Blatter duda si Brasil está listo para la Confederaciones
Archivo

Blatter duda si Brasil está listo para la Confederaciones

La Copa Confederaciones 2013, que se realizará en Brasil, será el termómetro para el Mundial 2014.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
03 de marzo 2011 , 10:18 a.m.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, criticó el miércoles a los políticos brasileños por prometer la semana pasada que el primer partido del Mundial de fútbol del 2014 sería en Sao Paulo. 

Blatter dijo que las autoridades deportivas decidirán y cuestionó si Sao Paulo o Río de Janeiro -las dos ciudades más grandes de Brasil- estarán listas para la Copa Confederaciones de la FIFA en el 2013, considerada como un ensayo general para el Mundial del año siguiente. 

"Acabamos de tener la primera reunión del comité organizador y no está decidido dónde se jugará el primer partido", dijo Blatter a periodistas.  "No tenemos el estadio listo, tampoco lo tienen Sao Paulo ni Río de Janeiro y quizás no estarán listos para la Copa Confederaciones en el 2013", señaló. "Así que esperemos y veamos, pero la decisión sobre el (...) estadio es una decisión deportiva y no una decisión política", sostuvo.

El viernes pasado, políticos brasileños que incluían a la presidenta Dilma Rousseff respaldaron a la capital financiera del país, Sao Paulo, para el honor de ser sede del primer partido, aunque todavía no comenzó el trabajo en su planificado estadio.

Gilberto Kassab, el alcalde de Sao Paulo, dijo que la ciudad "sin ninguna duda" sería sede del primer partido y el ministro de Deportes, Orlando Silva, dijo que Rousseff compartía esa idea. 

El centro deportivo en Sao Paulo es el mayor de muchos dolores de cabezas que enfrenta el país para ser sede del Mundial 2014 donde las preocupaciones iniciales por una débil infraestructura y el galopante crimen se han visto exacerbadas por retrasos en la construcción o reconstrucción de estadios.

 Sao Paulo inicialmente planeaba usar el estadio Morumbi hasta que el sitio fue rechazado por la FIFA y organizadores locales por una falta de garantías financieras para la reconstrucción necesaria. 

El nuevo estadio será construido por Corinthians, uno de los clubes más grandes y populares de Brasil. Pero ellos planean construir el estadio con una capacidad para 48.000 personas, mientras que la FIFA requiere un mínimo de 65.000 para el primer partido.

Brasil fue elegido sin oposición en el 2007 para ser sede del torneo que fue destinado a Sudamérica por la FIFA bajo un sistema de rotación brevemente impuesto que también llevó la Copa del Mundo del año pasado a Africa.

Reuters


 

COMENTAR
GUARDAR