Los Comandos Azules piden disculpas, ¿será suficiente?
Archivo

Los Comandos Azules piden disculpas, ¿será suficiente?

La llamada 'barra brava' de Millonarios habló de los hechos del domingo. Siguen vetados en Cúcuta.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de febrero 2011 , 06:19 a.m.

El domingo pasado, antes de que Millonarios jugara su primer partido oficial del año en El Campín (juego que perdió 2-3 con Atlético Huila), integrantes de las llamadas 'barras bravas' del equipo azul se enfrentaron en los alrededores del estadio.

El saldo fue lamentable: cinco heridos (uno de ellos de gravedad por un ladrillazo en la cabeza), 30 personas retenidas en la Unidad Permanente de Justicia y la imagen de la afición de Millonarios por el piso.

Esto último se ve reflejado en la posición de las autoridades de Cúcuta, que para el partido de este fin de semana frente a cuadro bogotano se reservarán el derecho de admisión de los hinchas. Mejor dicho, el hincha de Millos se convirtió en 'persona non grata'.

Los Comandos Azules, la barra brava que vive esta guerra intestina que aleja personas del estadio y hace que los demás seguidores de Millonarios sean señalados, enviaron una disculpa pública:

"Los Comandos Azules nos dirigimos a la ciudad con el fin de rechazar los actos de violencia ocurridos en los alrededores del estadio, pedir excusas a toda la hinchada millonaria, a la comunidad y rendir una declaración de los antecedentes y los hechos ocurridos el día domingo en la taquilla lateral norte", dice el comunicado de la barra.

Según ellos, mejorar la convivencia en el estadio "no se logra solo con nuestra voluntad, es necesario un esfuerzo mancomunado, donde las reglas de juego sean cumplidas por todos y de no ser así se haga la debida individualización, que logre dar con los responsables concretos y no se vea la barra en su conjunto perjudicada".

Los integrantes de la barra dicen no estar orgullosos de ser protagonistas de estos hechos violentos y señalan a un grupo llamado "Los Charlados" de haber iniciado las agresiones con armas blancas y piedras.

Además, señalan al programa Goles en Paz como el responsable de "coordinar con las respectivas autoridades los protocolos de seguridad para las barras, coordinar de manera juiciosa la cantidad de personas que asisten a las reuniones institucionales, generar mecanismos logísticos que brinden garantías para la asistencia, ya que conocen las dinámicas y lo que paso no puede volver a ocurrir".

Al respecto el gobierno de Bogotá respondió incluyendo el tema de los estadios en el foro que pretende modificar el Código Nacional de Convivencia. El alcalde Samuel Moreno pidió que se endurezcan sanciones para las personas que perturben el transporte público, que se reglamente el porte de armas blancas y que se creen medidas que amplíen la naturaleza preventiva de la función de los policías.

Pero lo cierto es que el daño ya está hecho, que una vez más el programa que encabeza el padre Alirio Amaya mostró que no es la solución completa para el problema de las barras en Bogotá y, lo peor, que el señalamiento nacional a los hinchas de MIllonarios sigue.

Redacción Futbolred.com

 

COMENTAR
GUARDAR