Pacífico y Rionegro parten con ánimo de revancha
Archivo

Pacífico y Rionegro parten con ánimo de revancha

Ambos cumplieron un buen papel en el primer torneo, pero se quedaron cortos para llegar a la final.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de junio 2011 , 04:34 p.m.

Cuando terminó la fase de clasificación, a mediados del mes de mayo, Rionegro era, junto con el superlíder Deportivo Pasto, el equipo que tenía pinta de finalista, por no decir que la de campeón. Sin embargo, tropezó en los cuartos de final y se despidió más pronto de lo esperado.

Pacífico, por su parte, llegó hasta las semifinales, pero fue apeado por Cortuluá en la siempre incierta 'lotería' de la definición con tiros desde el punto penalti.

Este sábado, entonces, cuando salgan al campo del Polideportivo El Cristal, de Buenaventura, vallecaucanos y antioqueños lo harán con ánimo de revancha. La intención es sacarse la espinita que les quedó clavada en el primer semestre y luchar por convertirse en los rivales del campeón Patriotas en procura del ascenso directo a la Liga Postobón-2012.

Por supuesto, estar entre los ocho mejores será la premisa fundamental, porque un resultado adverso significará un gran fracaso.

Pacífico, que solo pudo clasificarse a los cuadrangulares en la última jornada, superó en los cuartos de final al difícil Uniautómoma tras caer como visitante (1-3) y conseguir empatar la serie con un triunfo en casa (2-0). Se vio forzado a definir con tiros desde el punto penalti y salió airoso para instalarse en las semifinales.

En esa instancia, tras vencer como local a Cortuluá, y perder como visitante, en ambas ocasiones por la mínima diferencia, los de Wálter Aristizábal se despidieron del torneo al caer en la 'lotería' desde el punto blanco.

Aunque parecía que el equipo estaba destinado a seguir avanzando, no fue posible. Ese recorrido, sin embargo, les demostró que el trabajo realizado es bueno y que hay un grupo capacitado para darle satisfacciones a la hinchada porteña.

Por eso, Pacífico arrancará este segundo semestre con la tranquilidad de conocer sus posibilidades y, sobre todo, con una mentalidad ganadora. Habrá, eso sí, que mejorar el rendimiento en casa, condición en la que se dejaron escapar puntos que después hicieron falta.

Rionegro, por su parte, tiene la sangre en el ojo, como se dice popularmente. Llegó embalado a los cuartos de final y perdió la memoria futbolística: cayó con Cortuluá en los dos encuentros (0-2 como visitante y 0-1 como local) para quedar al margen mucho antes de lo esperado.

El técnico Wiston Cifuentes sabe que hay aspecto para corregir, pero también reconoce que para un equipo como este, con una nómina de calidad, la obligación es la de llegar hasta la final. A eso le apuntará en el segundo semestre.

Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR