Rionegro recibe a Barranquilla y no quiere tropezar otra vez
Archivo

Rionegro recibe a Barranquilla y no quiere tropezar otra vez

Uno ganado y uno perdido es el balance de estos dos equipos tras las dos primeras fechas.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de febrero 2011 , 06:31 a.m.

La diferencia radica en que Rionegro, dirigido por Wiston Cifuentes, cayó en su casa en el arranque (1-2 con Pacífico) y venció a Bogotá (2-0) en la capital de la República,  mientras que Barranquilla superó a los mismos 'leones' capitalinos (1-0) antes de caer (1-2) en el hasta entonces inédito clásico atlanticense con el novato Uniautónoma. El partido se jugará este sábado desde las 3:30 de la tarde en la gramilla sintética del estadio Alberto Grisales, en el altiplano antioqueño. 

No demoró demasiado el levantar cabeza el elenco 'rojiblanco' luego del traspié sufrido en el debut de la temporada. En un partido jugado con inteligencia y definido con contundencia, Rionegro le aguó la fiesta a Bogotá y se puso en carrera. Una victoria que se celebró con alborozo no solo porque era la primera de la campaña, sino por sus efectos sicológicos: servía para borrar los fantasmas de los cuadrangulares de 2010 y reforzaba la confianza para lo que el duro camino que resta por recorrer en este primer semestre. 

Parte de la deuda saldada, pero hay otra porción que se encuentra pendiente: la de hacer respetar la casa y darle una alegría a su hinchada. Eso es, precisamente, lo que intentará hacer contra un Barranquilla que, de acuerdo con los antecedentes, poco rinde a domicilio. Una tendencia estadística de la que, en todo caso, no hay que confiarse y menos en el caso de Rionegro, que sabe lo que es tropezar con la misma piedra en su propia casa. 

Con dos partidos encima, el único representante antioqueño en la Primera B espera demostrar por qué se le considera uno de los más serios candidatos para conseguir el ascenso directo al final de la temporada. Los pupilos de Cifuentes ya han tendido tiempo suficiente para afinar los detalles que costaron la primera derrota y, entonces, saben que no pueden permitirse más lujos como anfitriones. Además, dado que el torneo se presenta bastante equilibrado, no se pueden otorgar ventajas. 

Barranquilla tendrá que demostrar que bajo la égida de Virgilio Rodríguez puede torcer esa dolorosa tendencia de no poder sumar por fuera de su patio. Si bien la imagen ofrecida por el conjunto costeño en estos primeros 180 minutos de la campaña es sensiblemente mejor que la que dio en 2010, todavía falta esgrimir argumentos más sólidos para convencer a su hinchada. Una de las obligaciones, eso sí, es sumar como visitante y, por qué no, Rionegro es una buena plaza para empezar a cumplir ese objetivo.

COMENTAR
GUARDAR