo

Casa Vieja

En medio del boom de restaurantes en el que prima la novedad, Casa Vieja -reciente ganador del premio La Barra a mejor restaurante d

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de julio 2011 , 08:28 p.m.

En medio del boom de restaurantes en el que prima la novedad, Casa Vieja -reciente ganador del premio La Barra a mejor restaurante de cocina colombiana- ha seguido el llamado de la renovación. Sin tocar las recetas tradicionales, la cadena de restaurantes de cocina colombiana, en la que priman los platos del interior, le apunta a tener una sede en cada zona gourmet de Bogotá.

Por eso, abrió en Usaquén (antes había puesto su bandera en la Zona G), en una casa tipo colonial con terraza que da a la calle; como novedad tiene un bar, en el que se ofrecen cocteles con ingredientes locales. "Cada lugar te va enseñando -explica Natalia Jaramillo, al frente del lugar-. En Usaquén vimos que a la gente le gusta mucho caminar por las tardes de sol y tomarse algo en una terraza como la que tenemos, así que decidimos ofrecer una carta para el 'tardeo', que solo se ofrece en esta y en la sede de la Zona G".

Esa carta le apunta a picadas para compartir, en las que Casa Vieja estrena miniarepitas de huevo (con huevo de codorniz), de carne desmechada o de fríjol con chorizo ($ 11.900). "Teníamos una picada tradicional Casa Vieja, pero ahora estrenamos una picada costeña -agrega Jaramillo-, con butifarras, carimañola, arepitas de huevo y patacón".

En cuanto a la carta de cocteles diseñada para el nuevo lugar, están el corozopolitan, hecho con la base del famoso cosmopolitan, pero con jugo de corozo ($ 16.900); el mojito con hierbabuena y gulupa ($ 14.800) o el coctel lulada Casa Vieja ($ 16.900), que reúne la tradicional receta vallecaucana con vodka.

COMENTAR
GUARDAR