Restaurante 1621
Archivo

Restaurante 1621

Este restaurante recién inaugurado por el Hotel Sofitel Santa Clara le debe su nombre a la arquitectura que tiene, la cual fue const

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de julio 2011 , 08:56 p.m.

Este restaurante recién inaugurado por el Hotel Sofitel Santa Clara le debe su nombre a la arquitectura que tiene, la cual fue construida hacia el año 1621.

Su nombre es 1621 y se llama así gracias a que la edificación donde hoy está ubicado fue construida en aquel año -a manera de humilde convento-, para luego convertirse en el monasterio Santa Clara que hoy se alza en la plaza San Diego.Actualmente retrata los antiguos comedores de las monjas de la época, pero con un estilo más moderno.

Este lugar está dividido en salón principal, área VIP, mesa de cata para vinos, zona de espera, cava, pasillos lounge y pozo colonial. Su decoración está hecha de grandes espejos, silletería transparente y contemporánea.

''Dieciséis veintiuno'', como lo presentan sus empleados, es sobre todo un espacio fuera de lo tradicional. La mitad de sus mesas están en el patio principal del bello hotel -muy pocos pueden decir que tienen un comedor así-, y la otra, en el viejo restaurante, totalmente reformado y redecorado con gusto -y algo de exceso monárquico-, en lo que podría ser la escenografía más dramática de la ciudad.

Su carta, tan ambiciosa como onerosa, habla de una cocina mediterránea ''latinoamericanizada'': bloody mary de corvina, magré de pato en miel de uchuva, martini de ostras, les trois petits cochons, crema helada de almendras y canela sobre pan de especias, entre otros. Luego está la cava del vino, hecha en cristal, con algo más de 250 referencias, incluidos espumosos del mundo entero, más una buena selección de quesos y jamones artesanales.

¡Y atención!, no solo los meseros saludan en francés -lo cual parece un chiste fino-, sino que sus conductores, el mánager Christophe Tessier, y el chef ejecutivo Cyril Cheminot, son más galos que un Citroën. Y en eso, tal vez sólo por el acento, radica el rigor del sabor y la calidad del servicio. Con todo, el punto más alto de la Cartagena de hoy..

COMENTAR
GUARDAR