Mourinho perfeccionó el sistema 'anti Barça'
Apuestas Futbolred
Archivo

Mourinho perfeccionó el sistema 'anti Barça'

El DT mejoró el esquema y conquistó el primer título con el Real Madrid, ganó la Copa del Rey.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de abril 2011 , 04:16 p. m.

El verdadero Real Madrid de Mourinho se vio en la final de Copa del Rey. Consciente de que jugando de tú a tú al Barça no es capaz de vencerle, diseñó un plan basado en la presión al rival y al colegiado en cada acción señalada. Adelantó metros a su equipo en el terreno de juego, para robar más cerca de la portería rival y crear mayor peligro de gol.

Sufrió en los momentos de dominio rival dando una lección defensiva. Y mató el duelo en la prórroga con un cabezazo a la escuadra de Cristiano Ronaldo. Tras la prueba de Liga, Mourinho mantuvo su idea con retoques.

El Real Madrid jugó sin ninguno de sus nueves. Cuando el técnico portugués que tanto insistió en la necesidad de un delantero centro en el mercado invernal disponía ahora de tres en perfecto estado -Gonzalo Higuaín, Karim Benzema y Emmanuel Adebayor-, los sacrificó para situar a Cristiano Ronaldo como referencia ofensiva.

Tuvo capacidad de sorpresa sobre Pep Guardiola. La entrada en escena de Mesut Özil cerró el tridente ofensivo con Ángel Di María. La velocidad era el arma. El Real Madrid no quiso elaborar fútbol sino jugar directo. Hizo daño con balones largos a la espalda de la defensa rival.

El posicionamiento sobre el campo fue un aspecto decisivo. La línea defensiva del Real Madrid se ubicaba en el centro del campo. Sergio Ramos pasó del lateral al centro de la defensa y asumió la capacidad de mando. Tirando siempre metros hacia adelante. Formó una pareja de 'generales' con Ricardo Carvalho.

Por delante suyo estuvo Xabi Alonso. Otro cambio. Repitió Mourinho en trivote pero la referencia en la medular en Mestalla no fue Pepe. El portugués tenía la misión de frenar a Xavi Hernández en la creación. En el triángulo ocupó el pico izquierdo y Sami Khedira el derecho.

El sistema de ayudas y el dibujo táctico fueron decisivos mientras el Real Madrid exhibió fuerza física. En el segundo acto salió a esperar porque no podía aguantar el ritmo. Supo encerrarse intentando achicar espacios.

Se posicionó todo el equipo por detrás del balón y confió en la calidad de Cristiano Ronaldo para enganchar alguna jugada de peligro al contragolpe. El cabezazo final del portugués es la ejecución del plan perfecto de Mourinho para frenar al mejor Barcelona de la historia.

El técnico se ensalza como el gran vencedor. La persona capaz de devolver al madridismo al camino del éxito. La grada madridista de Mestalla coreaba su nombre. Es el líder. Hoy, perfeccionó el sistema 'anti Barça'. Dio con la tecla.

EFE

Comentar
Guardar