Expreso Rojo, al todo o nada contra el líder Pasto
Archivo

Expreso Rojo, al todo o nada contra el líder Pasto

El local está obligado a dejar atrás sus fantasmas y ganar para no quedarse a mitad del camino.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
28 de abril 2011 , 05:53 p. m.

Cinco empates en siete partidos como local (es decir, 10 puntos perdidos en casa) tienen a Expreso Rojo en una incómoda situación a tres jornadas del final de la fase de clasificación del Torneo Postobón I-2011. Su suerte, todavía, está en sus manos, pero ese privilegio solo podrá aprovecharlo si triunfo en los dos encuentros que le restan en el estadio Luis Carlos Galán, de Soacha: el de este sábado (7:30 p.m.) contra el líder Deportivo Pasto y en la última fecha contra Fortaleza.
 
Con una nómina joven, sin demasiados jugadores de experiencia y renombre, Expreso Rojo se ha convertido en la grata revelación de este primer semestre. Acredita 21 puntos (46,7 por ciento de rendimiento) y ocupa la sexta casilla, con +6 en el gol diferencia. Para cualquiera de los otros equipos que pelean por un cupo en la novedosa ronda de cuartos de final, el hecho de jugar dos de tres partidos como local es una ventaja, cuando no una garantía; sin embargo, ese no es el caso de Expreso Rojo.
 
En efecto, el elenco de John Jairo Bodmer, uno de los cuatro que todavía no perdió como local, enredó su clasificación ante sus hinchas. Cuando actuaba como anfitrión en Fusagasugá nunca pudo salir airoso y desde que llegó a Soacha solo pudo derrotar al colero Alianza Petrolera (4-1) y a Bogotá (4-0). Logró compensar de alguna manera con tres triunfos a domicilio, pero eso todavía no es suficiente para asegurarse un cupo en la fiesta de la siguiente instancia del certamen.
 
Contra Pasto, que está clasificado hace rato y que es el único participante que ya superó la barrera de los 30 puntos, tendrá que jugar con inteligencia, convicción y corazón. Inteligencia para no caer en las redes de su rival y perder la paciencia si, por alguna razón, el gol de la ventaja no llega con rapidez. Convicción para entender que está en capacidad de vencer a cualquier rival de la categoría. Corazón para jugar esos 90 minutos como si fueran una verdadera final.
 
El cuadro de José Flavio Torres, por su parte, solo piensa en seguir fortaleciendo sus registros y su confianza de cara a los cuartos de final. Cuatro victorias en siete presentaciones en patios ajenos dan cuenta de su condición de rival muy peligroso, además de que con seguridad no está dispuesto a volver a perder en su visita a la capital de la República (hace 15 días perdió con Academia, 0-1). Pasto, no sobra recordarlo, acredita la mejor defensa del torneo, con solo 8 goles encajados en 15 partidos disputados.
 

COMENTAR
GUARDAR