Valledupar y Unión Magdalena, por la primera victoria
Archivo

Valledupar y Unión Magdalena, por la primera victoria

Los locales mantienen una 'paternidad' sobre los samarios, pero eso no es garantía de triunfo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de julio 2011 , 03:53 a.m.

Tras un muy buen primer semestre, en el que se dieron el lujo de propinar la gran sorpresa de los cuartos de final del Torneo Postobón al eliminar al Deportivo Pasto en su propio feudo, el conjunto dirigido por Víctor González Scott todavía no despega en este segundo capítulo de la temporada. Unión Magdalena, por su parte, trata de levantar la cabeza en un año que solo ha vivido tristezas y que lo tiene sumido en una grave crisis deportiva.
 
El de este sábado (3:30 p.m.) en el estadio Armando Maestre Pavajeau será el tercer partido consecutivo de Valledupar contra uno de los 'grandes' de la Primera B. En el arranque empató 1-1 como local contra Bucaramanga y luego cayó por la mínima diferencia con Pasto, en las faldas del Galeras. Ahora, otra vez ante su gente, que siempre lo acompaña y respalda, buscará la primera victoria del semestre para empezar a abonar el terreno de la clasificación a los cuartos de final.
 
Unión Magdalena, que en el primer capítulo de la temporada cumplió la peor campaña de su historia, alternando en el último lugar la mayor parte del tiempo, sigue tratando de encontrar la luz al final del túnel. El regreso de Carlos Silva al banquillo técnico todavía no reportó los frutos esperados y el conjunto samario sigue jugando mal y, lo que es peor, sin ganar. En su única presentación hasta ahora, en Bucaramanga, sacó un desabrido empate sin goles contra Real Santander.
 
En las últimas ocasiones en que vallenatos y samarios se vieron las caras, casi siempre la sonrisa del triunfo fue para los primeros. Por eso, los 'verdiblancos' asumen con confianza este duelo, esperanzados en que sea el punto de partida de otra buena racha que los lleve a los puestos de privilegio. Unión, en cambio, sabe que no puede darse más lujos y que, más bien, es la oportunidad para sacudirse de esa incómoda 'paternidad'.
 

COMENTAR
GUARDAR