Así es Santa Fe, la sede de la Selección Colombia
Archivo

Así es Santa Fe, la sede de la Selección Colombia

La peatonal San Martín -una calle con una extensión de dos kilómetros-, el puente colgante, La Costanera, la estatua del legenda

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
03 de julio 2011 , 06:07 a.m.

La peatonal San Martín -una calle con una extensión de dos kilómetros-, el puente colgante, La Costanera, la estatua del legendario Carlos Monzón, el estadio de Colón de Santa Fe -al que le dicen el cementerio de los elefantes- son los sitios más bonitos y famosos de la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia del mismo nombre, sede de la Selección Colombia en la primera fase de la Copa América de Argentina (ver galería de fotos de Santa Fe).

En avión, llegar a Santa Fe desde Buenos Aires provoca admiración, ya que la ciudad está bañada en sus costados por el Río Paraná, un orgullo de la región e inspiración para varios de los más connotados cantantes y compositores del país.

En Santa Fe no hay ni una sola montaña, su gente es amable, magnífica anfitriona y respira fútbol por todos los poros. Esta es una tierra -no la ciudad, sí la provincia- en la que han nacido nada menos que Lionel Messi, Gabriel Batistuta, Marcelo Bielsa, César Menotti y Nery Pumpido, algunos de los más grandes ídolos del fútbol argentino en todos los tiempos.

Acá, comer carne no es el gancho en materia de comida. Los santafesinos (así se les dice a los oriundos de Santa Fe) sacan buen provecho de estar bañados por el Paraná y la pesca es uno de los fuertes. Por eso, a los comensales se les ofrece el surubí y la boga, dos pescados de magnífico sabor y que le compiten a la carne como plato preferido entre los turistas.

Sin embargo, los sánduches de lomo con huevo frito, la tradicional milanesa, el bife de chorizo y el asado ancho (no de tira) también son platos muy frecuentes entre los turistas y la población local, que en Santa Fe tienen de dónde elegir restaurantes y confiterías para variedad de gustos y de precios.

La cerveza es otro punto de referencia a la hora de acompañar la comida o de salir a un boliche (así les dicen a los bares y bailaderos en Argentina). La Cervecera Santa Fe es una de las productoras de esta bebida más importantes del país, y según los santafesinos, del continente. La cerveza, del mismo nombre, la sirven acá en sifón o en botellas de litro, 750 cc o 350 cc. Y, en realidad, sabe muy bien.

Del casino a la estatua de Monzón .

La zona más bonita de Santa Fe, como en muchas ciudades del mundo, también queda en el norte. Acá, precisamente, en el nororiente. El paisaje, bañado por el Río Paraná, nos da paso a La Costanera, donde queda la avenida del mismo nombre. Lo primero que llama la atención en la zona es el Casino Puerto Santa Fe, que no cierra nunca y se precia de tenerlo todo, como si quedara en Las Vegas (Estados Unidos). Eso sí, en su extenso parqueadero hay un letrero que dice "Casino Santa Fe no se responsabiliza por los daños, hurtos y/o robos de los vehículos acá estacionados"...

Al lado derecho está el centro comercial más grande y cotizado de la ciudad, de nombre La Ribera, sitio de reunión para comer y para ver lo último en tecnología y moda. Este es uno de los tres sitios de la ciudad donde, se dice, se reúnen las mujeres más bonitas de Santa Fe, que están consideradas como las más hermosas de Argentina. Claro, acá hablan de todas las de la provincia del mismo nombre, que incluye la ciudad de Rosario, entre otras.

Aunque hay para todos los gustos, la mujer de Santa Fe es blanca, de ojos claros y cabello rubio, aunque a decir verdad uno también se encuentra a muchas que se tinturan de 'monas' para no quedarse atrás. La mujer santafesina se precia de hacer mucho ejercicio, saber cocinar muy bien y tener un alto grado de cultura general. Habrá que constatarlo...

Por La Costanera hacia el sur está el Puente Colgante, uno de los símbolos de Santa Fe. Cuenta la historia que fue construido en 1928 por el intendente de entonces, que se llamaba Marcel Gandiote. Sin embargo, la inundación de 1983, una de las dos más graves que ha azotado a la ciudad, lo arrastró consigo.

Sólo hasta 1995 pudo ser reconstruido el puente, que hoy es una maravilla de 1.300 metros de extensión, que une varias vías importantes de Santa Fe (ver galería de fotos) y que lleva, entre otras, a las ciudades de Rosario y de Reconquista, donde nació Gabriel Omar Batistuta.

De ahí, a un kilómetro de distancia, está el barrio Guadalupe, el más bonito de la ciudad, donde vive la gente más adinerada, pero donde conseguir un taxi libre es una odisea. Sobre la zona del río, a la derecha de la avenida, de norte a sur, hay una ciclorruta (la única de la ciudad) y una peatonal amplia en la que se hace mucho ejercicio a pesar del frío invernal.

Más hacia el sur el sitio de referencia es la estatua de Carlos Monzón, hecha en 1998, dos años antes de que muriera en un accidente de tráfico. Para los más jóvenes y quienes no conocen la leyenda, Monzón es el deportista del Siglo XX en Santa Fe y uno de los ídolos más grandes que ha dado el deporte argentino.

La leyenda de Monzón es trágica. El boxeador, campeón mundial de los pesos medianos en los años 70, quien le ganó dos peleas memorables por la unificación del título al colombiano Rodrigo Valdez, estuvo casado con la diva argentina Susana Giménez y eso también le dio muchísima fama internacional, porque tras dejar el boxeo incursionó como actor de cine y de televisión.

Sin embargo, luego de separarse de Giménez se casó con la modelo uruguaya Alicia Muñiz, en un matrimonio que al parecer fue tormentoso. A Monzón lo acusaron de homicidio (Muñiz murió al caer del balcón del apartamento de la pareja). El púgil la empujó y fue condenado a pagar el delito en la cárcel. Cuando ya le faltaba poco para quedar en libertad y le daban permiso para salir los fines de semana por buen comportamiento, a Monzón lo atrapó la muerte mientras conducía por la autopista hacia su tierra natal...

Todo cerrado de 12 m. a 4 p.m.

Esta ciudad futbolera tiene más de medio millón de habitantes (521.759, según el último censo, hecho en el 2010) y el comercio tiene un horario que llama la atención para los colombianos: de 8 a.m. a 12 m. y de 4 p.m. a 6 p.m., generalmente, aunque hay negocios que extienden su servicio hasta las 8:30 p.m. Pero, hasta para conseguir un vaso de agua en Santa Fe de 12 m a 4 p.m. hay dificultades, ¡pues todo está cerrado! .

No obstante, en medio del frío que se cuela por entre los abrigos y se mete hasta los huesos, Santa Fe es tranquila. Acá no existe el estrés del caos vehicular ni de la inseguridad rampante que hay en Bogotá.

Acá se puede caminar con el celular en la mano o con el portátil encendido sin esperar un atraco, y los taxistas, de los más futboleros entre la mayoría, también te cuentan una buena historia sobre la ciudad y siempre tienen una factura para dar por la carrera que acaban de hacer. Esta es, a grandes rasgos, Santa Fe, la ciudad fundada por el español Juan de Garay el 15 de noviembre de 1573.

Texto y fotos GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ Editor de Futbolred.com Enviado Especial Casa Editorial EL TIEMPO Santa Fe (Argentina) .

COMENTAR
GUARDAR