Rionegro-Pasto, un duelo con sabor a final adelantada
Archivo

Rionegro-Pasto, un duelo con sabor a final adelantada

Para muchos, el partido entre estos dos equipos podría ser la final del torneo, en el mes de junio.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de marzo 2011 , 06:00 a.m.

Si bien falta mucho camino por recorrer para llegar allá, no cabe duda de que, por lo menos, el de Rionegro y Pasto es el partido más importante y atractivo de la sexta fecha del certamen, que se disputará este miércoles en nueve plazas del país. Cuarto y noveno en la tabla de posiciones, respectivamente, paisas y nariñenses están separados apenas por 2 puntos (9 a 7) y, por eso, la victoria tiene un valor especial. 

Rionegro regresa a la gramilla sintética del estadio Alberto Grisales con la sangre en el ojo. El pasado domingo, como se recuerda, perdió en Bucaramanga en el último minuto, en una jugada de pelota quieta. Una circunstancia que causó obvia desazón entre el cuerpo técnico y los jugadores, que se lamentaron por la suerte corrida. Ahora, en su patio, donde acreditan dos triunfos y una derrota, intentarán levantarse y volver a dar la batalla por llegar al liderato. 

Los 'leones del oriente' no han podido encontrar una línea de rendimiento estable y presentan una irregularidad que no les es característica. Por eso, el técnico Wiston Cifuentes ha reforzado los trabajos tácticos para tratar de corregir con prontitud los errores que les costaron goles en contra y varios dolores de cabeza. La premisa fundamental es evitar ceder más puntos en casa, pues se sabe que esas carencias tarde o temprano se notan y pueden salir muy costosas. 

Pasto, que había vencido a Pacífico (2-1) en la cuarta jornada, tropezó  el fin de semana en su patio al no poder derrotar a un Bogotá (0-0) que no es reflejo del mismo cuadro poderoso del año pasado. La falta de definición, un problema que se sabe es endémico en el fútbol profesional colombiano, no algo exclusivo del elenco dirigido por José Flavio Torres, le costó un trago amargo como local. Por eso, ahora no queda más alternativa que buscar recuperar esos puntos en casa ajena, así sea la de un rival encopetado como Rionegro. 

En un certamen en el que hasta ahora los 'grandes' de la categoría no han podido imponer su ley, Rionegro y Pasto están urgidos de mostrar la jerarquía en un partido que tiene visos de final adelantada. La intención de los antioqueños es apoderarse del comando de la tabla de posiciones cuanto antes y para eso requieren hacer respetar s patio. Los nariñenses, que tienen aplazado un juego en casa contra Alianza Petrolera, están por fuera de los ocho mejores, una circunstancia que mortifica a sus fieles hinchas. Entonces, pretenden sumar para subirse a ese bus.

COMENTAR
GUARDAR