"América logró una victoria sufrida", dijo Álvaro Aponte
Apuestas Futbolred
Archivo

"América logró una victoria sufrida", dijo Álvaro Aponte

Los 'Diablos Rojos' apelaron a la vergüenza deportiva para derrotar 2-1 al Huila.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de abril 2011 , 05:22 p. m.

"Arriesgamos todo porque el equipo no resistiría dos derrotas consecutivas en casa", explicó el entrenador americano al finalizar el juego. América padeció prácticamente todo el compromiso y sólo en los minutos finales, con ráfagas de talento de Avilés Hurtado y la precisión de Duván Zapata, logró el cometido.

"Teníamos que dejar la inseguridad y olvidar la derrota del clásico, para así encarar a un Huila que vino a plantar dos líneas de cuatro y ver qué se podía encontrar en el camino cortando el juego; de tal modo que les dimos confianza a los jugadores para que fuera nuestro fútbol el que marcara la diferencia en la cancha", precisó Aponte.

Lamentablemente, para el diseño del partido el primer tiempo de América fue para el olvido, con muchos jugadores fuera de forma y con lagunas futbolísticas, a las que les pasó cuenta de cobro el rival, por lo que terminó con ventaja al finalizar los primeros 45 minutos.

"El balance del primer tiempo fue negativo, porque nos faltó imponer nuestras condiciones, juntarnos, triangular y buscar el arco contrario con argumentos. Además, vi ansiedad e inseguridad en algunos jugadores; por eso muevo el equipo para el segundo tiempo", sostuvo el estratega.

Pero los 'escarlatas' se fueron metiendo en el segundo tiempo con más amor propio y dinámica que fútbol, el ingreso de Luis Miguel Carabalí, pero sobre todo el de Camilo Ayala, marcaron un antes y un después en el juego.

"El grupo despertó y se dio cuenta de que no sólo podía empatar, sino que tenía suficientes arrestos para pasar de largo por sobre el rival. Fue impresionante la manera en que Avilés (Hurtado) jugó, se puso el equipo al hombro y mostró la personalidad y madurez que requerimos de él en el plantel, y luego Duván (Zapata) que estuvo donde debe", señaló Aponte.

El timonel no se ahorró nada y al final terminó con tres zagueros, cinco mediocampistas y dos delanteros, lanzando a sus jugadores a todo o nada. Afortunadamente para él, funcionó la apuesta:

"Arriesgamos todo porque el equipo no resistiría dos derrotas consecutivas en casa, nuestra obligación era ganar y en ese momento nos jugamos por el marcador", puntualizó.

Redacción Futbolred.com
Cali

Comentar
Guardar