Flojo Mundial marca año de bajo nivel, de escándalos
Archivo

Flojo Mundial marca año de bajo nivel, de escándalos

Desde los primeros días de enero hasta los últimos de diciembre, el 2010: un año con polémicas.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de diciembre 2010 , 10:40 a.m.

Incluso el primer Mundial disputado en Africa, que Sudáfrica albergó durante los meses de junio y julio -invierno en el hemisferio sur-, dejó un recuerdo agridulce en lugar de uno bueno que sea recordado por generaciones.

Además de ser un Mundial pobre, el mundo del fútbol sufrió una tragedia cuando hombres armados atacaron a la selección de Togo antes de la Copa Africana de Naciones en Angola a principios de año y causaron la muerte del conductor del autobús, un asistente técnico y una autoridad de prensa.

También hubo un escándalo en el seno de la FIFA cuando el organismo que rige el fútbol suspendió a dos miembros de su Comité Ejecutivo, después de que se presentaran acusaciones de que tenían previsto vender sus votos en la elección de los países anfitriones de los Mundiales 2018 y 2022.

La controvertida decisión de la FIFA de otorgar a Qatar el Mundial 2022 pese a los temores de sus propios supervisores por el fuerte calor en el país árabe durante los meses de verano, también fue noticia en los periódicos de todo el mundo.

Y mientras hubo grandes éxitos sobre el terreno de juego, incluido el del Inter de Milan cuando se proclamó campeón de Europa por primera vez desde 1965 y el excelente y regular rendimiento del argentino Lionel Messi en el Barcelona, algunos de los principales clubes, afectados por una mala gestión financiera, lucharon por hacer frente a sus deudas.

El último Mundial representó un éxito para Sudáfrica, que organizó un torneo prácticamente libre de delincuencia, con muchos aficionados entusiastas y un ambiente único, aunque con pocos partidos para el recuerdo y una final bastante mala.

El encuentro decisivo, que terminó con una merecida victoria de España 1-0 sobre una decepcionante Holanda gracias a un gol de Andrés Iniesta a cuatro minutos del final del tiempo extra, tuvo un total de 13 tarjetas amarillas y la expulsión del defensor holandés John Heitinga.  En tanto, Uruguay quedó en el cuarto puesto de la Copa de la mano de Diego Forlán, elegido como el mejor del torneo.  La falta de goles, las bajas temperaturas en el primer Mundial disputado en invierno en décadas y las pocas actuaciones sobresalientes contribuyeron a la sensación de escasas emociones.

REVUELTA FRANCESA

La imprevisible trayectoria de la pelota Jabulani puede haber sido uno de los factores; igual que la escasez de goles y el predominio de empates durante la primera fase del torneo.  Esta tendencia preocupó tanto a la FIFA que creó un grupo de expertos para mejorar el espectáculo para el Mundial 2014.

Los grandes jugadores no causaron una buena impresión en Sudáfrica. Quizás algunos de estos jugadores estaban cansados después de la dura y larga temporada en Europa.  Messi, Kaká, Fernando Torres y Wayne Rooney no marcaron ni un sólo gol, mientras que Didier Drogba y Cristiano Ronaldo anotaron únicamente un tanto cada uno.

En cuanto al anterior campeón del mundo, Italia, cayó eliminada en primera ronda al igual que Francia, subcampeona hace cuatro años. Ninguno de los dos equipos pudo ganar.  El combinado galo tuvo el agregado de estar involucrado en una revuelta de jugadores en protesta por la expulsión del plantel del delantero Nicolas Anelka.  Toda Francia se vio convulsionada por la actitud de su equipo, dando lugar a una investigación nacional que terminó con sanciones a varios jugadores y el despido del entonces técnico Raymond Domenech.

Su sustituto, Laurent Blanc, suspendió temporalmente a los 23 jugadores que acudieron al Mundial para su primer partido en el cargo, mientras que los 18 partidos de sanción que recibió Anelka pusieron fin a su carrera como internacional.  Las selecciones africanas también defraudaron durante el Mundial, dado que cinco de las seis que lo jugaron fueron eliminadas en la fase de grupos, entre ellas Sudáfrica.

ESCANDALO DE LA FIFA

A nivel sudamericano, el Inter de Brasil se consagró en la Copa Libertadores de América aunque luego fracasó en el Mundial de Clubes al caer ante el Mazembe Congoleño en semifinales.  En tanto, el argentino Independiente conquistó la Copa Sudamericana y el denominado 'Rey de Copas' volvió a festejar un título continental después de más de una década.  A fines de este año, la decisión de la FIFA de nombrar a los países que serían las sedes de los Mundiales 2018 y 2022 el mismo día dio lugar al mayor escándalo del organismo que rige el fútbol desde su nacimiento hace 106 años.  Después de las acusaciones presentadas por el diario británico Sunday Times sobre que dos miembros de la FIFA tenían planeado vender sus votos, la FIFA se vio obligada a investigar, suspender y multar a seis altos dirigentes, dos de ellos del Comité Ejecutivo, encargado de votar las sedes.  Las acusaciones de una posible confabulación entre los miembros del comité que iban a votar continuaron y encabezaron los titulares de los periódicos luego de que la FIFA otorgara el Mundial 2018 a Rusia y el del 2022 a Qatar, el pequeño país árabe de 1,6 millones de personas donde las temperaturas en verano pueden alcanzar los 50 grados.

Desde que estas decisiones fueron tomadas el 2 de diciembre, el presidente de la FIFA Joseph Blatter ha defendido a estos países diciendo que la FIFA asignaba el torneo a países de Europa del Este y Oriente Medio y que formaba parte del objetivo de la FIFA de desarrollar el fútbol en todo el mundo.  Por otro lado, la principal atención en este deporte ha estado centrada como siempre en la Liga de Campeones de Europa, que terminó este año con el Inter de José Mourinho como campeón tras vencer 2-0 a Bayern Munich en la final de mayo en Madrid.  De ese modo, el técnico portugués se convirtió en el tercer entrenador que gana la máxima competición europea de clubes con dos equipos diferentes.

El triunfo implicó además el primer título continental del Inter desde hace 45 años. Además, el equipo 'nerazzurro' ganó también la Copa Italia y la Serie A, antes de que Mourinho se fuera al Real Madrid.  El Inter también acaba de sumar a sus vitrinas el trofeo del Mundial de Clubes que conquistó este mes y que supone su quinto título del año.  Aunque Messi no brilló en el Mundial, el argentino ayudó al Barça a ganar la liga española y a consagrar a su equipo como el que mejor fútbol practica en el mundo.

Reuters

COMENTAR
GUARDAR