Expreso Rojo y Rionegro, en busca de la victoria perdida
Archivo

Expreso Rojo y Rionegro, en busca de la victoria perdida

El cuadro 'albirrojo' buscará su primer éxito como local.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de marzo 2011 , 01:01 p.m.

Un partido crucial para las aspiraciones de los rivales involucrados es el que se disputará este domingo (3:30 p.m.) en el estadio Fernando Mazuera Villegas, de Fusagasugá. Expreso Rojo, que es décimo en la tabla de posiciones del Torneo Postobón I-2011, con 10 puntos (41,7 por ciento de rendimiento), acredita tres empates en su casa. Rionegro, por su parte, duodécimo con 9 unidades (37,5 por ciento), acumula cuatro derrotas en serie.
 
Hoy son parte del recuerdo aquellos registros según los cuales Expreso Rojo, el equipo dirigido por John Jairo Bodmer, era uno de los mejores locales de la segunda categoría del fútbol profesional colombiano. Ahora, la máquina camina a marcha cuando está de local y ya son 6 los puntos que perdió en esta campaña, demasiado para un elenco que se considera aspirante a los cuartos de final. Si bien todavía no perdió en casa, ya acumula un déficit que, se sabe, tarde o temprano le va a pasar una costosa factura.
 
Para rematar, a esa incapacidad para hace respetar el patio se suma ahora el silencio ofensivo: hace cuatro partidos que Expreso Rojo no convierte. Sus últimos goles los cantó el pasado 17 de febrero, en partido adelantado de la cuarta fecha, cuando venció 2-0 a Barranquilla en la Costa Atlántica. Son ya, entonces, más de 360 sin poder vivir las emociones de la máxima alegría del fútbol y así es muy difícil cumplir los objetivos propuestos.
 
Peor es la situación de Rionegro, que tiene al técnico Wiston Cifuentes tambaleando por culpa de los malos resultados. En apenas ocho jornadas, el conjunto antioqueño cayó ya en cinco oportunidades, una cifra inusual para un equipo de su jerarquía. De hecho, en el primer semestre del año pasado, cuando ocupó el tercer puesto de la Reclasificación, solo perdió en tres oportunidades. Lo más preocupante de todo es que acredita cuatro partidos perdidos en serie, algo insólito.
 
Si bien el balance de Expreso Rojo no es malo a esta altura de la campaña, se sabe que mientras más fechas pasen sin ganar en casa la presión aumentará y puede hacer mella en una nómina que es joven e inexperta. Rionegro, que cuenta con jugadores de renombre y recorrido, no ha podido revertir una situación a la que no está acostumbrado, pero se sabe que tan pronto recupere la memoria futbolística es un rival para temer.
 

COMENTAR
GUARDAR