Ya son 17 años sin Andrés Escobar Saldarriaga
Archivo

Ya son 17 años sin Andrés Escobar Saldarriaga

El 2 de julio de 1994 el defensor fue asesinado a las afueras de una discoteca en Medellín.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de julio 2011 , 05:56 a.m.

Esa madrugada, los doce disparos que cegaron la vida de Andrés, retumbaron por toda Colombia. El líder de la zaga Tricolor e ídolo de la afición verdolaga Andrés Escobar Saldarriaga, fue acribillado por Humberto Muñoz Castro,  guardaespaldas de los hermanos Gallón Henao.

Claro que el eterno '2' verdolaga sentenció su suerte nueve días antes de partir, paradójicamente, en el lugar donde tantas alegrías ofreció, en un campo de fútbol.

Corría el minuto 33 del segundo partido mundialista de la Selección Colombia frente al local, Estados Unidos. Escobar intentó cortar una pelota cruzada lanzada desde izquierda por Wynalda, sin embargo, su pierna derecha mandó el balón adentro porque Óscar Córdoba nada pudo hacer.

 Y entonces el mundo se detuvo. Todo frenó en seco. Andrés se repuso con prisa del gramado del Estadio Rose Bowl de los Ángeles pero su cara lo decía todo.

Una tristeza evidente y un reconocimiento de su culpa que rogaba misericordia. Su mirada perdida en medio del bullicio fue el último recuerdo en un rectángulo de juego.

La Selección empacó maletas antes de tiempo al término de la primera ronda y retornó al país en medio de la desazón generalizada por las expectativas que había generado luego de una eliminatoria perfecta que incluyó el 0-5 en el Monumental frente a Argentina.

El día previo a su homicidio, el viernes 1 de julio, Andrés estuvo en compañía de varios amigos a las afueras de Medellín en una de las discotecas de la Vía a Las Palmas.

Cerca de las cuatro de la madrugada, cuando el futbolista se disponía a partir a su residencia, fue increpado por el guardaespaldas de los hermanos Gallón Henao y ante su respuesta exigiendo respeto, Humberto Muñoz Castro sacó su arma de fuego y cegó la vida del ídolo futbolístico.

Diecisiete años después, "El caballero del fútbol" está presente en trapos, cánticos y en la memoria colectiva que parece indeleble ante la partida del querido Andrés. En Colombia no existe la pena de muerte pero Escobar pagó con su vida su único delito que fue defender la patria y amar la camiseta de Colombia.

El asesinato de Andrés marcó la vida de todos los colombianos que miraban como lentamente sin posibilidad de detener la hemorragia, el país se desangraba por la extrema violencia de la época. El '2' sigue vivo en la memoria de todos porque "uno solo se muere cuando lo olvidan", como decía Mejía Vallejo.

 Y como titula una obra biográfica del periodista Gonzalo Medina, Andrés fue, la sonrisa que partió de madrugada...

Juan Diego Ortiz Jiménez
Corresponsal Futbolred.com
Medellín
@JdiegoOrtiz


 

COMENTAR
GUARDAR